Alas Uruguay: “Fue todo una fantasía”

"Los directores de Alas Uruguay no tenían capacidad para manejar una aerolínea y no permitían que el resto participara”, dijo a No Toquen Nada Oscar Fernández, que fue parte del consejo directivo de la asociación que gestionó Alas Uruguay y además trabajó como piloto en la empresa.

Actualizado: 20 de Marzo de 2017 | Por: Emiliano Zecca

Alas Uruguay: “Fue todo una fantasía”

alasuruguay.com.uy

“Ha sido una fantasía, lamentablemente, muchos dicen que esto es una crónica de una muerte anunciada. Pero se veía venir que así como estaba gestionada la empresa no iba a resultar”, dijo Fernández.

Fernández es el presidente de la Asociación Civil de Pilotos de Línea Aérea (el sindicato de pilotos), pero habló con No Toquen Nada en forma personal. Puso como ejemplo de “mala gestión” haber estado un año y medio sin volar, con tres aviones parados y 270 funcionarios cobrando, mientras esperaban la habilitación de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia).

“Había una plata que se quemaba todos los días, constantemente, sin poder vender pasajes. Muchísimo gasto, muchísima gente. Yo tengo que ser sincero, no le puedo echar todas las culpas a la Dinacia, no se hicieron las cosas como debieron desde un principio. Hay empresas para certificar empresas, que se dedican a eso. Estuvimos un año y medio para hacerlo, no era como algunos pensaban, y así se acumularon las cosas”, expresó.

Fernández es piloto desde hace 40 años. Estuvo en la Fuerza Aérea y entró a Pluna en 1994, antes de la asociación con Varig.

El piloto dijo que el proceso de negociación con el Fondo de Desarrollo (Fondes) fue liderado por el sindicato de funcionarios de tierra, con tres ex funcionarios de Pluna que se transformaron en los directores principales de Alas Uruguay. Estos eran Nicolás De los Santos, Sabrina Acevedo y el tercero era César Iroldi, que falleció.

Sabrina Acevedo estuvo más de 13 años en Pluna y fue dirigente sindical durante siete años. Era jefa de control de los call center externos y estaba en la sección venta y en las reprogramaciones de los vuelos. Por su parte, Nicolás de los Santos era Tripulante de Cabina de Pasajeros.

Alas Uruguay era una Sociedad Anónima (Dyrus S.A.), que a su vez estaba gestionada por la Asociación de Funcionarios y Trabajadores de Alas Uruguay (AFTAU).

Fernández integró el consejo directivo de AFTAU y contó que renunció al poco tiempo del cierre porque cuando pedía información sobre la empresa no la obtuvo.

Según Fernández, De los Santos y Acevedo tomaban decisiones por encima de todos, incluido el gerente general, Daniel Olmedo, que durante mucho tiempo fue director de la Dinacia.

“Hay que estar capacitado, uno por más voluntad que tenga… Yo no estoy capacitado para gestionar una aerolínea, por eso tampoco me pongo en esa posición. Lo que sí se descarta es que hubo terrible voluntad, pero con eso no alcanza. Te vas dando cuenta que la ola te sobrepasa y en lugar de contratar a gente que sepa, te va tapando la ola, cada vez más. Una de las cosas que siempre se reconoció es que no hubo una buena comunicación, había un gerente general, pero los que tomaban las decisiones eran los directores. Un CEO es el que toma las decisiones y después rinde cuentas al directorio, acá era al revés”, expresó.