Por qué pagar más y por más tiempo el Fondo de Solidaridad

El presidente y el gerente general del Fondo de Solidaridad explicaron en No toquen nada los motivos que llevan a aumentar el costo de las cuotas y a extender su pago a más años.

Actualizado: 20 de octubre de 2015 | Por: Redacción 180

Por qué pagar más y por más tiempo el Fondo de Solidaridad

Adhoc/Nicolas Celaya

La Cámara de Diputados votó la semana pasada los artículos que modifican la duración y el monto a pagar del Fondo de Solidaridad. La ley de presupuesto propone un aumento en los años y en los montos de los aportes al Fondo de Solidaridad, pero duplica el mínimo de ingresos de los que deben aportar.

Por un lado, deja de existir el límite de aportar durante 25 años -o hasta la jubilación- y el límite pasa a ser los 70 años de edad.

“El tema de los 70 años lo vimos como una salida al sistema que en la ley actual no está contemplado. Hay gente que año a año tiene que ir a exonerar más allá de los 70 años, tenemos gente que con su edad avanzada tiene que hacerlo porque nunca se jubiló, porque nunca aportó y esta es una forma de salida del sistema”, explicó a No toquen nada el gerente del Fondo de Solidaridad, Enrique Miranda.

El impacto de mantener el sistema actual aportando por 25 años generaría que en 2020 se den 1.300 becas menos, porque ahí dejarían de aportar al Fondo los que empezaron a hacerlo en el 95’.

Por otro lado, se aumenta al doble el mínimo no imponible para no pagar el Fondo, que al día de hoy serían los que tienen un ingreso menor a 24 mil pesos. Esto beneficiaría a un 18% de los contribuyentes que hoy pagan y dejarían de hacerlo.  

Además, los primeros cinco años no se aporta lo cual Miranda entiende como “un alivio fiscal para los jóvenes profesionales con cinco primeros años de gracia, y los siguientes cinco de la mitad de lo que termina pagando en el resto del tiempo”.

En contra de las modificaciones el presidente del Colegio de Contadores, Jorge Bergalli, manifestó que "hay un error de cálculo importante”. Aseguró que aumentaría por lo menos un 10% los contribuyentes por el cambio de franjas y por la extensión de los plazos, y que el Fondo pasaría a recaudar casi un 50% más a partir de 2020.

Miranda, por su parte, dijo que Bergalli se equivoca y que no hay “ningún error de cálculo” y que los cambios lo que hacen es equilibrar por un lado con el aumento del mínimo no imponible y por otro con los que pagan por más tiempo.

El gerente del Fondo indicó que en caso de aprobarse, a partir del año que viene habría 2.500 profesionales que dejan de pagar porque siguen trabajando y tienen más de 70 años. 

“Esto tiene un costo, el financiamiento de esto se da con los cambios de alícuotas. No es un aumento de recaudación sino cubrir las mismas becas que se cubren hoy en día”, reafirmó Miranda.

Entre sus fundamentos, Miranda dijo que un profesional a los 57 años alcanza el punto máximo de ingresos, los cuales se mantienen casi constantes hasta la jubilación. “Por lo que cuando tienen mayores ingresos dejan de pagar en el sistema actual”.

“El otro fundamento es una demanda de becarios que es muy probable que aumenten y muchísimo”, añadió Miranda.

En 2006 el Fondo de Solidaridad otorgaba 4.100 becas y en el 2013 pasaron a ser 7.500; aumentaron un 82%.

De aprobarse este cambio en el sistema, pasaría a pagar lo mismo una persona con 25 mil pesos de ingreso que una con 200 mil; con una carrera de cinco años, pagarían alrededor de 11 mil pesos anuales, para uno es casi medio sueldo y para otro un 5%.

Sin embargo, Miranda explicó que de aplicar franjas como las del IRPF al Fondo “pasaría de ser una contribución como es ahora a ser un impuesto, ahí si cambiarían las reglas de juego”.

“Una de las primeras modificaciones propuestas por el Fondo fue teniendo en cuenta los ingresos y eso no tuvo viabilidad en el gobierno”, añadió Miranda.  

Noticias relacionadas