Aguerre: denuncias de carne adulterada en Brasil no son una buena noticia para Uruguay

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, comentó este lunes el escándalo de la carne brasileña y dijo que no es una buena noticia ya que afectan la credibilidad del producto.

Actualizado: 21 de Marzo de 2017 | Por: Redacción 180

Aguerre: denuncias de carne adulterada en Brasil no son una buena noticia para Uruguay

Tabaré Aguerre (Adhoc ©Javier Calvelo)

“Lo que pasó en Brasil es por dos problemas. Fallaron los controles y hay un tema de corrupción muy grande. Eso no es una buena noticia. Uno puede decir que en Uruguay nos diferenciamos porque eso no nos puede pasar. Yo no creo que sea una buena noticia porque se afecta la credibilidad del producto. En general los consumidores del mundo después de decidir si comen pescado o comen carne, deciden si comen carne de Uruguay o de Brasil”, dijo Aguerre.

La Policía Federal brasileña dio a conocer la semana pasada una investigación de dos años llamada "Carne débil" que encontró pruebas de que empresas sobornaron a inspectores y políticos para pasar por alto prácticas como el procesamiento de carne podrida y el envío de exportaciones con trazas de salmonella. Las dos principales empresas involucradas son BRF y JBS (con presencia en Uruguay con un peso de 5% de la faena en lo que va del año).

La noticia llevó a la suspensión de las importaciones de carne brasileña en China y la Unión Europea, dos de los principales destinos del primer exportador mundial de carnes.

El ministro Aguerre comentó qué panorama se abre para Uruguay en este escenario.

“Posiciona a Uruguay de una forma muy diferenciada. La sanidad, la inocuidad, la trazabilidad, el control de procesos, la política de suelos, la política medioambiental, la política de agroquímicos. Todo eso junto nos va posicionando como un país que se diferencia en el mundo. Tiene que tomar ninguna medida adicional, tiene las normas muy claras y lo que tenemos es que seguir teniendo un mecanismo de control muy importante”, afirmó.

Las maniobras detectadas involucraban el uso de ácidos y otros productos químicos, en algunos casos cancerígenos, para disimular las características físicas del producto podrido y su olor, dijo Mauricio Moscardi, jefe de la Policía Federal de Brasil, en una rueda de prensa.

Otras prácticas fraudulentas eran cambiar las fechas vencimiento de los productos e inyectar agua a la carne para aumentar su peso. La policía sostiene que había evidencia de que las compañías falsificaron documentos para realizar exportaciones a Europa, China y Medio Oriente.

Según datos oficiales, Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en el segmento de cerdos, y las ventas externas de esos tres sectores representaron el año pasado el 7,2 % de ese comercio, con un total de 11.600 millones de dólares.

Noticias relacionadas