Fondo de Solidaridad: según estudio, “el aporte es poco”

El monto que se cobra a los egresados de la Universidad de la República y la UTU por el Fondo de Solidaridad es un porcentaje menor de los ingresos adicionales que se logran por esa educación. Además, es un monto mucho más bajo que el costo de la carrera para la Universidad y lo que se cobra en las universidades privadas, según dijeron en No toquen nada las economistas Andrea Doneschi y Victoria Novas, autoras de varios estudios sobre la equidad y las alternativas de cobro del Fondo de Solidaridad.

Actualizado: 05 de Julio de 2017 | Por: Redacción 180

Fondo de Solidaridad: según estudio, “el aporte es poco”

Foto: Presidencia.gub.uy

Respecto a los costos de las carreras, con el aporte al Fondo como máximo se recupera el 7% de lo que costó una carrera en promedio. "Obtuvimos datos del costo de las carreras de la Universidad Católica y la ORT, incorporamos las becas, -sabemos que tienen muchas y el estudiante termina pagando un poco menos- y calculamos el aporte al Fondo durante la vida activa de las personas sobre el costo de estas carreras y nos da, como máximo -porque hay diferencias- un 17%”, dijo Victoria Novas en No toquen nada.

Las economistas señalaron que el cobro del Fondo tiene varias inequidades que surgen del análisis de los datos. Las mujeres pagan un porcentaje mayor de sus ingresos porque pagan lo mismo que los hombres a pesar de que en promedio tienen ingresos más bajos. También, hay diferencias según el momento de la vida de los contribuyentes y según las áreas de conocimiento, ya que hay algunas como medicina o ingeniería que tienen mayores ingresos que otras como el área social o los egresados de UTU.

De todas formas, Doneschi y Novas señalaron que el Fondo hizo un avance en materia de equidad con los cambios aprobados en la ley de presupuesto de 2015 aunque las inequidades persisten.

“La forma en que se cobra es discutible y cuando uno no cobra en función de los ingresos se generan inequidades, inevitablemente. El Fondo de Solidaridad tiene claro esto y buscó formas de mejorar la forma de cobrar -que fue el trabajo que hicimos nosotras- y lo reformuló de forma de aproximarse a los ingresos de las personas”, indicó Novas.

Añadió que en el presupuesto de 2015 el Fondo se reformuló y se empezó a cobrar de una forma distinta, que “trata de aproximarse muy tangencialmente a tratar de ser más equitativa”.

También, dijo que el análisis se puede complejizar al punto de llevarlo a cobrar en función de los ingresos, pero ahí entran otras consideraciones porque “ es una contribución especial, no un impuesto”.

Noticias relacionadas