Los reclamos de la ARU y las respuestas del gobierno

Como es habitual, el cierre de la Expo Prado, organizada por la Asociación Rural del Uruguay, tuvo una dinámica de diálogo entre el presidente de la ARU y el ministro de Ganadería. Hubo reclamos por parte de Ricardo Reilly, presidente de la ARU, que fueron respondidos por el ministro Tabaré Aguerre.

Actualizado: 19 de Setiembre de 2016 | Por: Redacción 180

Los reclamos de la ARU y las respuestas del gobierno

Tabaré Aguerre/ Ricardo Reilly (Fotos: Adhoc ©Javier Calvelo)

El diálogo entre gobierno y Asociación Rural puede quedar más o menos de manifiesto en los discursos, pero es inevitable porque es tradición la presencia del ministro en estos actos y es tradición también que la ARU plantee sus reivindicaciones en esa instancia.

Uno de los pasajes más duros del discurso de Reilly fue cuando cuestionó la carga impositiva del sector agropecuario. “El incremento exponencial de los gravámenes a la tierra es determinante en esta coyuntura adversa que atraviesa la producción. El concepto central de la Reforma Tributaria del 2007 no fue respetado y así es que, actualmente, la acumulación de impuestos ciegos que no responden a la renta del negocio representan más de la mitad de los gravámenes que paga el sector, desestimulando la inversión productiva y, por lo tanto, afectando la generación de puestos de trabajo a lo largo y ancho del territorio nacional”, indicó Reilly.

Agregó que en su momento advirtieron contra el “invento” del ICIR, “que luego desembocó en la reimplantación del Impuesto al Patrimonio”. También, dijo que van tres años consecutivos de caída en la producción de terneros y de caída del stock bovino, y esto “atentaría contra toda la cadena productiva de la carne, pero la ideología primó sobre la sensatez y el pragmatismo”.

En su crítica también incluyó al Congreso de Intendentes por su acuerdo con el Poder Ejecutivo para aumentar el Impuesto al Patrimonio Rural, el ajuste fiscal de esta rendición de cuentas y el uso de las tarifas públicas como estrategia de recaudación

“Hace exactamente un año atrás, se nos dijo a toda la población que no se crearían nuevos impuestos, pero en la Ley de Presupuesto la Contribución Inmobiliaria Rural se vio incrementada en más de un 30%. Nuestros análisis no fueron contemplados, pues no nos asombremos cuando los resultados negativos están a la vista”, expresó el presidente de la ARU.

Reilly agregó que “las tarifas públicas no pueden ni deben ser utilizadas como medio de recaudación fiscal, y menos cuando se trata de un insumo clave para la generación del trabajo, y el desarrollo de los sectores productivos”.

Con ese panorama agregado de problemas importantes en los principales espacios productivos del agro, Reilly dijo que “los niveles actuales de endeudamiento son los más altos registrados en los últimos años, con una relación entre la deuda del sector y su producción bruta de casi 80%”.

“Esto se da en un contexto de disminución del Producto Bruto Agropecuario tanto en dólares como en volumen, lo cual agrava la situación, pensando en la capacidad de repago hacia el futuro. Así es que en primer lugar exhortamos a los productores, a ser cautos a la hora de seguir contrayendo deudas, y a las autoridades de gobierno, a prestar especial atención a este peligroso proceso de pérdida de rentabilidad, endeudamiento creciente, y deterioro en la capacidad de pago, de forma de no tener que lamentar episodios que en el pasado no tan lejano dejaron a varios actores por el camino, con cadenas de pago cortadas, y productores que se vieron obligados a abandonar el rubro”, añadió.

Una de las críticas directas del presidente de la ARU al gobierno fue en el tema de la falta de inversión en infraestructura, que aseguró que no se produjo por falta de dinero.

A su turno, el ministro de Ganadería reconoció que existen problemas y consecuencias por el rezago en la inversión en infraestructura, pero salió al cruce de las críticas.

“Nuestros desafíos en materia de infraestructura, vaya si hemos analizado de qué forma nos limitan. Pero también es cierto que hemos multiplicado por cuatro en los últimos diez años el volumen de producción. Es cierto que hubo recaudación, también es cierto que hubo una gran renuncia fiscal apuntando a que hubiera inversión en este país, verdadero motor del desarrollo. Este es un país en el cual históricamente se invirtió el 12% del PBI y en los últimos siete años en promedio se invirtió el 21,8%. Buena parte de esa inversión se hizo en el marco de la Ley de promoción de inversiones y buena parte de esa inversión explica el 45% del endeudamiento agropecuario, porque son represas, campos, caminos, cosechadoras”, comentó Aguerre.

En muy pocas palabras, Aguerre estaba contestando al tema de la infraestructura, pero también, en parte, a las críticas sobre la carga impositiva y sobre el endeudamiento que, según dijo, casi la mitad responde a inversiones en infraestructura con financiación a mediano y largo plazo y no a la lógica del endeudamiento como forma de subsistencia.

Era la séptima Expo Prado como ministro de Aguerre y ese no fue un elemento ausente en su discurso. Dijo que había repasado los seis anteriores y que no encontraba nada nuevo para decir, que incluso su hija lo criticó por aburrido. Al mismo tiempo pidió reconocimiento a su coherencia como ministro y también aprovechó para repasar lo que, según su relato, es una historia de reclamos por parte de la ARU seguida de logros por parte del gobierno.

“Cuando vine en 2010 se reclamaba por una trazabilidad que no funcionaba, y hoy funciona: para destacarnos en el mundo, para controlar que los procesos productivos a los cuales nos obligamos en los acuerdos internacionales se cumplan, para darnos la garantía a los que tienen vacas y a los que indirectamente dependen en un país que exporta vacas que las cosas se hagan conforme a la norma”, planteó el ministro. Además, mencionó que se reclamaba la exportación de ganado en pie y se batieron récords de exportación en ese rubro, manteniendo una producción de terneros estabilizada.

Aguerre matizó de esa forma la idea de una ganadería en caída que había planteado el presidente de la ARU.

Al final de su discurso Aguerre reclamó a la Asociación Rural, como lo había hecho en su primer discurso en el Prado, a ver la mitad del vaso lleno y cuestionó el fundamento de algunas de las críticas dirigidas al gobierno en el discurso de Reilly.

“Es fácil hacer el diagnóstico, lo difícil es discutirlo, concretarlo, implementar, sobre todo cuando tenemos un país que tiene algunas cosas que se critican como que fueran de hoy. La estructura del Estado no es producto de lo que se definió en los últimos años. La desinversión en materia de educación durante décadas no es problema de los últimos años solamente. Las jaurías de perros empezaron a aparecer cuando se eliminaron las perreras y fue en el 1996. Discutamos las cosas desde una perspectiva en la cual no nos sintamos que algunos son responsables de todo y el resto son los perjudicados”, finalizó diciendo Aguerre.

Noticias relacionadas