El BNS “hechizó” al público y la prensa de España

Tras su debut España el Ballet Nacional Sodre generó muy buena impresión en el público y la prensa.

Actualizado: 20 de Diciembre de 2016 | Por: Redacción 180

La actual gira incluye 15 funciones en los renombrados Gran Teatre del Liceu -Barcelona- y Teatros del Canal -Madrid-.

Esta es la primera vez que una compañía sudamericana actúa con todos sus integrantes en España. Hasta el momento se vendieron más de 14.000 entradas para el total de la gira.

El BNS está en el Gran Teatre del Liceu hasta el 20 de diciembre, momento en el que cambian de región y de título, para llegar a Madrid -Teatro Auditorio San Lorenzo del Escorial- el 23 de diciembre, con un programa variado que presenta Paquita -de Luis Ortigoza-, One and others -de Demis Volpi- y Sinfonietta -de Jirí Kylián-.

Luego, continuando en Madrid, en Teatros del Canal presentarán entre el 27 de diciembre y el 1° de enero Coppelia y del 4 al 8 de enero un programa variado con: Petite Mort -de Jirí Kylián-, Without Words –de Nacho Duato- y Sinfonietta –de Jirí Kylián-.

El País de Cataluña destacó a Coppelia como "dinámica, mágica, virtuosa y magistralmente interpretada".

"El cuerpo de baile del BNS hechizó al público por su disciplinado baile, su trabajo excelente de puntas y sus precisos y asombrosos giros y saltos. Las danzas de carácter como mazurcas, czardas, gigas y bolero imprimen una gran fuera y colorido. Unificar el estilo de más de setenta bailarinas en escena no habrá sido fácil para Julio Bocca, director de la compañía desde hace seis años, pero lo ha conseguido. ¡Bravo Julio! Destacó el excelente baile de la pareja protagonista en la noche del estreno encarnada por María Riccetto en el papel de Swanailda, virtuosa y con un mágica souplesse, y de Gustavo Carvalho, como un gallardo Franz. Sin embargo quien arrancó los aplausos más sentidos en el primer acto fue el español Ciro Tamayo, que cortó la respiración del espectador en la mazurca", agrega.

Por su parte, El Punt Avui marcó la "sorpresa" que generó la actuación del BNS en el Gran Teatre del Liceu la tarde del viernes. "Sorpresa en el sentido positivo ya que la compañía ofreció una Coppélia de diez", señala.

"El filósofo José Antonio Marina, hablaba de como los bailarines de ballet han de ejecutar movimientos técnicamente enrevesados con la apariencia de que es ‘soplar y hacer botellas’.  Y eso es lo que hicieron divinamente los bailarines del Sodre (…) Pienso tanto en María Riccetto, que bordó una Coppélia de gran carisma, realmente ‘bailada’ y vivida, llena de simpatía y generosidad, como Gustavo Carvalho, estaba exultante en el papel de Franz, con grandes saltos potentes y seguros.  La pareja protagonista del sábado Paula Penachio y Lucas Ernni no se quedaron atrás. Penachio con unos equilibrios para quedarse boquiabierto y Erni con una agilidad en los grandes saltos y en los giros asombroso", dice la crónica.