Línea Azul amplía horarios pero con el mismo personal

La Línea Azul (0800 5050), número telefónico del Inau que recibe denuncias sobre violencia doméstica contra niños, está recibiendo 30 llamadas por día, aunque en promedio solo tres terminan siendo casos estrictos de violencia doméstica. En el último tiempo la cantidad de llamadas se multiplicó y el departamento ampliará el horario de atención, aunque carecen de recursos para contratar más personal.

Actualizado: 22 de julio de 2011 | Por: Clara Esmoris

Línea Azul amplía horarios pero con el mismo personal

Sin datos (Todos los derechos reservados)

El director de Estudio y Derivación del Inau, Alejandro López, explicó a 180 que la cantidad de llamadas que se recibe aumentó cuando se pasó a dos, en vez de una, la cantidad de comunicaciones que se podían recibir simultáneamente. Al mismo tiempo, la proporción de llamadas por casos que terminan siendo efectivamente de violencia doméstica contra niños, es del 10%, y para López esto es parte de un cambio cultural en la gente, que ahora se expresa más.

“Las denuncias que llegan son todas por presunción de violencia. Lo que se hace a partir de la investigación es descartar o confirmar que estén definidas dentro del parámetro de violencia”, contó. Estos parámetros tienen que ver con que la violencia en ese hogar sea sistemática, fundamentalmente, y además se analiza su cronicidad y la dinámica del hogar. La investigación comienza al día siguiente de la denuncia. Primero los especialistas van al lugar, luego el caso se pasa a consultorio y en aproximadamente 15 días o un mes se establece el diagnóstico primario.

Del 90% restante, la mayoría son por problemas entre el adulto que denuncia y el padre o madre del niño, más que por problemas reales de los padres con el niño, señaló López. También refieren a situaciones de vulneración de derechos en términos de pobreza, pero no de violencia, como no estar bien alimentados, y hasta faltar a la escuela por no tener túnica.

Una vez que se prueba que hay violencia física o psicológica hacia el niño, las opciones pueden ir desde el acompañamiento terapéutico hasta la pérdida de la tenencia. “Si vemos que la situación es muy grave, solicitamos al juez y sacamos al niño del lugar”, contó.

La Línea Azul existe desde hace 12 años. En el momento de su creación hubo una campaña promocional importante, con el fin de que todas las personas que pudieran ver este tipo de situaciones supieran cómo denunciarlas. Sin embargo, se supone que hoy hay mucha gente que no conoce este recurso, especialmente los niños, que tienen una presencia casi nula en el total de las llamadas. Para mejorar este aspecto, se planea para fin de año agregar una opción de consulta que pueda efectuarse desde las Ceibalitas y también cambiar el número a uno de tres cifras, de más fácil recordación, además de hacer que el horario de atención sea las 24 horas (hoy es entre las 9:00 y las 19:00).

Sin embargo, la cantidad de personal –que consiste en 11 personas que atienden el teléfono y son las mismas que van a las casas– no crecerá: “no podemos, no tenemos posibilidad, al menos no en este primer momento”, dijo López, que afirmó que es cierto que muchas veces es difícil lograr comunicarse con un operador del lugar. “Cuando llama una persona que está en una situación de mucha violencia, no son llamadas de dos minutos, hay que contener y lleva mucho tiempo, así que es cierto que muchas veces el que llama puede tener que esperar mucho rato. Y aparte tenés que tener la suerte de que el que llama no sea el tercero que está llamando, porque ahí te quedás esperando”. Dijo que la idea es ampliar los recursos humanos, pero al ser un proyecto del Estado, se requiere otro tipo de “trámites”.