El trabajoso paso de Suárez por la escuela holandesa de fútbol

El sitio inglés Bleacher Report realizó un reportaje sobre los años que Luis Suárez jugó en Holanda, entre Groningen y Ajax. Destacaron las arduas negociaciones con Fonseca, en las que "volaron vasos", la impresión que dejó a los "ojeadores" que llegaron a Montevideo a buscar a Elías Figueroa y el progreso que consiguió en su juego gracias a la escuela holandesa.

Actualizado: 16 de Febrero de 2017 | Por: Redacción 180

El trabajoso paso de Suárez por la escuela holandesa de fútbol

Luis Suárez en Ajax (MARCEL VAN HOORN / ANP / AFP)

Cuando ganó su segunda Bota de Oro en 2016, Luis Suárez dijo al diario holandés De Telegraaf: “Holanda es el país donde más aprendí. Es una escuela de fútbol. Allí mejoré técnica y físicamente y me convertí en más ambicioso”.

En un artículo publicado este jueves por el sitio Bleacher Report, firmado por la periodista Priya Ramesh, repasan los años que Suárez pasó en Holanda, jugando en la temporada 2006/2007 en Groningen y entre la 2007/2008 y la 2010/2011 en Ajax.

Uno de los citados en el texto es Hans Nijland, director general del Groningen, que fue uno de los que viajó desde Holanda a Montevideo en junio de 2006 para buscar jóvenes talentos. Nijland contó que el principal objetivo era Elías Figueroa, que había impresionado a los "ojeadores" en las selecciones juveniles, y a quien fueron a ver jugar en un Liverpool vs River.

Henk Veldmate, que viajó con Nijland y hoy es jefe de ojeo en Ajax, dijo que no fue casualidad que terminaran comprando a Suárez. “Estábamos más enfocados en Figueroa pero ya conocíamos a Suarez desde antes de llegar porque nos lo había mencionado un agente en Holanda que tenía contactos en Uruguay”, contó.

Vieron al salteño en un Nacional vs Defensor, en el que el delantero impresionó marcando un golazo: recibió sobre la derecha y encaró hacia el medio, dejó a dos rivales por el camino y definió de zurda al segundo palo.

La nota agrega que a la semana siguiente se reunieron con Daniel Fonseca, representante de Suárez, pero éste les pidió 4.2 millones de euros por el pase, cuando éstos venían dispuestos a pagar un millón por Figueroa. La cifra era inalcanzable para Groningen, que acababa de construir su nuevo estadio.

Los emisarios volvieron a Holanda sin delantero y parecía que todo se caía, hasta que desde filas del salteño los contactaron: “¿podemos ir a Groningen el lunes a hablar sobre Suárez?”.

“Las negociaciones duraron tres días. Las discusiones se pusieron tan calientes que vasos y tazas volaron por el aire”, dijo Nijland a la televisión holandesa en su momento. El 12 de julio Groningen acordó el pase por 1,5 millones de euros. Nijland la describió como la negociación más loca en la que participó.

“Era muy individualista”

A la hoy estrella del Barcelona le costó asentarse en sus primeros partidos en Europa. Comenzó en el equipo Sub23. “No jugó bien a ese nivel y su único impacto fueron unos fouls terribles, por los que pudo ser expulsado”, dijo a Bleacher Report Wim Masker, periodista que cubre al Groningen desde hace años.

Su compañero de delantera en el equipo blanquiverde, Erik Nevland, dijo que al comienzo era difícil compartir la dupla con Suárez. “Luis era muy individualista, a veces era frustrante que hubiera tantas veces que pudiera tocar la pelota pero la hacía él solo”, dijo el atancante, que agregó que “luego de un tiempo aprendió cómo jugamos y me di cuenta que era un talento excepcional y podía hacer mucho por sí solo, así que adapté mi juego al suyo”.

Paradójicamente para quien lo ve jugar hoy en día, uno de los ojeadores, Veldmate, entendía que una de las carencias que tenía Suárez eran sus tiros al arco. En su primera temporada hizo 14 goles en 36 partidos y dio 7 asistencias.

En 2007, el delantero dijo en una entrevista con Voetbal International: “no puedo tirar bien. Debería ser mejor. Siempre quiero definir con el interior del pie, cuando así sale con menos fuerza. Soy joven y puedo aprender mucho, especialmente de Nevland”.

La escuela del fútbol mundial

Tras consagrarse en el primer equipo, el Ajax golpeó a la puerta pero el primer acercamiento encontró una rotunda negativa de Groningen. Pero cuando Suárez se enteró, se hizo escuchar. “Al día siguiente, Luis tocó a mi puerta. ‘Jefe, el año que viene seré jugador de Ajax. Me voy de Groningen”, contó Nijland en la nota. “¡No solo era un luchador en la cancha, sino también en mi oficina!”, añadió.

Ajax volvió con una oferta de 6.5 millones de euros pero Groningen fijó la ficha en 9.5 millones. El jugador, desesperado por hacer el pase, llevó el caso al comité arbitral de la asociación holandesa, argumentando que el club estaba bloqueando un pase que era objetivamente beneficioso para el jugador.

Suárez perdió el caso pero Ajax volvió con una oferta mayor y cerró el pase en ocho millones de euros. “Muchos hinchas estaban furiosos porque había prometido en una entrevista que se quedaría otro año”, dijo el periodista Wim Masker.

El paso fue crucial porque el futbol holandés es famoso por su aspecto cerebral, más que visceral. El artículo indica que Suárez no era conocido por su afán a entrenar. Si bien era súper profesional, el director general Nijland dijo que en su mente todo se basaba en el partido del domingo.

John Van’t Schip, parte del cuerpo técnico de Marco Van Basten en 2008-2009 en Ajax, coincidió. “Luis odiaba todo lo que fuera sin la pelota y se inspiraba en los partidos”, dijo. Sin embargo, había excepciones: mostraba un excepcional entusiasmo en los ejercicios de ataque. “Si era para definir al arco, lo podías despertar a la mitad de la noche igual”, añadió Van’t Schip en la nota.

El artículo termina diciendo que “Suárez es una combinación única de culturas futbolísticas: el talento y la espontaneidad sudamericana siendo refinadas y moduladas con las habilidades técnicas en la escuela de futbol más influyente de la historia del deporte”, y definen a Suárez como “ridículo y brillante”.

Ingrese aquí para leer el artículo completo en Bleacher Report.