Jorge Sarasola

La BBC bajo ataque

Una nueva regulación gubernamental que obligó a la BBC a publicar los sueldos de aquellos presentadores y periodistas que cobran más de 150.000 libras por año ha causado gran revuelo en Gran Bretaña.

Actualizado: 23 de Julio de 2017 | Por: Jorge Sarasola

Los periodistas, presentadores y locutores de la BBC habrán probado una cucharada de su propia medicina cuando se encontraron en el ojo de la tormenta el pasado miércoles, teniendo que responder las preguntas incisivas que ellos tienden a realizar. Es que por primera vez en su historia la prestigiosa ‘British Broadcasting Corporation’ hizo pública la lista de sus estrellas que cobran más de 150 mil libras por año (aproximadamente 16.250 dólares por mes). Esa cifra fue escogida por ser el sueldo de la Primer Ministra: ¿quienes en la BBC ganan más que Theresa May? Nada menos que 96 personas.

El top tres es encabezado por Chris Evans (presentador de un programa automovilístico en televisión y un programa radial) con cerca de 2.2 millones de libras (U$S 2.85 millones) por año, el ex-futbolista Gary Lineker y sus casi 1.75 millones de libras (U$S 2.27 millones) por ‘Match of the Day’ y Graham Norton con 850 mil libras (U$S 1.1 millones) por programas entrevistando a figuras del mundo del entretenimiento y show-business. La lista completa puede ser explorada aquí.

El modelo de financiación de la BBC es un tanto idiosincrático y merece ser explicado. En el Reino Unido cada casa que tenga una televisión debe pagar un impuesto llamado ‘TV licence fee’ que cuesta 147 libras por año (aproximadamente 190 dólares). El dinero recaudado es la mayor fuente de ingreso de la BBC, que gracias a este sistema tan singular puede operar sin vender publicidad. A cambio, el usuario tiene acceso a sus nueve canales de televisión nacional y sus once estaciones de radio, en vivo, streaming y formato podcast.

Es porque utiliza fondos públicos que el gobierno la obligó a revelar información sobre sus salarios. Pero como era de esperar, la reacción del público no tardó en ensañarse contra la antes venerada ‘beebie’.

En primer lugar, hubo gran indignación ante los desorbitantes montos que cobran muchos presentadores. La mayor ironía en relación a este tema es que la BBC - como multimedio periodístico - tuvo que cubrir la noticia de los salarios de sus propios empleados. En otras palabras, estos mismos presentadores o los colegas de estos presentadores se pasaron el día entrevistándose unos a otros en radio y televisión sobre si realmente merecen lo que cobran.

En el popular programa radial de BBC Radio 2 de Jeremy Vine, un radio-escucha llamó y le preguntó al conductor al aire si no se avergonzaba cuando recogía su cheque cada mes. El elocuente presentador titubeó y esquivó la pregunta diciendo que se sentía un afortunado de la vida (y razones no le faltan, cobra entre 650 y 700 mil libras por año). En otro programa, ‘Media Show’, se le preguntó al veterano locutor radial John Humphreys si merece las casi 600 mil libras (U$S 780.000) que cobra por año. Humphreys admitió que un cirujano o un bombero hacen un trabajo más importante que el suyo, pero que en una economía de libre mercado los salarios funcionan así.

La respuesta de los directores de la BBC es similar: para que el gran multimedio continúe en la vanguardia del periodismo y el entretenimiento, y pueda competir contra otros conglomerados como Sky o ITV, debe pagarle a sus empleados más talentosos lo suficiente para que los medios privados no los atraigan. Este punto - arguyen ellos - es aún más relevante en la era de Netflix y Amazon.

La segunda gran crítica que ha puesto a las autoridades de la BBC contra las cuerdas es la alarmante disparidad entre los sueldos de mujeres y hombres. Sólo un tercio de las 96 figuras en la lista son mujeres. En el top 12 de mejores pagados aparecen solo dos: Claudia Winkleman y Alex Jones. No solo eso, sino que presentadores hombres con una función muy similar a la de sus colegas del sexo opuesto parecen cobrar significativamente más.

La parlamentaria laborista, Harriet Harman, quien ostenta el record de ser la mujer con más años sirviendo en el parlamento, habló de una clara discriminación y que la corporación debería cambiar sus prácticas. La Primer Ministra, Theresa May, también acusó a la BBC de pagarle menos a las mujeres que a los hombres en una entrevista con la radio LBC.

Según reporta el Guardian, los agentes de un grupo de estrellas femeninas podrían estar preparando un pedido de aumento, mientras que algunas firmas de abogados han explicado que la BBC podría recibir denuncias por discriminación sexual. Ya han habido sugerencias informales de que algunos presentadores hombres verían un recorte en su salario para aplacar las críticas.

Como se profundizó en una columna anterior, ha habido gran tensión entre el gobierno de David Cameron y la BBC el año pasado. Algunas voces han sugerido que los conservadores podrían haber obligado al multimedio a tomar esta decisión para ponerlo a contramano de la opinión pública. Por otro lado, fuentes gubernamentales aseguran que esta medida fue motivada solamente con el objetivo de fomentar la transparencia en el uso de fondos públicos.

En un ambiente tan caldeado, vale recordar que un país entero resintiendo a una institución caracterizada por su calidad periodística puede transformarse en un cóctel muy peligroso. 



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.