Clima provocó pérdidas en mayoría de productores sojeros

La mayoría de los productores de soja de la última zafra tuvo pérdidas por un enero muy seco y las abundantes lluvias de abril que complicaron la cosecha.

Actualizado: 31 de Agosto de 2016 | Por: Redacción 180

Clima provocó pérdidas en mayoría de productores sojeros

Descarga de soja en el Puerto de Montevideo (Adhoc ©Javier Calvelo)

“Tuvimos un enero extremadamente seco. 45 días con temperaturas muy altas y humedades relativas muy bajas. Eso provocó una sequía muy fuerte a pesar de que teníamos pronósticos de verano lluvioso se dio totalmemnte lo inverso. Eso llevó a que perdiéramos muchísimo rendimiento”, dijo a No toquen nada Germán Bremermann, gerente comercial e integrante del Comité de Dirección de la empresa Erro, una de las principales exportadoras de soja del país.

“Después llovió la segunda quincena de febrero y marzo. Los cultivos se recuperaron algo pero la pérdida ya era muy importante. La frutilla en el postre fue cuando fuimos a comenzar a cosechar en los primeros días de abril tuvimos 25 días bajo agua. Algo pocas veces visto. Esto provocó pérdidas importantes de calidad”, agregó.

Esto derivó en que la cosecha no fue suficiente para cubrir los costos para la mayoría de los productores que trabajan en campos arrendados, que son dos tercios de la superficie sembrada.

Bremermann dijo que son muy pocos los casos de productores que lograron ganar dinero el último año con la producción de soja. Según su explicación, los casos que no terminaron en números rojos estarían vinculados a algunos territorios especialmente buenos -y que tuvieron buena suerte con el clima- pero, sobre todo, quienes producen sobre sus propios campos y no tienen costos de arrendamiento. Esta modalidad ocupa un tercio del área sembrada con soja en Uruguay.

“¿Quién puede haber ganado con la soja? El que estuvo en suelos muy buenos, que le llovió un poquito más y en la cosecha pudo cosechar más rápido que el resto y con campo propio”, resumió. “Te diría que en el 70% de los casos se perdió mucho dinero”, agregó Bremermann.

El alquiler de tierra ronda lo que se gana con 600 o 700 kilos de producción. Y el rendimiento promedio en el país se ubicó en los 1.800 o 1.900 kilos por hectárea. Pero en estas cifras hay diferencias con los indicadores del gobierno.

Según la Encuesta de Invierno de la Dirección de Estadísticas del Ministerio de Ganadería, el rendimiento promedio alcanzado por los cultivos de soja en Uruguay en la última zafra fue de 1.937 kilos por hectárea, en una superficie de 1.140.000 hectáreas.

Desde Erro Bremerman se dijo que el sector privado maneja una estimación distinta del área sembrada (1.250.000 hectáreas) en el último ciclo y que eso les hace estimar un rendimiento aún más bajo que el de la encuesta del Ministerio, más cerca de los 1.800 kilos por hectárea.

El empresario dijo que el rendimiento de equilibrio teniendo en cuenta los costos de alquiler de tierra y maquinaria, además de la compra de insumos, estaba en 2.500 o 2.600 kilos. “Si el promedio nacional anduvo en 1.900 o 1.800 no cambia demasiado. En resumen la pérdida del cultivo de soja fue muy importante”, afirmó.

De todos modos, no caería el área sembrada para la próxima zafra. A esta fecha, el año pasado se manejaba un precio de 310 dólares por tonelada en puerto (Nueva Palmira o Montevideo) y ahora el precio que se maneja es de 350 dólares. “Tenemos un 15 o 20% de recuperación en el precio y eso ayuda a que bajen los rendimientos de equilibrio y a su vez los costos han seguido bajando algo. Eso lleva no digo a que el país se vaya a inundar de soja como pasó hace tres años atrás, pero sí a que el área no siga cayendo”, sostuvo.