Qué cambió a 10 años de la Ley de Violencia Doméstica

Este jueves se cumplieron 10 años de la aprobación de la ley de Violencia Doméstica. En esta nota repasamos la pelea que dieron las diputadas en 2002 para aprobar la norma, las críticas a la Justicia por el incumplimiento de algunos puntos y los números que reflejan la situación actual.

Actualizado: 03 de agosto de 2012 | Por: Emiliano Zecca

Qué cambió a 10 años de la Ley de Violencia Doméstica

Sin datos (Todos los derechos reservados)

Antes de esta ley, la violencia doméstica era un delito común y en caso de llegar al homicidio era un crimen especialmente agravado, que se tipificaba como crimen pasional.

A partir de 2002 se adoptaron medidas para la prevención, atención y erradicación de esta problemática.

Glenda Rondán, que hoy es asesora de Género del Ministerio de Educación y Cultura y en ese momento era diputada por el Partido Colorado, dijo que la ley "supuso sacar de lo privado y hacer público lo que pasaba en lo 'sagrado e inviolable' del hogar".

Ella trabajó en la elaboración de esta ley que tuvo una rápida aprobación en Cámara de Diputados a raíz de una situación particular que se registró. "Hubo un día que murieron asesinadas cinco mujeres, tres mayores y dos niñas. Ese día las mujeres del comunal nueve se colocaron un crespón negro. Nosotras veníamos trabajando en la ley, pero eso fue el detonante que hizo que la ley en Diputados saliera con mayor celeridad. Todas entramos con un crespón negro es día", recordó la ex diputada.

Sin embargo, la aprobación no fue tan fácil. Rondán recordó que la norma fue "dormida" por los senadores y eso motivó a que la ex dipuada, junto a sus colegas Daisy Tourné, Margarita Percovich y Beatriz Argimón utilizaran mecanismos de presión y persuasión con los senadores.

"Hicimos una reunión con la red de mujeres políticas y viajaron las edilas de todo el país. Nosotras, las diputadas de todos los partidos, les dijimos: aprieten a sus senadores, no le junten votos para la campaña si no aprueban la ley. Además, hicimos una cosa única en la historia del Parlamento uruguayo. Las mujeres diputadas pedimos una entrevista con la comisión de Constitución y Código del Senado, ahí tuvimos una muy divertida discusión con alguno de los legisladores, porque algunos senadores, padres ellos de la patria, se pusieron muy molestos porque decían que fuimos como una corporación y no nos sintieron como compañeras. Cada una discutió con su legislador y para ellos era una especie de agravio, pero gracias a eso se apuraron", contó Rondán.

Esa visita a comisión fue el 6 de noviembre de 2001. La sesión fue presidida por el senador José Korzeniak. También estaban los senadores colorados Alejandro Atchugarry, Ruben Correa Freitas y Yamandú Fau; los nacionalistas Francisco Gallinal, Guillermo García Costa, Jorge Larrañaga; y los frenteamplistas Manuel Núñez y Enrique Rubio. "Algunos de los que están en torno a esta mesa son un poco 'juguetones' y en algún momento tendrán que asumir que no pueden serlo tanto si pretenden acceder a determinados cargos. No se puede ser tan juguetón si uno quiere alcanzar determinadas cosas. No me siento para nada ofendida por el ambiente que se ha creado; simplemente se trata de una reunión divertida", les dijo Rondán ese día.

A 10 años de la ley

Si tomamos como referencia el período que va desde 2005 hasta el año 2011 (antes no hay datos porque el Observatorio de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior se creó en 2005) las denuncias crecieron un 130%.

En 2005 hubo 6.853 y pasaron a 7.151 en 2006. Para 2010 ya las denuncias fueron 15.277 y en 2011 llegaron a 15.868.

Más del 70% de las víctimas son mujeres y sólo un 7% son hombres, en el resto de los casos es violencia mutua.

Con la ley se difundió más el tema, se crearon las comisarías de la mujer y el Ministerio del Interior estableció un protocolo de atención a las víctimas.

Sin embargo, según datos presentados por Inmujeres en 2011, el 55% de las mujeres espera hasta decir "no aguanto más" para hacer una consulta o denunciar la situación. "Pensamos que las mujeres se dan cuenta antes de lo que les está pasando, pero la violencia comienza en el noviazgo y después se traslada al matrimonio. Tardan siete años en denunciarlo, aunque las mujeres de antes estaban toda la vida. Hoy, primero se sorprenden, después se paralizan, sienten miedo, vergüenza y sobre todo en las capas sociales más altas, donde dicen 'no puede ser que esto que me pasa a mí y no logro salir'", explicó Jenny Escobar del colectivo Mujeres de Negro.

Según datos del Ministerio del Interior, entre 2004 y 2010, de un total de 287 mujeres muertas, 213 fueron por violencia doméstica. En el 78% de los casos el agresor tenía medidas cautelares. Desde el Poder Ejecutivo y también desde las organizaciones sociales se responsabiliza a la Justicia por esta situación.

Otro incumplimiento de la ley al que se enfrentan las víctimas de violencia doméstica es el tener que abandonar su casa porque el agresor no se va.

Según datos de Inmujeres, en el 70% de los casos las mujeres no son propietarias de la vivienda (en Montevideo llega casi al 80%) y esto hace que en el 40% de los casos abandonen el hogar.

El artículo 10 de la ley establece que "disponer el reintegro al domicilio o residencia de la víctima que hubiere salido del mismo por razones de seguridad personal".

Rondán dijo que se debe dar alojamiento a esas mujeres o hacer cumplir la ley. "No será el Plan Juntos, será el plan todos y todas, pero tendremos que proporcionarles a esas mujeres lugares donde puedan irse, porque si no se van de su casa, de seguro las van a matar. El hombre no se quiere ir y la ley establece que hay que sacarlo de la casa, pero eso no pasa", señaló.

Cómo denunciar un caso

El 0800 4141 o asterisco 4141 en Ancel o Movistar son los números gratuitos para información o asesoramiento sobre violencia doméstica. Funciona de ocho de la mañana a 12 de la noche, el resto del tiempo hay una contestadora.

En caso de ir a la comisaría a denunciar, se debe pedir para hablar con la Policía Comunitaria.