180.com.uy

25 de octubre de 2014

Nuboso y algo nuboso. Neblinas y bancos de niebla matinales.
Viento : sector E 10-25 km/h

27° Nuboso

máx. 27° | min. 17°+ más info

Cotizaciones

COLUMNAS :: Diego Muñoz

Diego Muñoz

Casal, Damiani y el mandado que salió mal
Escucha el texto Escucha el texto

Criticar el mandado que Peñarol le hace a Francisco Casal no significa estar de acuerdo con la Conmebol. Eso es lo primero. Quienes estén interesados en lo que pienso desde siempre sobre Eugenio Figueredo, el resto de la cúpula de la Confederación y la forma de actuar que tienen, solo necesitan googlear. Les aseguro que van a encontrar material. Pero acá eso no está en discusión y tampoco estoy de acuerdo que ante una crítica los periodistas abramos el paraguas y recordemos que en su momento también criticamos a la otra parte.

Publicado el: 8 de enero de 2014 a las 12:33

Por: Diego Muñoz

Casal está enfrascado en una lucha con las autoridades de la Conmebol y con el vicepresidente de FIFA, Julio Grondona, por los derechos de televisación de los torneos continentales. Una lucha encarnizada, llena de millones, repleta de intereses. Una lucha que terminó con una larga historia de negocios en común. Figueredo, hoy presidente de la Conmebol, era presidente de la AUF cuando Casal se quedó con los derechos de televisión del fútbol uruguayo aunque su oferta era 32 millones de dólares inferior a la otra. Figueredo era presidente de la AUF cuando se firmaba, a espaldas de los clubes, las extensiones del contrato entre la Asociación y Tenfield.

Pero esos negocios que ayer los unió, hoy los separa. Y ante la imposibilidad de hacerse un lugar dentro de la Conmebol, Casal y su círculo avanzaron con la idea de la denuncia penal.

El empresario más poderoso del Uruguay necesitaba un club que se inmolara. Entonces recurrió a Juan Pedro Damiani. El presidente de Peñarol, a quien lo desvela el estadio propio, aceptó la exigencia de Casal a cambio del dinero que éste le pondrá para financiar una pequeña parte de la obra.

Primero se reunieron Casal y Damiani y pocas horas después se realizó otra reunión con más participantes, ya que el presidente citó a representantes de todos los sectores que participan del Consejo Directivo. Entonces se sumaron Ricardo Rachetti, Edgard Welker, Isaac Alfie, Gervasio Gedanke y algunas personas cercanas al dueño de Tenfield.

“Allí sugirió que Peñarol hiciera la denuncia penal y que con esa iniciativa iba cambiar la Conmebol, como lo hizo Cataldi cuando inventó la Libertadores”, contó a 180 un participante de la reunión.

En el encuentro, Casal dijo que los clubes reciben mucha menos plata con el actual contrato televisivo que el que recibirían si la Conmebol aceptara su oferta e insistió en la malversación de fondos en los que incurriría la Confederación.

Para argumentarlo presentó cuatro informes jurídicos distintos, realizados por Gonzalo Fernández, Miguel Langón, Amadeo Otatti y Alejandro Balbi. “Los informes están todos en condicional. Aclaran en todo momento “si lo que se dice, según se nos expresó, en base a lo que se señala”. Y luego dicen que si eso es cierto, habría un delito pero descartan totalmente el delito de lavado de activo”, contó la fuente.

Algunos días más tarde y tras un mensaje de Casal que recordaba que pondría plata para la construcción del estadio, la directiva aprobó que Peñarol fuera al Juzgado de Crimen Organizado a radicar la denuncia penal. “Claramente no había elementos” para hacer la denuncia, dijo a 180 Isaac Alfie, integrante del Movimiento 2809, único grupo que se abstuvo a tamaño desatino.

Raúl Rodríguez, presidente de Racing, uno de los siete clubes chicos que acompañó a Peñarol, dijo que “es probable que sea un conflicto de intereses entre Casal y la Conmebol” y contó que el texto de la denuncia se lo envió el presidente de El Tanque y brazo ejecutor de Casal dentro de la AUF, Freddy Varela.

“Había que darle una mano a Paco. Obviamente que esto es a pedido de Casal y los clubes ayudamos a cambio de algo”, reconoció a 180 otro dirigente de uno de los clubes chicos involucrados en la denuncia.

¿Y qué pasa si el juez de Crimen Organizado llama a alguno de los firmantes de la denuncia y le toma testimonio? ¿Podrán responder? ¿Estarán a la altura de explicar por qué firmaron? ¿Podrán dar detalles de las razones que motivaron la denuncia?

Casal puso todos sus esfuerzos y su equipo en esto, incluido el abogado Juan De Dios Crespo, el mismo especialista que en 2005 fue clave para que el empresario se llevara a Carlos Bueno y Cristian Rodríguez de Peñarol sin pagarle un peso al club.

La Conmebol contraatacó con una estrategia que dejó sin opción a Peñarol. Mandó a una carta de “conformidad y compromiso” que debían firmar todos los clubes que participarán en la Libertadores. Allí se expresa que “la información requerida y la firma en señal de aceptación de las condiciones expuestas en la presente carta” es condición “previa y obligatoria” para la participación en el torneo.

Ante esto, la directiva de Peñarol decidió que Damiani y el secretario general, Gervasio Gedanke, firmen la carta en la que se establece “la prohibición expresa de acudir a los tribunales ordinarios de justicia”.

Dice el texto además que el club “reconoce” que los derechos de televisión y el resto de los derechos comerciales generados por el torneo corresponden “íntegramente” a la Conmebol y que el club “acepta sin objeción las contraprestaciones económicas y premios establecidos”.

Ahora Peñarol tiene por un lado una denuncia penal que presentó en la Justicia ordinaria firmada por el vicepresidente, Edgar Welker, y por otro un texto firmado por su presidente en el que se compromete a no ir a los tribunales ordinarios de justicia.

Damiani y quienes lo acompañaron no midieron consecuencias con tal de cumplir con Casal. Decidieron tomar la bandera del empresario y fueron con un escarbadientes a una guerra en la que no son ni arte ni parte. Sin clubes que lo respaldaran en el resto de América, sin certezas sobre los riesgos que corrían, viendo solo una parte de la historia que es la que les mostró Casal, hicieron un bochorno. Lo peor de todo fue que dejaron de rehén a una institución gloriosa, la misma por la que deberían velar.


Compartir noticia


      Enviarme una copia del correo

Han dejado comentario(s)

Ir a página de comentarios

Dejar comentario

180 Darwin

Los mejores binomios del Mundial

Los mejores binomios del Mundial

Clanes enfrentados, burros oficialistas, reyes de la estática, livianitos intercambiables, un médico apabullado por su...

Todos los derechos reservados. © 2008-2014 por Portal 180 / Esta página fue servida en 1.77894 segundos (62558) / walle - Soporte: RootWay Internet Services & Consulting

Portal asociado a IAB