Adas Be Hamod, sopa libanesa de acelga y limón

Si nos importara el aspecto nutricional, esta sopa sería altamente recomendable. Pero en este espacio no se permiten ni perros ni nutricionistas. Acá nos mueve el sabor, y la presencia del cilantro y del jugo de limón transforma a una simple sopa de lentejas en algo inesperado.

Actualizado: 11 de Abril de 2017 | Por: Maximiliano Guerra

Adas Be Hamod, sopa libanesa de acelga y limón

Adas be hamod (Foto: Cecilia Niche)

INGREDIENTES (6 personas)

250 g de lentejas
2 cebollas
2 dientes de ajo
2 papas
5 hojas de acelga
Jugo de un limón

Sal

Pimienta

Comino

Un manojo de cilantro

Aceite de oliva o de girasol

1. Lave las lentejas. Puede usar la variedad que prefiera o tenga a mano: rojas, coral, amarillas, lentejones, etc...

Ponga 2 litros de agua en una olla junto a las lentejas. Hierva a fuego máximo, cuando las burbujas hagan acto de presencia baje el fuego al mínimo. Observe ese fascinante proceso durante 30 minutos. O aproveche ese tiempo para preparar el resto de los ingredientes.

2. Corte los tallos de la acelga. Puede desecharlos o picarlos y usarlos en la sopa. Esta última es una buena forma de aprovecharlos y no desperdiciar nada. Yo los tiro a la basura. La sopa queda mejor sin tallos y cocinar es mejor sin sentimiento de culpa.

Apile las hojas, enróllelas y realice cortes transversales. Esta técnica de corte se llama Chiffonade, pero no gana nada reteniendo el nombre. Lo importante es que surgirán varias tiritas de acelga. Puede usarlas tal cual o cortarlas a su vez a la mitad o incluso en cuatro. Yo me inclino por esto último, pero usted puede inclinarse hacia donde quiera.

3. Pique las cebollas y los dientes de ajo.
Se suele decir que esta es una sopa rústica. Cuando se habla de algo rústico pienso en el Pato Sosa y es difícil entender qué podría tener que ver el ex jugador del Atlético Madrid con una sopa libanesa, pero en gastronomía “rústico” es una especie de permiso para no ser meticuloso en el corte de los ingredientes. Algo paradójico porque si el Pato Sosa era meticuloso en algo era en los cortes, tanto en la mitad de la cancha como en su pelo.

Caliente un poco de aceite en una sartén a fuego bajo y saltee las cebollas y los ajos picados rústicamente. Agregue la mitad de las hojas de cilantro picadas. Apague el fuego.

Pique las papas en cubitos.

4. Agregue al agua con las lentejas la acelga, las papas y el sofrito de cebolla, ajo y cilantro.

Tape la olla y deje cocer a fuego bajo alrededor de 15 minutos.

Apague el fuego.

5. Este es el momento clave. Si prueba la sopa se va a sentir un poco decepcionado ante un panorama insípido, y es natural. Incluso puede insultarme, y es natural.

Todo va a cambiar al añadirle el jugo de un limón, la otra mitad de las hojas de cilantro picadas, una cucharadita de comino, una de pimienta y sal a discreción.

Ahora estamos hablando de otra cosa. El aroma y el sabor de esta receta le da otra dimensión a nuestra noción de sopa de lentejas. Y además es económica. El Pato Sosa estaría orgulloso.

Listo.

Las recetas dispersas, en Canal 180

Rissotto de hongos

Pasta, fútbol y tensión

Moussaka

Tabule

Noticias relacionadas