Los motivos del procesamiento y prisión de Figueredo

Se conocieron los motivos por los que la jueza Adriana de los Santos dispuso la prisión de Eugenio Figueredo por considerarlo autor de los delitos de estafa y lavado de activos.

Actualizado: 29 de Diciembre de 2015 | Por: Redacción 180

Los motivos del procesamiento y prisión de Figueredo

PABLO PORCIUNCULA / AFP

La sentencia de 22 carillas de la jueza decreta “el procesamiento y prisión de Figueredo por la comisión de un delito continuado de estaba en reiteración real con un delito continuado de lavado de activos, en calidad de autor”.

En el documento de los Santos recuerda la denuncia original de siete clubes y de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales que acusaban a la Conmebol y a Figueredo del “ocultamiento de ofertas de contrataciones en condiciones perjudiciales para las federaciones, clubes y jugadores”.

“Aportan información contable en la que surge una diferencia de dólares 72.720.000 en el balance 2011-12, referente a la Libertadores y de 33.450.000 en la Sudamericana.

El denunciante efectúa un detallado análisis de las cuestiones que considera relevantes, considerando una pérdida total de 68.000.000 entre 2011-14 entre lo ofertado por Global Sport y lo contratado por la Conmebol con la empresa T&T”, dice de los Santos en los considerandos.  

Según la denuncia “T&T adquiría los derechos a un precio inferior al que correspondía” y luego los cedía “a Fox Sports y Red Globo a un precio superior, beneficiándose ilegítimamente, entre otros Julio Grondona y Eugenio Figueredo”.

En la denuncia impulsada por Casal, redactada por sus abogados y presentada por los clubes y la Mutual, aseguran           que el secretario de Conmebol, el español Gorka Villar, hostigó a los clubes y a los presidentes que firmaron la denuncia.

“De la prueba reunida en la causa se desprende que Figueredo formando parte de un grupo organizado, desde que integró el Comité Ejecutivo de la Conmebol, en sus diferentes cargos, recibió abultadas sumas de dinero indebidas, provenientes de empresas dedicadas a la comercialización de derechos de televisación de los diferentes torneos de fútbol, recurriendo a estratagemas y engaños, en perjuicio de los clubes uruguayos y los futbolistas profesionales”, dice la jueza.

Según Figueredo el dinero era “para mantener el “statu quo” que imperaba en la Confederación desde hacía años y que se traducían en evitar que se presentaran nuevos oferentes y/o empresas para la comercialización de los derechos de televisación de los diferentes torneos”.

“Esas maniobras dolosas permitían la obtención de beneficios económicos indebidos que se traducían en cuantiosas ganancias personales”, agrega la sentencia.

Según dice el fallo, Figueredo contó que durante varias décadas no se registraron en los balances de la Institución las remuneraciones de los diferentes integrantes del Comité Ejecutivo de la Conmebol, así como de los presidentes de las diferentes asociaciones que conforman la Confederación.

Dijo Figueredo que las remuneraciones pasaron de 5.000 dólares a 10.000, luego a 15 y que alcanzaron 30.000 dólares sin viáticos. Ahora el presidente de la Conmebol cobra 40.000 dólares y los presidentes de las asociaciones que la conforman 20.000.

Pero además Figueredo percibía, como presidente de la Conmebol, 50.000 dólares mensuales “por los pagos indebidos que efectuaban las diferentes empresas” dice el fallo.  

“Asimismo admitió haber recibido de Full Play abultadas sumas de dinero por el mantenimiento de esos contratos, mencionando a modo de ejemplo que recibió una suma superior a 400.000 que fue la cantidad que recibieron cada uno de los presidentes de las asociaciones por la firma de contratos de derecho de televisación, asegurando de esa manera la continuidad de le empresa”, dice de los Santos.

Lavado de activos

La sentencia cuenta que “el dinero ilícitamente obtenido y que se confunde con fondos ilícitos como ocurre en la operativa de lavado de activos, mediante sociedades, lo invertía en el mercado inmobiliario, adquiriendo diversos inmuebles tanto en Montevideo como en Maldonado, o formando parte de emprendimientos principalmente de la empresa Weiss Sztryk Weiss, según sus dichos”.

Según la declaración de Figueredo “esos dineros ingresaban por dos vías, una mediante giros de Full Play por el banco Santander y que no estaban dirigidos a nombre de Figueredo sino que los destinatarios era la empresa constructora y eran retirados por estos, y la otra vía eran aportes en efectivo que efectuó para la construcción de un hotel y al compra de un terreno contiguo en el cual aproximadamente invirtió 3 millones, efectuando entregas que oscilaban entre los 150 mil y 250 mil dólares y que un integrante de dicha empresa se encargaba de ingresarla al mercado financiero. Terminada la obra tendría un 10% aproximadamente, lo que representa cuatro unidades o habitaciones en el hotel”.

Mientras, “los giros que recibía en efectivo era a través de casas de cambio”.

La imputación

La jueza decidió imputar “un delito continuado de estafa en reiteración real con un delito continuado de lavado de activos, en calidad de autor” para Figueredo.

Explica que  “actuando concertadamente con otros integrantes del Comité Ejecutivo de la Confederación, mediante estratagemas y engaños artificiosos obtuvo un beneficio económico injusto en detrimento de los intereses de los clubes y jugadores uruguayos”.

Agrega que con el dinero “obtenido ilícitamente, utilizando un entramado de empresas y sociedades creadas o adquiridas a estudios contables, las cuales estaban representadas por familiares o allegados, eran utilizadas para efectuar diferentes negocios y emprendimientos inmobiliarios, aumentando cada vez más su activo”.

Ante esto de los Santos decretó el “procesamiento y prisión” de Figueredo. 

Noticias relacionadas