Papita pal loro

Esta vez está para nosotros, hay que asumir nuestra condición de favoritos y aceptar que tenemos todas las de ganar en la remake del conflicto con Laaargentina. Es ahora o nunca.

Actualizado: 21 de Julio de 2014 | Por: Darwin y El Yape

Papita pal loro

Sin datos (Todos los derechos reservados)

Nos agarra más maduros, con 15 copa-américas y 3 plantas de celulosa proyectadas para nuestro país productivo del futuro, un programa de chimentos propio, banda ancha y niños que saben googlear, una nueva aerolínea de bandera cooperativista y con las rueditas en la tierra, un barco nuevo de López Mena, un presidente cerca de protagonizar un documental para Kusturica y otro en las gateras relojeando encuestas, que volvería al poder –si el Sordo y Botinelli quieren- en lo que se conoce como “la plenitud del uruguayo”: los 78 años, cuando el ser oriental saca lo mejor de sí en su condición de ciudadano representativo del sentir nacional, nada que ver con aquel jovencito prepotente y asustadizo que salió disparado a llamar a Bush para calmar el julepe.

Ventajas a nuestro favor en esta nueva versión del conflicto:

El quincho de Varela.

No está funcionando del todo bien como sede política y diplomática, ni como espacio en donde se definen los destinos del país, ni como habitáculo de los think-tanks estratégicos; para ser sinceros: por ahora se parece más a La Casita del Parque que a Itamaratí o a Camp David. Pero hay que darle tiempo, mal o bien es un espacio que concita la presencia de grandes figuras de nivel nacional, que a veces llevan a sus perros incluso, tiene mística (al menos en el nombre) y la bondiola de cerdo sale a punto.

La Princesa Laetitia d'Arenberg en el Quincho de Varela, ella es el título nobiliario que tenemos para contrarrestar a La Reina de Holanda nacida en Laaargentina. No es mucho en términos de realeza, pero trae dulce de leche.

Fernández Huidobro al frente del Ministerio de Defensa.

La experiencia, el bastón, el semblante taciturno y la mirada oblicua lo transforman en una mezcla perfecta de Winston Churchill, una vieja en la feria furiosa por el precio del morrón y un señor con Alzheimer que dialoga con las nubes en una película italiana. La cadencia al hablar remite a un Darth Vader fumador de La Paz Suave desde los 8 años, algo mucho más apropiado que aquella voz aguda y chirriante de Azucena Berruti incapaz de llegarle a las tropas. Es capaz de detectar el fondo maquiavélico imperial yanqui que conlleva la agenda de derechos de los homosexuales, algo que nadie en el mundo supo descubrir, ni siquiera Evo –que sí supo ver la relación entre la homosexualidad, la calvicie, y el pollo con hormonas hijo del capitalismo salvaje-, un general con voz de mando.
Algo para mejorar: acortar un poco el tema de las pausas dramáticas, la tropa se nos cae con tanto bache.

Un Presidente Rockstar.

Con todas las estrellas que últimamente ha encandilado Mujica, Presidencia no descarta hacer un Papelerapalooza.

Sean Penn, Aerosmith, Ricky Martin, Calle 13, entre otros, han expresado efusivamente su admiración por Mujica, así como la certeza de que Uruguay va por buen camino como país. Es cierto que nadie en su sano juicio se iría a vivir a un país hecho o manejado al gusto y deseo de ninguno de esos engendros masivos, y también es cierto que poca idea puede tener del rumbo de una nación gente a la que le pagan millones por tocar la guitarra y drogarse, o actuar y drogarse, o cantar canciones compuestas por otros y drogarse. Pero nos aprueban, y nosotros como uruguayos respetamos mucho a los seres humanos que nos aprueban, aunque sean artistas.

Tienen el equipo diezmado.

Con este presidente en ejercicio no pueden ganar ni al TEG

Cristina está lesionada y va a ser baja por lo menos un mes, con un hematoma en la parte de adentro de la cococha que la ha llevado a ponerse calzas en un acto oficial, decirle a Irán en la ONU que “no le tiene miedo” (hay que tener un hematoma cerebral para decirle eso a un régimen chiíta), o hacerse entrevistar por Jorge Rial; muchos asambleístas que participaron en la primera etapa ya se bajaron del conflicto (del conflicto de la vida, de la vida a secas en realidad), y Néstor tiene una lesión de las que no se vuelve; Lanata estaría a nuestro favor, y no vamos a comparar el alcance del gordo con el que tenía el pudridor de Joaquín Morales Solá, a quien supimos transformar en referente nacional cuando nos dio la razón en un par de editoriales de La Nación; Messi está desgarrado, no tiene nada que ver pero ellos andan muy pendientes de Messi, todo el tiempo, les afecta el ánimo colectivo que Messi no esté sano, bueno, que no esté en su versión habitual a la que consideran sano; habría que ver la reacción del Papa Francisco en todo esto pero se supone que con el barquito que le hizo López Mena alcanza para mantenerlo al margen.
Tampoco está Tinelli al aire, eso disminuye la posibilidad de que hayan dobles espías vedettes o dobles vedettes espías o vedettes dobles espías dobles que le cuentan todo a Tinelli con tal de robar 2 o 3 minutos de cámara.

Tenemos un fusible para hacer saltar.

Se llama Almagro y así como no asume que se está quedando pelado tampoco asume que se lo están empernando hace 4 años en todas las negociaciones. Necesitamos sólo una expresión en clave, secreta, por si la cosa se complica, para entender de forma unánime que es hora de eyectarlo, endosarle la culpa de todo, cambiar de estrategia, y poner al Pato Celeste de canciller. 180darwin propone: "graciasportuacentoneutro”, o #graciasportuacentoneutro para la gente que le gusta la vejigada del twitter.

Podemos profundizar nuestra postura inclusiva progresista y esgrimir eso como argumento a favor.


A esta altura es una demostración de intolerancia que no respeten la nueva identidad de nuestra papelera. Insisten en llamarle Botnia a pesar de que hace años pasó a ser UPM, no reconocen el cambio de identidad, no aceptan su nueva opción industrial. ¿Hay que ponerle tetas para que la llamen por su nueva identidad? Es cierto que todavía no se hizo la operación para verter los líquidos por otro orificio pero eso no es excusa. Esta denuncia en La Haya, Holanda, un país progre y open minded, puede ser la carta que tuerza el destino a nuestro favor.

Una última ventaja se da para todos los involucrados en este conflicto, en ambos márgenes del Plata, y es de corte psicológico y conductual: La vuelta a las raíces.

Todos podemos retornar a la mejor de nuestras versiones, la más representativa, quizás hasta los propios motivos de vida en algunos casos:

_ Los asambleístas vuelven a tener una razón de existencia. ¿Qué estuvieron haciendo estos años? Es mucho mejor creer que uno va a morir apestado por la contaminación y gritarlo en los informativos, en la tapa de los diarios, y hasta en alguna cadena internacional, que agonizar en la vida diaria de Gualeguaychú.

_ Los uruguayos podemos retornar al lugar más cómodo y seguro: el chauvinismo anti-argentino. Es algo que nos sale muy bien y no nos cuesta trabajo ninguno (todo lo que no nos cueste trabajo es beneficioso para nuestra identidad), nos mantiene unidos, nos reconcilia con nosotros mismos y nos anestesia esa parte horrible de los colectivos llamada autocrítica. No nos hace realmente mejores pero sí nos hace parecer mejores ante nuestra propia mirada, y eso es casi como mejorar.

_ Los peronistas vuelven a su entrañable discurso de Uruguay como provincia que le usurparon los ingleses a Laaargentina, y a partir de ese nacimiento nuestra misión ha sido y será funcionar como un enclave colonialista, además de cueva de garcas anti-peronistas que quieren sacar dólares mal habidos hacia nuestro corrupto sistema financiero.

_ Los anti-peronchos vuelven a venir desesperados a Punta del Este cruzando la frontera en submarino, o como si fueran ilegales mexicanos, con tal de poder reventarse la guita lejos de las garras de Cristina, en un lugar que provoque su ira. Incluso podemos retomar la idea del túnel para anti-peronistas que quieran sacar sus ahorros hacia nuestro sistema bancario.