Jorge Sarasola

Ocho conclusiones sobre las elecciones británicas

El torrente de críticas que están cayendo sobre Theresa May desde el propio Partido Conservador lo dice todo. Parece mentira que en abril Mrs. May era aplaudida por esos mismos parlamentarios cuando estaba 24 puntos por encima de Jeremy Corbyn y se dirigía a obtener una mayoría parlamentaria histórica. Pero en dos meses el Reino Unido ha dado un giro a la izquierda que nadie anticipó.

Actualizado: 09 de Junio de 2017 | Por: Jorge Sarasola

Mrs. May ya gozaba de una una mayoría parlamentaria y llamó a elecciones anticipadas con el objetivo de incrementarla con vistas a las duras negociaciones por el Brexit. A pesar de que los conservadores fueron el partido más votado (42.4%), no lograron alcanzar el número mágico: 326 escaños. No hay forma de disfrazar esto: las elecciones marcaron una rotunda derrota personal para la Primera Ministra. Su imagen ha sido destruida y su autoridad dentro del partido se evapora mientras escribo.

De todas formas, las malas noticias podrían haber sido peores. Una coalición informal con un partido norirlandés (DUP) le permitirá a los conservadores poder gobernar. Si el DUP hubiese rechazado la oferta, la posibilidad de un Primer Ministro Jeremy Corbyn habría aumentado. 

A continuación, destacamos las lecciones principales de esta campaña:

1 - El Reino Unido se convirtió en un país bipartidista

Los partidos menores – verdes, UKIP, partido nacional escocés, liberales demócratas – han colapsado en esta elección. Pasaron de representar el 29.2% de los votos en 2015 al 13.8% en esta ocasión. Tanto los laboristas por izquierda como los conservadores por derecha han estrujado a estos partidos para alcanzar una proporción del voto suculenta: 40% y 42.4% respectivamente. Mientras que los partidos tradicionales se ven en crisis en muchos países europeos (Francia por ejemplo), en el Reino Unido resurgen más fuertes que nunca.

2 - El funeral de UKIP

UKIP fue el partido que más sufrió el 8 de junio: su proporción del voto cayó del 12.6% al 1.8%. Su líder – Paul Nuttall – renunció este viernes. Recordemos que las iniciales de UKIP quieren decir “Partido por la Independencia del Reino Unido”. Este fue un partido creado con el único objetivo de lograr que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea, y efectivamente, fue uno de los motores principales detrás del Brexit. Luego de lograr su cometido, intentaron modelarse como una variante del ‘Front Nacional’ de Marine le Pen: en una campaña dominada por atentados terroristas, UKIP prometió prohibir que mujeres musulmanas se vistan con el burka y sugirió abrir campos de internación para sospechosos terroristas, estilo Guantánamo. Muchos se alegrarán que estas políticas antiliberales hayan sido rechazadas vehementemente por el pueblo británico. Hay solo una forma en que UKIP puede evitar la implosión definitiva: un regreso heroico de su carismático exlíder, Nigel Farage.

3 - El ganador de la noche: Jeremy ‘Jezza’ Corbyn

La campaña conservadora se focalizó en transformar la contienda en un concurso de popularidad entre Mrs. May y Mr. Corbyn, criticando virulentamente al líder laborista por su alegada incompetencia. Los tabloides de derecha tampoco le dieron tregua. El miércoles pasado, el ‘Daily Mail’ dedicó 13 páginas exclusivamente a atacarlo. En el editorial de otro tabloide, el ‘Daily Express’, se leía: “El programa de gobierno de Jeremy Corbyn traerá el caos de Venezuela al Reino Unido.” De todas formas, el estilo relajado, amigable y bonachón del veterano socialista logró revitalizar a la izquierda británica. Sus marchas multitudinarias al estilo de Bernie Sanders galvanizaron a la población que quería ver un cambio. Pero Mr. Corbyn no era denostado solo por sus oponentes, sino que también fue cuestionado por sus colegas: el año pasado el 75% de los parlamentarios laboristas firmaron una carta donde alegaban que su líder debería dar un paso al costado. Considerando que cuatro de cada diez personas votaron por él, resulta evidente que su liderazgo del laborismo es ahora incuestionable. El partido centrista de Tony Blair ha dado un vuelco radical a la izquierda.

4 - Adiós a la independencia escocesa

El Partido Nacional Escocés (SNP) fue otro de los grandes perdedores de la noche. Hace solo dos años lograron una hegemonía histórica consiguiendo 56 de 59 escaños – pero hoy se despertaron para ver esa mayoría reducida a 35. La interpretación es clara: el pueblo escocés castigó la obsesión de la Primera Ministra – Nicola Sturgeon – con conseguir la independencia (http://www.180.com.uy/articulo/67228_puede-escocia-volar-sola) Los críticos argumentan que el SNP pasa más tiempo debatiendo sobre la independencia que gobernando el país. Todo parece indicar que el sueño secesionista tendrá que esperar al menos otra generación.  

5 - El DUP: un aliado problemático

¿Quién es el DUP? Esta es la pregunta que muchos británicos con poco conocimiento de la política norirlandesa se están haciendo hoy. El DUP es el único de los partidos menores que tiene terreno en común con los conservadores, y por ende, los ayudarán a formar un gobierno a través de una coalición informal. La pregunta que queda latente es qué pedirá el DUP a cambio, ya que tiene las mejores cartas en la mano para negociar con los conservadores. También ha trascendido que el partido es famoso por mantener posiciones polémicas, como estar en contra del matrimonio igualitario, de la ley de aborto y también tienen un historial de mostrarse escépticos frente a la existencia del cambio climático (https://www.theguardian.com/politics/2017/jun/09/from-climate-denial-to-abortion-heres-six-dup-policies-you-should-know-about) Las coaliciones siempre son complejas, y los conservadores podrán arrepentirse de irse a la cama con un partido de ese talente.

6 - ‘Brexit means Brexit’

Los británicos votaron por salir de la Unión Europea hace ya más de un año, pero desde ese entonces, todo lo que ocurre en este país es analizado a través del prisma del Brexit, y esta elección no será la excepción. Una lectura sugiere que el rechazo hacia Mrs. May significa que el pueblo ha votado en contra de su versión del ‘Hard Brexit’, que aspiraba a cortar todos los lazos con Europa. Por otro lado, la performance de los partidos que hicieron campaña en una plataforma explícitamente antiBrexit – los liberales demócratas, los verdes, los nacionalistas escoceses – fue aún más pobre. No hay un mensaje claro, aparte de que el país continúa increíblemente dividido en este tema.

7 - La venganza juvenil

Los jóvenes (franja entre 18 y 25 años) en este país son comúnmente denigrados por ser el grupo demográfico que menos vota. Muchos jóvenes que no votaron en el referéndum por el Brexit vieron cómo su libertad de moverse y trabajar en Europa fue arrebatada de sus manos. No cometerían el mismo error dos veces: las encuestas iniciales sugieren que los jóvenes votaron en proporciones similares a otras bandas etarias (http://www.bbc.co.uk/news/election-2017-40217701) Pero fundamentalmente, votaron en casi dos tercios por Mr. Corbyn, y movilizaron un ejército de activistas en las semanas previas a la campaña. En esta sociedad tan polarizada, la edad es un indicador más confiable que la clase social para averiguar cómo votará cada individuo.

8 - Mujeres al poder

Por primera vez en la historia de este país habrá más de doscientas mujeres en la Cámara de los Comunes. Cómo se sugirió en otra columna, la política británica está repleta de líderes mujeres (http://www.180.com.uy/articulo/63179_la-politica-britanica-en-manos-femeninas)

En conclusión, los conservadores necesitan a Mrs. May para poder gobernar. Pero el consenso dentro del partido es claro en que ella ha volado muy cerca del sol y se ha quemado para bien. La precaria alianza entre los conservadores y el DUP implica que este gobierno será frágil e inestable. Por ende, existe la posibilidad de otra elección anticipada en el futuro cercano con un nuevo líder conservador. ¿Boris Johnson vs Jeremy Corbyn en 2018 quizás? Por la sanidad mental del pueblo británico, recemos que no. 



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.