Leonardo H. Burgueño

El segundo es un estúpido

José Mourinho, el gran entrenador, el estratega, volvió a aparecer con su arma más letal. No es la pizarra para armar el partido y desarmar a los rivales. Sino la lengua (por algo es amigo de Diego Maradona). En medio de la presencia de Real Madrid en Kuwait, el portugués quiso darle una mano a su compatriota Cristiano Ronaldo, y cuando le preguntaron por Lionel Messi respondió: “Sus 50 goles en la Liga no valen para nada. Como tampoco sirvieron los 41 de Cristiano Ronaldo el año pasado”.

Actualizado: 24 de Mayo de 2012 | Por: Leonardo H. Burgueño

Las palabras de “Mou” tienen una sola dirección: para él sólo sirve el que gana, ni siquiera el que sale segundo, ni aun consiguiendo ser goleador. Es la cultura de que sólo el primero vale y los de atrás son estúpidos, imbéciles, que no entienden nada.

Una forma de vivir que ni siquiera los que la predican con sus palabras la aplican. Por ejemplo, Carlos Bilardo hace años que no gana nada como técnico, ni acertó como director deportivo ni en su intento de campaña como político; sin embargo, nunca ha dejado de cobrar un peso en todos estos años y no se le ha ocurrido devolver algo o donar parte de su sueldo, porque no es un “ganador” como él mismo se llenó la boca durante mucho tiempo.

El mismo Mourinho durante cuatro años estuvo a la sombra del Barcelona de Josep Guardiola en la Liga y, sin embargo, nadie le dijo que su trabajo no servía para nada.

No, así no es la vida. No puede ser que la historia siempre la tengan que escribir los que ganan. También hay otros protagonistas.

A los niños, a los más chicos, hay que enseñarles que también hay gente que puede quedarse en el camino, que no necesariamente tiene que salir campeón para ser bueno y que el que no gana, no es porque sea el peor de la tierra, sino porque hay otro que ha hecho mejor las cosas.

Es cierto que el medio ayuda a ese consumismo y exitismo, como también es mentira que nadie se acuerda de los segundos. Holanda 74 y Hungría 54 son más recordados que las dos Alemanias que vencieron a esos legendarios subcampeones.

Frases como “si quieren espectáculo, vayan al teatro” no sólo no ayudan, sino que tampoco son ciertas. En este mundo globalizado, donde en cualquier parte se puede acceder a un partido de categoría por televisión, la mayoría de los espectadores son neutrales y quieren ver un buen encuentro. Para eso se pegan delante de la pantalla a la hora de un gran encuentro.

Por eso, muchas veces hay que defender los proyectos y las ideas en la cultura del “que sale segundo no sirve para nada”.

Nadie ha ganado todo en su carrera, como tampoco hay gente que ha perdido todo la vida (aunque algunos hacen esfuerzos para lograrlo).

Por eso, entremedio de tantas palabras de “ganadores” que idiotizan a los “perdedores”, la mejor frase fue de Gerardo Martino. El técnico del líder del Clausura argentino, Newell’s Old Boys, dijo sobre el cierre del torneo: “Al final de esta película, todo terminará de la misma manera. El genio será el que gane y los otros cinco que peleemos el campeonato seremos los boludos de turno”.

Una gran definición del “Tata” para ironizar sobre los que se olvidan que no siempre un segundo es malo. Los 50 goles de Messi en la liga española son el mejor ejemplo.

Leonardo H. Burgueño es jefe de deportes del diario La Tercera de Chile y cedió a 180 este artículo que fue publicado en su blog.