“Pagar menos impuestos es una planificación sana”

Eduardo Zaidensztat, extitular de la Dirección General Impositiva (DGI) entre 2002 y 2007, dijo a No Toquen Nada que las tres empresas off shore de las que es director en Panamá son legales y pagan los impuestos. Además, sostuvo que el trabajo de los contadores es planificar lo más conveniente para las empresas o para los accionistas dentro del marco legal.

Actualizado: 27 de Abril de 2016 | Por: Redacción 180

“Pagar menos impuestos es una planificación sana”

Presidencia

El 15 de abril el semanario Brecha informó que Zaidensztat figura como director en tres empresas de Panamá. El dato es público,  se puede chequear en sitios web que permiten conocer a los titulares de estas empresas.

Zaidensztat es director de QUADRIAN PROPERTIES INC, creada en 2006, VAREX TRADING INC, creada el 3 de enero de 2007, ambas por el estudio Mossack & Fonseca, y COVHAA PROPERTIES LTD. INC, creada en 2013 por Morgan & Morgan.

Zaidensztat estuvo durante años al frente de la DGI, es cierto que la legislación y las reglas de juego cambiaron, pero ahora está vinculado a empresas que son cuestionadas éticamente por algunos profesionales porque, entre otras cosas, sirven para reducir el pago de impuestos.

El ex titular de DGI aclaró que él no es dueño de estas empresas. Su participación es únicamente como director, en algún caso desde octubre de 2014 y en otros desde marzo de 2015.

El dueño de la empresa es el accionista, gente que de repente no está formada o no tiene conocimientos. El accionista es el que se queda con la utilidad en los negocios que se hacen, esto es si compro algo por 100 y lo vendo en 150, gané 50. A eso se lo lleva el accionista. Yo soy simplemente un director y en sociedades del exterior solo participo en estas tres. Pido disculpas pero por secreto profesional no puedo hablar de las empresas. Lo que sí puedo decir, lo fundamental, en este caso y en general, es de dónde proviene el dinero y si la empresa paga impuestos. Entonces, si el dinero viene de manera lícita, actividades comerciales y de servicio, no hay problema en la persona jurídica a mi criterio. El segundo punto de vista que hay que analizar es si en caso de corresponder tiene que pagar tributos locales y si los hace o no. Las empresas que tienen actividades en territorio uruguayo o determinado tipo de rentas en el exterior, no importa si son uruguayas o panameñas, de Delaware o Nevada, tienen que pagar en Uruguay y lo importante es que lo hagan en forma, de la manera que corresponda. Los accionistas en estos casos son honorables, los conozco, la procedencia del dinero es más que lícita y las empresas pagan todos sus impuestos.

Las off shore, según los propios estudios que las hacen, ofrecen reducir al mínimo los impuestos, proteger activos, mantener la privacidad y limitar responsabilidades.

Los objetivos más nocivos son la evasión fiscal y lavado de activos, en este caso dos delitos. Pero en la reducción de impuestos también se puede cuestionar el punto de vista ético, no legal.

Zaidensztat no está de acuerdo con los cuestionamientos éticos a esto, cree que es parte del rol del contador.  

Uruguay tiene un criterio de renta territorial.  Eso significa que si yo tengo bienes en Uruguay, una casa, tengo que pagar impuestos porque está dentro del territorio uruguayo. Si yo a esa misma casa la tengo fuera, no tengo que pagar impuesto al patrimonio por ese activo. Entonces, hay solamente algunos tipos de renta que a partir del 2011 se pagan si están situados en el exterior. Pero del punto de vista de si paga menos impuestos, la respuesta es ‘no’, paga lo mismo que una persona física, la misma tasa. Si paga más impuestos que una persona jurídica local, en algunos casos, lo que es el impuesto a la renta. Pero es parte del trabajo que hacemos los contadores, los abogados tributaristas, dentro del marco legal planificar qué es lo más conveniente para la empresa o el accionista. Esto es como si un trabajador tiene que pagar IRPF, que se lo descuentan del sueldo. Hay veces que si se pasa por dos pesos cambia de tasa y tiene que pagar más. De repente tiene un amigo contador o un conocido contador y le pregunta qué puede hacer. La idiosincrasia del ser humano es dentro de la legalidad y el marco legal de un país pagar menos impuestos. Esa es una planificación sana, no es evasión, no es defraudación, está muy lejos de eso.        

La DGI anunció que está realizando controles a los estudios y personas mencionados en los Panama Papers para identificar evasores. Hay 40 inspectores y un grupo de inteligencia fiscal de cinco funcionarios trabajando.

Zaidensztat dijo que él haría lo mismo.

Lo mismo que dijo el director actual de DGI y el director de la Secretaría Anti Lavado, comparto su criterio, que alguien tenga una off shore no es malo, en principio. Es como que alguien tenga una sociedad anónima, una limitada o una SRL uruguaya. No tiene nada de malo. El tema es si el dinero viene de actividades ilícitas y también si no paga sus impuestos. Eso es lo que hay que mirar. Entonces, ¿hay muchas sociedades off shore en Uruguay? Sí, de Panamá y de diferentes orígenes. La DGI sale a controlarlas, me parece fantástico. Aquel contribuyente que está correcto y paga lo que tiene que pagar y no tiene ningún desvío, ‘señor, muchas gracias y a otra cosa’ y el que se porta mal tendrá las sanciones correspondientes.   

Panama Papers

Los Panama Papers son una filtración de documentos del estudio panameño Mossack & Fonseca, que fue entregada al diario alemán Süd deutsche Zeitung y al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Los documentos abarcan casi 40 años de trabajo interno de la firma panameña, desde 1977 hasta diciembre de 2015. Incluyen correos electrónicos, cuentas bancarias, bases de datos, pasaportes y registros de clientes del despacho, y revelan información oculta de 214.488 sociedades 'offshore' conectadas con más de 200 países.

En la desclasificación y análisis trabajaron 370 periodistas de 76 países.

Zaidensztat no fue mencionado en esta investigación, pero tiene una opinión

El mundo cambió entiendo que a partir de la caída de las Torres Gemelas del 2001, porque este tipo de sociedades, no es que la vendían los estudios contables o jurídicos, las vendían los propios bancos y hasta hoy en día en el sistema los países ricos del norte, estoy pensando en Estados Unidos, para dar un ejemplo, hablo del estado de Delaware o Nevada, venden sociedades off shore conceptualmente idénticas a las panameñas y tienen mayor cantidad de sociedades. Entonces, yo me pregunto por qué el mundo occidental, la OCDE cuando se reúne no ataca este tipo de sociedades americanas u holandesas. Me parece que hay que analizar las reglas de juego, que están hechas para que algunos jueguen con la mano y con el pie. Los países menos desarrollados, con mayor problema, tenemos problemas distintos porque nos imponen reglas. A mí me llama la atención que alguien extrajo un volumen de información y se pasó a los periodistas del mundo, violando la privacidad de la gente, porque en mi caso me siento mal, porque es mi trabajo, soy un profesional y eso no se tiene por qué saber. Está en la privacidad de las personas, hay un límite en lo que me parece que se debe hacer y se está haciendo. La OCDE dice que una persona que ejerce una función pública, durante ese periodo y los cinco años posteriores se mantiene alerta y hay que mirarlo, después se terminó. En mi caso yo llevo ocho.     

“República bananera” y el otro lado del mostrador

En la nota del semanario Brecha se menciona a la abogada Inés Perera, que también comparte directorio con Zaidensztat en las off shore panameñas. Además, el estudio Pereyra y Asociados funciona en el mismo edificio en el que está la oficina de Zaindesztat.

Perera fue la abogada de Guillermo Álvarez Muiño (dueño de La Pasiva) que fue sancionado por evasión fiscal durante la gestión de Ziadensztat.

Podría ser uno más entre tantos casos, pero no. Para el ex director fue un caso particular, que incluso le valió una denuncia por desacato porque al estar en desacuerdo con un fallo judicial dijo que esta era una “república bananera”. Eso le valió un procesamiento, que luego apeló y fue absuelto.   

Para Zaidensztat no sería ético ser socio de alguien que defraudó y este no es el caso.

En aquel momento hice declaraciones… me enojó mucho, hice comentarios por los que pedí disculpas al sistema judicial en el cual confío y me parece perfecto. Yo estaba en contra de una determinación que tomó un juez. Mi actuación la gente la conoce en este caso y en todos. Duermo tranquilo porque sé lo que es mi honestidad y lo qué hice. Manchar la honorabilidad de una abogada porque defendió –yo no recuerdo haberla recibido en DGI, porque además no es tributarista, es una abogada comercial– pero porque asesoraba a un contribuyente que tuvo su sanción no quiere decir nada para mí. Es distinto si yo sería socio de una persona que tuvo una defraudación tributaria y que fue procesada, no lo haría por un tema ético, pero legalmente no tengo incapacidad. Éticamente no lo haría nunca. Pero trabajar con un profesional o compartir un asado, no tiene nada de malo. Y lo hago no solo con esta abogada que es muy honorable, sino con amigos de toda la vida, que cuando estábamos sentados del otro lado, yo en DGI y ellos asesorando a un contribuyente y cada uno actuaba bajo su leal saber y entender y su responsabilidad.