“La única solución para regular los drones es la educación”

Alejandro Ferrari, vocero de la Asociación Uruguaya de Drones, dijo en No toquen nada que es necesario que la población conozca los derechos y obligaciones que tienen los usuarios de drones, y opinó que la mejor forma de controlarlo es a través de la educación e información.

Actualizado: 17 de Abril de 2017 | Por: Redacción 180

“La única solución para regular los drones es la educación”

(CRISTINA QUICLER / AFP)

Ferrari dijo que la intención de la Asociación Uruguaya de Drones (AUD) es “estimular el buen uso” de los drones, entendiendo que “es una tecnología que llegó para quedarse”.

Desde la AUD plantearon a la Cámara de Comercio que en cada venta se exigiera una folletería que viniera junto a cada aparato y que explicara que existe una reglamentación vigente.

“A la gente le falta saber que en todo el territorio nacional podés volar drones pero con ciertas limitaciones: no podés subir por encima de los 120 metros, no podés estar dentro de zonas pobladas, lo tenés que tener siempre a la vista. Esa información no está. Si le querés comprar un dron a tu nene, un semi profesional, que puede costar entre 500 y 700 dólares, lo podría prender en el fondo de la casa o en cualquier zona urbana y está haciendo algo que está mal”, dijo Ferrari.

José Palermo, asesor de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia), dijo en marzo en No toquen nada que no había posibilidades de inspeccionar cada dron que se pusiera en vuelo. Al respecto, Ferrari dijo que desde la AUD plantearon que “la única solución real a corto plazo es la educación y formación”, y desalentó la aplicación de multas como forma de control.

Ferrari además es copropietario de la empresa Dédalo que realiza filmaciones con drones en eventos, y contó que les pasó en dos ocasiones que aparatos no autorizados se colaron en el acontecimiento: en la demolición del Cilindro y en la inauguración del Estadio de Peñarol.

En este último evento, la Policía “hizo algunas intervenciones y preguntó de quién era” pero al no haber una ley sobre el tema, cuando llegaron al juez “no se supo bien qué hacer”.

“Hay una reglamentación que dice que no podés volar pero no hay multas ni penas. Es muy complejo solucionar ese tema”, comentó Ferrari.

En Estados Unidos, la normativa obliga a los usuarios de drones a registrarlos online, sin importar si es un juguete o una herramienta de trabajo. La Dinacia estudió la posibilidad de bloquear a los drones que incumplan la normativa pero Ferrari explicó que no es posible hacerlo con un solo aparato, sino que se usa un bloqueador de frecuencias llamado jammer.

Estos se usaron, por ejemplo, en la asunción de Tabaré Vázquez por parte de delegaciones extranjeras. Presidencia había contratado un dron pero desistió al enterarse que se usarían jammers, decisión con la que Ferrari coincidió porque cuando un dron encuentra un jammer pierde el control y puede caer bruscamente el suelo.