Diego Muñoz

Las banderas de Peñarol y la directiva de Nacional

Un hincha de Nacional tiene más de 30 banderas de Peñarol en su casa. Ese mismo hincha, que además trabaja en la seguridad del club, lleva una de las banderas y la muestra en la tribuna. La Policía sigue su rastro, descubre las banderas, las confisca y lleva al responsable ante la Justicia, que decide procesarlo sin prisión.

Actualizado: 27 de mayo de 2017 | Por: Diego Muñoz

En cualquier parte del mundo se destacaría lo que pasó, se resaltaría el hecho que se haya actuado rápido y bien. En Uruguay se discute.

¿Cuál sería la persecución que habría? ¿Dónde estaría la actitud reprobable? ¿Qué parte del sistema atacaría al club?

Es válido que Nacional intente que esto no lo erosione, pero de ahí a ponerse en víctima y prometer juicios a los medios que informaron del tema hay un trecho.

Esa última acción la adelantó el presidente, José Luis Rodríguez, quien calificó de “estúpida” la información de que las banderas antes de estar en la casa del hincha estuvieron en la sede de Nacional.

Habría que avisarle a Rodríguez que sus declaraciones no contribuyen a la calma. Más bien todo lo contrario. Como máxima figura de un club tan grande y popular como Nacional, el presidente debería medir sus palabras.

Rodríguez y quienes piensan como él, deberían saber que esa información que manejaron Subrayado y El Observador la confirma la fiscal Mónica Ferrero, quien en su vista fiscal señala que el hincha procesado dio una versión distinta a la que había dado ante la Policía, donde declaró que las banderas “estaban en los sótanos del Club Nacional de Fútbol” y que se las llevó para su casa luego de lo sucedido en Santa Lucía el 28 de setiembre de 2016, cuando hinchas de Nacional partieron de la sede y balearon a los hinchas de Peñarol que celebraban.

Es más, el propio Víctor Della Valle, asesor legal de Nacional en seguridad, lo reconoció el viernes por la mañana en radio Sport antes de que la Justicia se expidiera. En insólitas declaraciones Della Valle, quien en 2008 insultó a los gritos al ex árbitro Líber Prudente luego de la suspensión del partido Nacional-Villa Española, dijo que la directiva no podía saber qué guardaban los hinchas en el sótano. De modo que los dirigentes desconocen si hay gente que utiliza la sede para guardar banderas de Nacional, de Peñarol, trajes de murga, inmigrantes ilegales, contrabando de diamantes o un arsenal de guerra.

Nacional ha tomado medidas cada vez que se producen hechos de violencia. Eso es indiscutible. Pero buena parte de la directiva, compuesta por gente joven, con ganas, hinchas del club, parece no haber entendido todavía que su rol es bastante más importante que el de estar en la tribuna sosteniendo las banderas.



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.

Noticias relacionadas