Con un Parodi de lujo Hebraica se llevó el primero

Hebraica le ganó 89 a 76 a Aguada en la primera final de la Liga. A influjo de Luciano Parodi y con su perímetro en gran nivel, Macabi superó en todo a un rival que perdió la línea.

Actualizado: 10 de Mayo de 2017 | Por: Diego Muñoz

Con un Parodi de lujo Hebraica se llevó el primero

Javier Calvelo / adhocFotos

La serie de las finales de la Liga Uruguaya comenzó con una indiscutible victoria de Hebraica y Macabi sobre Aguada. Al final fue 89 a 76 pero pudo ser por mucho más. Las diferencias resultaron notorias entre los rivales, uno dedicado a jugar y otro a pelear.

La calidad de Luciano Parodi en la base, sobresalió dentro de un perímetro que rindió de maravillas. Parodi terminó con 26 puntos, Leandro García Morales con 21 y Michael Hicks con 20.

Impotente, Aguada se olvidó de lo que lo llevó a definir el título. Ni defendió bien ni atacó con criterio. Quedó claro cuando el técnico, Fernando Cabrera, pidió un tiempo y después de estar callado durante 40 segundos dijo: “Hagan lo que quieran muchachos, pero sepan que no es por acá”. Precipitado Gustavo Barrera, negado como pocas veces Jeremies Smith, los de Cabrera tomaron la equivocada decisión de llevar el partido a otro terreno. Con Miguel Barriola fuera de sí, buscaron ensuciar el desarrollo para acercarse. Tampoco lo consiguieron.

Desde el comienzo Macabi jugó mejor. Con Jimmy Boston como titular, el equipo consiguió consistencia en la pintura. Se fajó con Smith, capturó rebotes y aportó puntos.

El primer cuarto lo ganó Hebraica por seis y, si bien Aguada acortó en el cierre del segundo cuarto hasta irse al descanso dos abajo, Parodi hizo gala de todo su repertorio y liquidó el juego con robos, penetraciones y triples en el tercero. Fueron 12 puntos que consiguió el base en esos 10 minutos, clave para que el equipo tomara 18 puntos de ventaja.

En el último período Aguada buscó acercarse a pura pelea y discusión. La permisividad del arbitraje no colaboró para desalentar ese aspecto ya que permitió varios excesos.

El viernes jugarán el segundo partido en el Palacio Peñarol.