Césped, cemento y madera

Los partidos jugados sobre el césped son una mera excusa para los verdaderos encuentros, los que deciden, disputados entre el cemento de la AUF y sobre la madera de los escritorios. Año a año, asistimos a un paulatino proceso de notarización* de nuestro fútbol.

Actualizado: 06 de Abril de 2016 | Por: Gomez

Césped, cemento y madera

Santiago Mazzarovich/adhocFotos.

Disputas por puntos, pedidos de suspensión a árbitros, solicitudes de cambio de cancha, revisión de habilitación de jugadores, Freddy Varela, pases puente, Daniel Osvaldo a la IASA, certificado de heterosexualidad de Nelson Spillman, timbres profesionales, bandeja de sándwiches secos sobre la mesa de la asamblea, Palma comiendo un plato de avena de su molino. AUF, Mesa Ejecutiva, Tribunal de Alzada, Consejo Ejecutivo Juvenil, Comisión de Árbitros, Consejo Ejecutivo de Fútbol Sala, Comisión Nacional de Fútbol Playa, Asesoría Jurídica, Jefatura Técnica de Desarrollo, Tribunal de Contiendas y ad infinitum. La ONU es un organismo primitivo y bananero al lado de nuestra Asociación Uruguaya de Fútbol, faro guía de la organización institucional.

Sin ir más lejos, la agenda futbolística de la semana pasada fue acaparada por la asamblea de clubes que definiría si el flamante Campeón del Siglo estaba habilitado o no para el partido del domingo frente a River. El pueblo uruguayo entero contenía la respiración esperando por el fallo definitivo del cónclave asociacionista. Daniel Banchero hasta hizo un Periscope**, el cual batió récords de audiencia, alcanzando niveles similares al Superbowl***. La resolución, negativa para Peñarol (aunque tal vez al final no), fue comunicada en la madrugada del sábado y el Uruguay retomaba su actividad habitual.

Pensemos en retrospectiva, ¿es probable que tengamos más recuerdos de sucesos políticos que estrictamente futbolísticos? Yo creo que sí. Piense usted, haga un conteo mental de eventos memorables y verifique cómo estas memorias, por leves y fugaces que sean, tienen lugar en el mundo de los escritorios, entre señores mayores gordos y de traje en vez de atletas corriendo sobre el verde césped. En la mayoría de los países ni saben dónde queda la sede asociacionista, los neutrales son prácticamente anónimos y los delegados de clubes grandes no son celebridades de las revistas del corazón. Uruguay, como siempre, es EJEMPLO en el mundo.

¿No sería el momento de que VTV (o VTV+ que, como indica su nombre, es aún mejor) incluya en su programación diaria un Pasión de Asambleas de la AUF? Un servidor cree que es lo que el pueblo uruguayo quiere. Nuestros niños ya no sueñan con hacerle un gol a Brasil en la final del mundo, sino con presentar un escrito en la Mesa Ejecutiva de la AUF capaz de poner el palo en alguna rueda del carro del tradicional adversario. ¿Ghiggia, mamá? ¡No! ¡Mi ídolo es el Dr. Navascués!

Así que tú, joven que todas las mañanas arma el bolso y se toma el ómnibus para ir a entrenar con la tercera de Cerrito, ¡deja ya ese hábito! En vez del bolso, arma el portafolio; en vez de una línea urbana que te deje en el Cerrito de la Victoria, una que lo haga en la calle Guayabos o en sus adyacencias. Y por último, anótate en la Facultad de Derecho, porque para triunfar en nuestro fútbol, más vale ser leguleyo que footballer.

* Proceso en el cual todo, hasta la vida misma, se transforma en una sucesión de escritos notariales. El sueño de Daniel Banchero y de la Asociación de Escribanos del Uruguay, la pesadilla de cualquiera.

** Aplicación para transmitir vía la red social Twitter.

*** El único evento deportivo del mundo donde lo más visto es el entretiempo.