180.com.uy

31 de octubre de 2014

Cielo parcialmente cubierto. Mínima de 13 C.

22,5° Despejado

máx. 23° | min. 13°+ más info

Cotizaciones

Autores en 180

El “santo” uruguayo
Escucha el texto Escucha el texto

Si bien se dice que fue uno de los personajes más queridos del siglo XIX en Uruguay, para la mayoría de los orientales, Jacinto Vera es poco más que un barrio de Montevideo. Laura Álvarez Goyoaga integraba esa mayoría hasta que lo descubrió en una conferencia que le cambió la vida y la hizo escribir “Don Jacinto Vera. El misionero santo”.

Publicado el: 21 de enero de 2011 a las 18:52

Por: Mauricio Erramuspe

Array

Este año se cumplen 130 años de la muerte de Jacinto Vera, el 6 de mayo de 1881. El primer obispo de Montevideo falleció a los 67 años, en la ciudad de Pan Azúcar, cuando realizaba su tercera gira misionera por territorio uruguayo.

“Don Jacinto Vera…” va por su tercera edición, con 1.500 ejemplares vendidos. Antes de escribirlo, Laura Álvarez no se definía como católica. Pero el proceso de investigación, además de producir este libro, significó para ella el descubrimiento de la que ahora es su fe.

Casada con un católico, accedió a que sus hijos hicieran Catecismo aunque ella venía de una familia “anticlerical”. En una de esas actividades la invitaron a una conferencia sobre Jacinto Vera, a cargo del obispo Alberto Sanguinetti, impulsor de la causa de canonización que la Iglesia Católica uruguaya está llevando ante el Vaticano.

Mientras prepara un libro infantil con el mismo protagonista (“Jacinto Vera el misionero de los niños”) y anuncia que volverá a escribir sobre vampiros, tema de sus dos trabajos anteriores, la autora dialogó con 180 sobre esta “historia novelada”.

¿Por qué escribir una novela sobre la vida de Jacinto Vera?

Porque me encontré de casualidad con el personaje en una conferencia a la que fui un poco por compromiso. Es un personaje que tuvo una dimensión importantísima en la constricción de la identidad los uruguayos, católicos y no católicos. Tuvo una incidencia determinante en la integración de los uruguayos como nación y sin embargo los libros de historia no lo mencionaban o no lo hacían en los términos en que lo hacían sus contemporáneos.

¿Por qué se dio eso? ¿Por la secularización que vivió el país?

Claro. Conforme la historia es un discurso de poder y la literatura es un discurso de poder, la lucha fundamental de Jacinto fue la de salvaguardar la independencia espiritual de la Iglesia frente al poder civil. En una historia en la que desde el Estado se buscó la separación con la Iglesia, es lógico que la lucha de Jacinto haya quedado por fuera.

¿Cuál fue esa lucha?

Por un lado fue el padre de la Iglesia nacional. Si bien existía la iglesia desde la época de la Colonia, con Jacinto se constituye la Iglesia uruguaya, con seminario, con sacerdotes orientales, fue el que la armó de cero, le dio prestigio internacional. Lo hizo todo de una manera muy particular, como un estadista. Fue viendo lo que había que hacer y fue ejecutándolo, no sentado detrás de un escritorio sino embarrándose y hablando con la gente.

No eras católica antes de escribir el libro.

No. Yo venía de una familia no católica, un poco hasta anticlerical. Nunca tuve formación en Catecismo ni nada que se le pareciera. Mi primer acercamiento fue porque me casé con un católico y él me insistió con que al llegar a determinada edad los chicos debían hacer Catecismo. A raíz de una quermés a la que había tenido que ir con uno de los chicos, tuve la oportunidad de conocer a monseñor Alberto Sanguinetti que es el vice-postulador en la causa de canonización de Vera.

Después nos invitaron a una conferencia que daba Sanguinetti sobre Jacinto Vera. Yo lo único que sabía es que era un barrio. Así fue que encontré el personaje.

La novela es un repaso muy fidedigno y minucioso de la vida de Vera.

Claro, porque está basada en la causa de canonización que releva unos 4.000 documentos de la época. Es una historia novelada y no una novela histórica. Todo lo que se dice está fundamentado y documentado. Incluso los diálogos entre los personajes, salvo enlaces puntuales, vienen de cartas u otros documentos de la época.

¿Cuánto tiempo estuviste trabajando con esos documentos?

Cuatro años. Pensé que iba a estar en un año pero no, llevó todo un proceso.

¿En qué etapa está el pedido de canonización de Vera?

Está justamente en la etapa en que se tiene que presentar en Roma lo que se llama “la positio” que es el alegato en la causa de canonización. Lo que pasó en la causa de Jacinto fue que en vez de abrirse enseguida, cuando había todavía testigos vivos, se abrió 50 años después. Entonces fueron pocos los que vieron con vida a Jacinto y pudieron declarar. Eso convierte a la causa en histórica y se suma a que después se demoró años y recién ahora estamos terminando con la redacción del alegato. Llevó 20 años de estudio en distintos archivos nacionales y extranjeros a monseñor Sanguinetti.

Ahora se está editando “la positio” para presentarla al Colegio de Historiadores del Vaticano, luego al Colegio de Teólogos y finalmente a los cardenales que son los que deciden proponer o no al papa que lo designe santo.


Compartir noticia


      Enviarme una copia del correo

Han dejado comentario(s)

Dejar comentario

rsto28

sábado, 23 de julio de 2011 a las 16:02

Eugenio: Justo mencionas a dos anticlericales, te enterastes que si bien estaba exiliado en 1863 cuando se levanta Flores, y éste le dice que luchará por la religión católica, Mons. Vera le comunica que nuca permitirá el derrame de sangre netre orientales por u causa. Capaz tampoco te enteraste q auxilió a los desamparados de Paysandú en el sitio. Cosa q no dice barran ni Nahúm en su libro. Como dijo Zorrilla de San Martín "El Santo ha muerto", y a más de 130 años de su muerte, todavía sigue vivo en canciones, nombres de barrio, y en nuestra identidad como uruguayos.
Santo Súbitto para Monseñor Vera, Padre de nuestra Iglesia uruguaya.

pablo

domingo, 23 de enero de 2011 a las 11:13

Este libro, totalmente documentado (basado en más de 4.000 documentos de la época), nos muestra al verdadero Jacinto Vera, el que mantuvo vivo el pueblo a través de homenajes no oficales: el barrio, la música, las murgas, la fe. Un hombre excepcional al que sus contemporáneos, unánimemente, incluso sus más feroces adversarios, calificaron de Santo y cuya imágen fue distorsionada por una visión de la historia dogmática, parcial e interesada.

pablo

sábado, 22 de enero de 2011 a las 17:15

lo mismo que sabia antes de leer la nota... un cura y un precioso barrio

eugenio historia

sábado, 22 de enero de 2011 a las 16:36

Hay que leer la Historia de la Sensibilidad de Barrán y Nahum para saber algunas de las barbaridades que hizo Jacinto Vera, no era ningún santito...



Dejar comentario

180 Darwin

Los mejores binomios del Mundial

Los mejores binomios del Mundial

Clanes enfrentados, burros oficialistas, reyes de la estática, livianitos intercambiables, un médico apabullado por su...

Todos los derechos reservados. © 2008-2014 por Portal 180 / Esta página fue servida en 2.49602 segundos (16488) / walle - Soporte: RootWay Internet Services & Consulting

Portal asociado a IAB