Sirpa: trabajar en el día después de la liberación

Este martes asumieron las nuevas autoridades del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (SIRPA), con Ruben Villaverde a la cabeza. El SIRPA es el nuevo organismo encargado de las medidas de privación de libertad dispuestas por la la Justicia contra menores de 18 años.

Actualizado: 11 de Abril de 2012 | Por: Redacción 180

Sirpa: trabajar en el día después de la liberación

Sin datos (Todos los derechos reservados)

El nuevo sistema fue creado por ley con acuerdo de todos los partidos políticos del Parlamento y absorberá lo que hoy es el SEMEJI (Sistema de Ejecución de Medidas a Jóvenes en Infracción), que funciona bajo la órbita del INAU. Será un órgano desconcentrado de esta última institución, hasta que se complete la transición hacia un Instituto de Responsabilidad Penal Adolescente, que será un servicio descentralizado con autonomía. La creación del SIRPA responde en gran medida a la “Disposición transitoria y esecial B” de la papeleta que ha hecho firmar a los ciudadanos la campaña por la baja de la edad de imputabilidad a 16 años.

El nuevo sistema pretende consolidar un cambio en el modelo de trabajo con adolescentes privados de libertad. Ruben Villaverde (que desde diciembre, cuando renunció Rolando Arbesún, se desempeñó como gerente interino del SEMEJI), explicó que el SIRPA intentará establecer un nuevo modelo de atención y que contará con recursos como para hacer modificaciones en la infraestructura a breve plazo y una incorporación grande de personal (ya hay llamados en curso en el sitio web del INAU).

Villaverde contó también que se están abriendo los sobres de una licitación para la construcción de cuatro nuevos centros que supondrán 115 plazas nuevas.

Los cuatro centros implicarán una inversión de unos 7 millones de dólares. Uno de ellos será de internación transitoria, otro de derivación y diagnóstico y dos de seguridad para 60 internos, con aulas y un diseño moderno.

Además, el Ministerio de Defensa cedió el predio donde estaba ubicado el Batallón 9, en Belloni y Aparicio Saravia, detrás del hipódromo. Allí se hará una inversión importante en infraestructura y también se instalarán todas las oficinas del SIRPA.

En términos de recursos humanos, hasta ahora el Semeji trabajó con alrededor de 800 personas, y el SIRPA tiene previsto aumentar en un 50% el personal. Los llamados que se abrieron son para hasta 300 educadores (operadores penitenciarios).

Se lanzarán además llamados para incorporar hasta 50 asistentes sociales, 50 psicólogos y 30 abogados.

Además de estas incorporaciones, Villaverde explicó que por al apoyo de organismos internacionales el personal del SIRPA podrá acceder a capacitaciones e intercambios con países que tienen buenas prácticas de trabajo con menores infractores. Esto, según Villaverde, significará un cambio importante en la atención que brindará el centro.

Antes de asumir este desafío, Villaverde estuvo al frente del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT. Su vínculo con el mundo del trabajo se tomó explícitamente como una ventaja por parte del Gobierno porque la idea es que el trabajo sea una de las “patas fuertes” de los programas de reinserción social de los internos.

“Está bueno que logremos que muchos de estos jóvenes que abandonaron probablemente la escuela o los primeros años de liceo retomen los estudios, pero (será de) más impacto aún si conseguimos que desarrollen estudios muy específicos que les permitan rápidamente ubicarse en el mercado de trabajo”, sostuvo Villaverde en No toquen nada (Océano FM).

Por esa razón se está buscando la cooperación de empresas públicas y privadas en este aspecto. “Nos preocupa mucho el día después a la liberación del individuo”, expresó Villaverde.

En los últimos años se ha ido reduciendo el número de fugas de menores de los centros: en 2009 hubo 1174 fugas, en 2010 hubo 180 y en 2011, menos de 200. En el último cuatrimestre del año pasado y lo que va de este ha habido meses de una fuga y otros de cero.