Candidatos expusieron su visión sobre megaminería

Seis de los siete candidatos a la presidencia expusieron su opinión sobre el proyecto de megaminería de Aratirí. La reunión tuvo lugar el martes en el Paraninfo de la Universidad de la República.

Actualizado: 01 de Agosto de 2014 | Por: Redacción 180

Candidatos expusieron su visión sobre megaminería

Sin datos (Todos los derechos reservados)

Asistieron Pedro Bordaberry, Luis Lacalle Pou, Pablo Mieres, César Vega, Gonzalo Abella y Rafael Fernández. Tabaré Vázquez se encontraba en una gira por el departamento de Canelones.

La actividad fue organizada por “Uruguay libre de megaminería”, una organización integrada por productores, sindicatos, organizaciones sociales. La organización junta firmas para convocar a un plebiscito para prohibir la minería metalífera a cielo abierto en nuestro país.

Pablo Mieres, del Partido Independiente, fue el único candidato que defendió el desarrollo de la megaminería ante un auditorio integrado mayormente por militantes en contra del proyecto de Aratirí. De hecho, fue el único que no fue interrumpido por aplausos.

Mieres dijo que está de acuerdo en que no se puede firmar el contrato entre la empresa y el Estado sin que exista una autorización ambiental ni un plan de cierre previamente acordado por el Estado. Sin embargo, consideró que la minería es una opción para desarrollar el país.

“Creemos que es posible hacer minería responsable y sostenible manteniendo altos estándares sociales y ambientales. La cuestión es: ¿cómo damos garantías de sostenibilidad y sustentabilidad en esa producción?”, indicó el candidato del Partido Independiente.

Mieres dijo que la ley de megaminería, que surgió de un acuerdo interpartidario pero que no fue votada por todos los partidos, garantiza el desarrollo sustentable de la actividad minera y contiene exigencias ambientales, laborales y tributarias.

Los demás candidatos marcaron su posición en contra del proyecto de Aratirí tal cual está planteado.

En una ronda de preguntas del público, los candidatos que quedaban (Lacalle Pou y Mieres tuvieron que retirarse) dieron su opinión sobre si el desarrollo de la minería de metales es compatible con las actividades productivas tradicionales del país.

El candidato de Unidad Popular, Gonzalo Abella, dijo que primero hay que definir un proyecto de país.

“Vamos a debatir con la ciudadanía un proyecto de país que tenga una reforma agraria, soberanía de Estado, soberanía alimentaria, arrancarle las muelas a los sojeros no residentes, gravar a todos los que hoy se la llevan gratis de arriba”, apuntó Abella.

Añadió que su plan era “expropiar por encima de las 2000 hectáreas Índice C.O.N.E.A.T. 100 y respetar profundamente al pequeño y mediano productor, esa gente corajuda que hoy está recibiendo los cedulones de Aratirí y está diciendo ‘a mí de mi tierra me sacan muerto’”.

Por su parte, el candidato por el Partido de los Trabajadores, Rafael Fernández, dijo que la minería es compatible con las actividades productivas pero en otra escala y con otros dueños. Además habló de la importancia de industrializar el país.

“América Latina y Uruguay necesitan una industria importante nacional y eso sólo lo va a hacer la clase trabajadora. Por lo tanto, será la sociedad en conjunto la que lo pueda hacer y lo hará compatible con el cuidado del medio ambiente, pero para eso debe cambiar de mano el poder político”, dijo Fernández.

Con una ristra de ajos en una mano y un celular en la otra, César Vega, candidato por el Partido Ecologista Radical Intransigente, se opuso totalmente a la extracción de metales.

“Los chirimbolos chinos a los cuales estamos acostumbrados… Esto me costó exactamente 77 cabezas de ajos. El futuro de nuestro país está en producir ajo y no chirimbolos. La vocación de nuestro Uruguay es la pradera, es el paisaje, el campo, el agua, los pequeños pueblos y todavía no nos hemos dado cuenta”, indicó.

Pedro Bordaberry, candidato por el Partido Colorado, dijo que si se hace bien, la minería de metales puede ser compatible con otras actividades.
“Lo que hay que hacer es las cosas bien. Como se ha planteado con este proyecto de megaminería, no es compatible. Pero uno no sabe si el día de mañana, la técnica no avanza, si las cosas se pueden hacer de forma tal que no afecten”, apuntó Bordaberry.

Agregó que “nunca nos tenemos que cerrar a nada” y que cuando se planteó este proyecto, lo estudiaron “con el ánimo de decir vamos a hacerlo y no encontramos motivos suficientes para hacerlo”.