Los mejores binomios del Mundial

Clanes enfrentados, burros oficialistas, reyes de la estática, livianitos intercambiables, un médico apabullado por su paciente y dos titanes del derecho uniendo argumentos contra la injusticia organizada son una muestra de las grandes duplas que nos dejó la fase de grupos del mundial.

Actualizado: 21 de Julio de 2014 | Por: Darwin y El Yape

Los mejores binomios del Mundial

Sin datos (Todos los derechos reservados)

Moukondjo y Benoit Assou-Ekoto
La lucha de clanes, ese mal que desangra a África, también tuvo su episodio en la Copa del Mundo. En una versión FIFA friendly, sin machetazos ni violaciones masivas, dos cameruneses de clanes opuestos se trenzaron: Moukondjo, del Clan de los Punteros Egoístas, y Benoit Assou-Ekoto, del Clan de los Laterales Pretenciosos.
Los Laterales Pretenciosos viven desde siempre a la sombra de los Punteros Egoístas, que están más arriba en la cancha y en la escala social, libres de responsabilidades defensivas y con más hembras a disposición. A pesar de que el fútbol moderno trate de igualarlos obligando a los Punteros Egoístas a involucrarse más en la marca y dejando que los Laterales Pretenciosos tengan twitter (donde Dani Alves, el Lateral Pretencioso por excelencia, tuvo su pico de popularidad después de que le tiraran un bananazo) en Camerún esa brecha social es imposible de acortar y después de que Moukondjo reaccionara al 4 a 0 ante Croacia como buen Puntero Egoísta (perdiendo la pelota estúpidamente y despreocupándose de la jugada), Benoit Assou-Ekoto lo ajustició de un cabezazo. Varios periodistas uruguayos se preguntaron si este Benoit era el que jugaba en Nacional, pero aquel Benoit era de otro clan, el de los Laterales Sin Sensibilidad En El Pie Que No Pueden Levantar Centros Y Desaparecen En Ligas Mediocres.


Fred y Jó
Una dupla funcional al statu quo: cuando el hincha brasilero cree que su selección no puede jugar peor que con Fred, un 9 con menos movilidad que el parapléjico con exoesqueleto de la ceremonia inaugural, Scolari pone a Jó, un esperpento desgarbado que inmediatamente hace que la torcida extrañe a Fred. El mensaje subliminal es que los cambios son malos, que no hay que protestar por mejores condiciones de vida sino abrazarse con fuerza a lo poco que se tiene y que Dilma tiene que ser reelecta.


Witsel y Fellaini
En la previa de la Copa si alguien se quería dar dique de conocedor, de entendido de fútbol internacional, en medio de la conversación hacía una pausa dramática, chistaba y decía: "¿Sabés quién va a ser la sorpresa? Bélgica."
Bélgica es la revelación más revelada de la historia de los mundiales; no hay periodista que no la haya puesto como sorpresa, por lo que automáticamente dejó de ser sorpresa. Sin embargo Bélgica sorprendió a todos con su juego profundamente embolante, sacado de a ratos del pozo por Hazard y por el gran hallazgo táctico del mundial: el Doblecinco-Dobleafro. La asociación de los rulos de Witsel y Fellaini genera tal acumulación de electricidad estática que la pelota es continuamente atraída por ella, obligando al rival a ceder la mitad de la cancha.
La única forma de contrarrestar el Doblecinco-Dobleafro es volcar el juego a las bandas o emboscarlos en el túnel y embadurnarlos de shampoo anti-frizz.


Sterling y Sturridge
Una dupla fantástica, adorable. Sterling es negro, chiquito, liviano -unos 47kg-, rápido y juega con la 19. Sturridge es negro, grande, fuerte, potente, rápido también, y juega con la 9 (ambos del Liverpool). La pronunciación ya es un deleite para el uruguayo medio: Estarlin y Esturrish, Esturlin y Estarrish, Esterrish y Estirlin, son casi intercambiables por su cercanía fonética, generan jugadas peligrosas y placer instantáneo al nombrarlos (pruébelo usted mismo: Esterlin y Estarrish, Estorrish y Esturlin, Estarlin y Estirrish, Esturrish y Estirlin), uno los puede mencionar siempre de manera diferente y sin embargo siguen siendo los mismos. Una especie de Zalayeta y Olivera 2.0, con mejores nombres, más rápidos y números de camiseta confundibles. Son como Starsky y Hutch, pero sin Hutch que un poco la pudría.
Imposible que el Pelado Cáceres distinga a uno del otro, no hay chance de que no se le hayan transformado en uno solo en su cabeza. También es probable que Suárez haya mordido a alguno de los dos en un entrenamiento del Liverpool pero no sepa a cuál. Por separado no valen ni la mitad de lo que valen juntos, Sturridge pinta mejor que Sterling, pero es probable que dentro de un año no nos acordemos cuál era el de más proyección.


Palito Pereira y el Dr. Pan
En el partido contra Inglaterra alcanzamos el cenit de la orientalidad. No fue por los goles de Suárez, que implican un grado de talento y trabajo aplicado que no nos representa para nada como sociedad. Ese punto álgido se dio en el altercado entre Palito Pereira y el Dr. Pan: Palito cae medio muerto después de un rodillazo de Sterling (por suerte le tocó uno con piernas de grisin, si le tocaba la rodilla de Rooney ya estábamos inaugurando la tribuna "Palito Pereira" en el Méndez Piana), resucita y camina como un zombie, el Dr. Pan pide el cambio, Palito lo manotea exigiendo volver a la cancha y juega sus mejores minutos en un mundial. El saber popular le gana al conocimiento científico, la Universidad de la Calle a la Facultad de Medicina, el campito al campus, el boliche al laboratorio, Rumbo a la Cancha al Clemente Estable, el huevo al raciocinio y el huevo de los sandwiches de Rumbo a la Cancha a bromatología.


Barrera y Balbi
Cuando el mundo se le venía encima a Luisito y todos imaginaban una sanción durísima que podía llegar a dejarlo afuera del mundial, nuestros dirigentes-juristas-invitadosdelosprogramaschongosdelatarde-neutrales-partidarios se unieron y lograron que la FIFA lo repensara y le diera una sanción peor: afuera de la copa y afuera de todo lo relacionado con el fútbol por 4 meses. Durante ese lapso no se podrá acercar a menos de 500 metros de un estadio de fútbol, un entrenamiento de fútbol, una cancha de fútbol 5, una discusión de fútbol, un viejo que repite oncenas de equipos de hace 60 años en la mesa de un bar, un álbum del mundial, un cyber donde se esté jugando al FIFA 14 o un recital de Ignacio Copani en donde esté cantando canciones de fútbol (bueno, por lo menos no todas son pálidas para Luisito, punto para Barrera y Balbi). Para garantizarlo se le pondrá una tobillera electrónica y se le asignará un agente FIFA que lo seguirá las 24 horas (el Gordo Ronaldo iba a cumplir esa función, pero al verlo en la rueda de prensa la idea se vino abajo; la paradoja es que la frase que Ronaldo utilizó en la conferencia contra Suárez fue la que lo liquidó: "Hay que castigar a los que se salen de la línea").

¿En qué se basó esta defensa que nada tiene que envidiarle a la de Tahití? En que la televisión no muestra con claridad el momento en que Chiellini es mordido (salvo las imágenes que tomó la televisión brasilera, pero nuestros tándem de abogados confiaba en que los brasileros iban a ser discretos, así como confiaban en que los italianos no iban a ser exagerados, en que los ingleses no nos iban a acusar de salvajes y que Figueredo iba a tirar por la borda toda una vida dedicada a trepar por los turbia estructura de la Conmebol para salvar a un compatriota).

Además adjuntaron una serie de documentos para revertir la imagen negativa de Suárez ante la FIFA: una foto de su bautismo, un dibujo que le hizo a la madre en jardinera, un dibujo que le hizo a Blatter en la concentración, su escolaridad y, por error, el pasaporte de Balbi.


Fuera de concurso: Victor Hugo Morales y Maradona
Están haciendo la revolución desde Río de Janeiro todas las noches, con todo lo que eso implica. Defienden con su mirada latinoamericanista al deporte del pueblo, y ponen en jaque al Poder corrupto e inmoral dueño de la pelota que mueve los hilos del mundo (¡una pelota con hilos!, otra vez aparece la idea de la Dominbol de Hugo De León, un adelantado, un incomprendido, otro revolucionario) apañados por este sistema putrefacto llamado capitalismo. Se emancipan en cada emisión contra las autoridades de la FIFA, el imperio británico, el imperio yanqui (a pesar de que EE.UU no pesa mucho en esto del fúbol, al que ellos llaman soccer y lo consideran un deporte para nenas), las multinacionales, Clarín, Grondona, y la familia del Kun Agüero que trata mal a Gianinna, una de las hijas del astro; al tiempo que en forma de sobreimpresos se pueden leer noticias como “Mujica dice que los Fondos Buitre quieren el petróleo de Argentina”, “Cazas israelíes atacan Siria en otra demostración de la prepotencia sionista”, o “Irán dice que EE.UU aprovechará crisis para retomar control de Irak, y todos sabemos que Irán tiene razón”.
Una vez cumplida la gesta cotidiana televisada, se van a dormir el sueño latinoamericano y revolucionario a sus habitaciones del Hilton de Río, que es el 5 estrellas que les queda más cerca del estudio de grabación.