Brasil: documentos desclasificados arrojan luz sobre represión en dictadura

"No quisiéramos que las Fuerzas Armadas brasileñas avancen hasta que tengamos todo en marcha", declara un memorando altamente confidencial de la Casa Blanca fechado el 30 de marzo de 1964. La Comisión de la Verdad de Brasil trabaja en la desclasificación de documentos estadounidenses de la época.

Actualizado: 04 de Agosto de 2014 | Por: Redacción 180

Brasil: documentos desclasificados arrojan luz sobre represión en dictadura

Sin datos (Todos los derechos reservados)

En el 50 aniversario del derrocamiento -apoyado por Estados Unidos- de João Goulart en Brasil, su hijo, João Vicente, solicitó al Senado brasileño que exija oficialmente la desclasificación de documentos estadounidenses todavía secretos sobre las operaciones encubiertas que contribuyeron con ese dramático golpe de Estado.
Según Peter Kornbluh, director del Proyecto de Documentación de Brasil en el National Security Archive (un centro de investigación de interés público en Washington que se especializa en registros desclasificados de política exterior), "parece improbable" que el gobierno de Barack Obama divulgue esa documentación en lo inmediato.
Sin embargo, el gobierno estadounidense ha divulgado documentos de la CIA y el Departamento de Estado "como gestos diplomáticos" y para promover la defensa de los derechos humanos, la verdad y la justicia.
Desde mediados de los años 70 las autoridades de Estados Unidos vienen desclasificando documentos secretos sobre el rol que jugó su país en el golpe de Estado brasileño.
Estos registros dieron a conocer detalles secretos de la "Operación Hermano Sam", el plan del Pentágono para suministrar armas, gasolina y hasta tropas de combate si fuera necesario para garantizar el éxito del golpe militar.
Lo positivo de estos archivos secretos es que contienen miles de cables, informes, evaluaciones de inteligencia y memorandos de conversaciones que pueden arrojar luz sobre la era de la represión en Brasil.
Un cable desclasificado del Departamento de Estado, que data de 1973, revela la existencia de un centro de inteligencia militar en el distrito paulista de Osasco, donde se cometieron violaciones sistemáticas y grotescas a los derechos humanos.
Uno de los torturadores de ese centro se jactó ante funcionarios de Estados Unidos de usar la tristemente célebre técnica de tortura conocida como "percha de loro" (y que consiste en colgar a la persona sobre una barra, con los pies atados a las manos) para quebrantar la voluntad de los prisioneros.
También ofreció un "relato de primera mano" sobre una técnica de ejecución que describió como "suturar al sospechoso", o sea, "acribillarlo de la cabeza a los pies con armas automáticas".
Era un "procedimiento estándar", informó la embajada de Estados Unidos, para matar a presuntos "terroristas" en São Paulo.
"Las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia de Brasil parecen haber hecho desaparecer sus propios archivos secretos, igual que como hicieron desaparecer a sus víctimas", señala Kornbluh.
Con base en IPS