“Si la política te cambia y vos te creés el personaje, marchás al espiedo”

Entrevistado en Abran Cancha, el intendente Daniel Martínez destacó la profesionalización de la gestión en la comuna y las políticas que priorizan los problemas de los ciudadanos por encima de todo. Y señaló una debilidad: “los funcionarios que no entienden que tenemos el honor de trabajar para la gente y no la suerte de hacer lo que queremos”.

Actualizado: 15 de Mayo de 2017 | Por: Redacción 180

“Si la política te cambia y vos te creés el personaje, marchás al espiedo”

Daniel Martínez (Adhoc ©Javier Calvelo)

El intendente de Montevideo, Daniel Martínez, fue la entrevista central del programa Abran Cancha, de DelSol FM, este sábado.

“A los 14 años empecé a cuestionar un montón de cosas. Fue por un profesor blanco que me hizo ver que Artigas había sido traicionado por mucha gente. Cuando nace el Frente Amplio me adhiero al partido. Me pasé los 11 años de dictadura militando en la juventud sindical, trabajé en la clandestinidad”, recordó sobre el comienzo de su camino político.

Ante la consulta de si aún hoy era un “marxista puro y duro” dijo que reconoce y reivindica su forma de pensamiento y no reniega de ella. Afirmó que entiende que no existe socialismo sin democracia y que siempre cuestionó el stalinismo, ya que para él nada tiene que ver con el marxismo.

Criado en un hogar muy cristiano y contó que su madre se murió rezando por él para que no vaya al infierno por ser comunista.

Comentó que se decidió por la ingeniería porque era muy bueno en la materia. Su profesión la ejerció en un lapso en donde se cansó de la política. “Fuera de la familia, la ingeniería es la principal pasión de mi vida. Me fue muy bien en lo profesional y en el ámbito privado”, dijo Martínez.

Su retorno a la política se dio de la mano del presidente de la República. “Tabaré Vázquez me vino a buscar y me dijo: ´Daniel, necesito gente que sepa gestionar, ¿me das una mano?’ Ahí dejé la actividad privada y profesional, comencé en Ancap y acá estoy hoy”.

Sobre una posible precandidatura presidencial para las elecciones de 2019 comentó que no sabía si proyectaba esa idea. “Hay que enamorarse de lo que uno hace. Yo creo en la horizontalidad con la gente, eso es socialismo. La política para mí es servicio. Le tengo pánico a creérsela. En lo que yo creo que es lo correcto voy para adelante, eso implica hacer lo que uno cree”, dijo.

Los conductores del programa, Horacio Abadie y Leonardo Sanguinetti, le hicieron llegar algunas consultas de la audiencia. Uno de los reclamos fue la baja del boleto. “Si me consigues dos mil millones de pesos por año yo lo bajo encantado. La Intendencia pone plata, no saca. Estamos en eso, pero hay un problema, la venta de boletos baja un 5% año a año”, respondió.

En el cierre contestó un breve “ping pong”. Dijo que lo que más le gusta de Montevideo es su gente. Le dio seis puntos a su actual gestión y no rechaza la idea de volver a ser intendente de Montevideo. “Me enamoro de lo que hago y estoy enamorado de mi presente”, dijo.

El intendente, que se emocionó al recibir una llamada de su hija desde Estados Unidos, considera que lo mejor de la gestión del Frente Amplio es el hecho de gobernar para la gente y lo peor, sus luchas internas. “Ojalá haya muchos pingos”, fue la frase que dejó cuando se le preguntó si ya tenía candidatos para las internas del partido. Ante la interrogante de si el FA puede volver a ganar en las próximas elecciones dijo que por lo menos dejaría la vida para que sea así.