La cineasta chilena que modificó la ley para personas con discapacidad

La directora de cine chilena Maite Alberdi creó junto a 40 organizaciones sociales una web para que las personas con discapacidad intelectual puedan acceder al mercado laboral y, además, logró modificar la ley de su país para que se iguale la condición de trabajadores de las personas con discapacidad con aquellos que no lo son.

Actualizado: 04 de Agosto de 2017 | Por: Emiliano Zecca

La cineasta chilena que modificó la ley para personas con discapacidad

Foto: difusión (Todos los derechos reservados)

Un cambio a la ley chilena y un portal para mejorar el acceso al trabajo de las personas con discapacidad. Todo pasó mientras Maite Alberdi rodaba su documental “Los niños”, sobre un grupo de adultos con Síndrome de Down que llevan 40 años asistiendo al mismo colegio y que muestra su lucha por conseguir un mejor trabajo, ser independientes, ganar dinero como cualquier persona, poder casarse, aprender a cuidarse solos y, sobre todo, que a sus 50 años dejen de verlos como niños.

El documental recorre la intimidad de ellos y sus familias desde el humor. No lo hace desde la caridad, la lástima o la tristeza e igual logra mostrar el problema.

El título de la película es totalmente irónico y el punto de vista desde el que quería contar las historias es que la expectativa de vida de estas personas cambió, antes era de 25 años y hoy es de 60, sus padres no pensaron que iban a sobrevivir, los criaron de manera muy dependiente y la sociedad y el gobierno tampoco. Esta es una generación limbo a la que se la sigue infantilizando. Entonces, a mí me interesó trabajar la diversidad. Lo que yo aprendí haciendo la película fue que si bien ellos tienen Síndrome de Down, ellos no tienen ninguna característica común aparte de eso. Sus sueños son diferentes y todos son iguales de importantes. Yo tenía que empatizar con eso y la película lo muestra desde el humor, porque si bien sus historias son dramáticas, su cotidiano es muy gracioso también y les pasan cosas que nos permiten empatizar con ellos. Uno como público se acerca y se conecta rápido con ellos a través de eso.

Hay una barrera familiar también a la que se enfrentan...

Había algo bien complejo porque yo filmé la película cuando ellos empezaron un programa de adultez consciente, entonces, lo que pretendían las psicólogas era posicionarlos para la vida adulta y empoderarlos. Pero eso estaba en contra de lo que se promovía en sus casa y era frustrante para ellos. La película retrata esa frustración y yo como directora también lo viví. Pero con el paso del tiempo entendí que son papás que cuando nacieron sus hijos no tenían escuelas especiales, que no salían personas con Síndrome de Down a las calles, que era otro contexto social diferente al que tenemos hoy. Son papás que tienen 95 años, a los que no se les puedes pedir que cambien su forma de crianza, entonces ves la frustración, pero la entiendes.

La ley y la “barrera social”

A partir de esa frustración que relata Alberdi nacieron algunas iniciativas. La primera fue una modificación a la ley de trabajo chilena, que trataba a las personas con discapacidad como sujetos de caridad y permitía que se les pague menos, un salario testimonial por su trabajo.

Yo veía a Ricardo, que era uno de los personajes que efectivamente trabajaba, que es súper inteligente, con capacidades increíbles para muchas cosas y trabajaba todo el día, pero le pagaban 10 dólares mensuales, que era como un sueldo simbólico. Él no entendía por qué pasaba eso y las empresas abusaban. Yo tampoco sabía hasta ese momento que la ley de Trabajo en Chile tenía un artículo, el 16, que decía que las personas con discapacidad intelectual podían cobrar menos del sueldo mínimo. Ese era un artículo aberrante que no todo el mundo sabía y que hacía que se entendiera a los discapacitados como un sujeto de caridad y no como un sujeto de derecho. Eso era lo más grave y a partir de eso hicimos una campaña para tratar de derogar ese artículo y que se les pague el sueldo mínimo. Trabajamos con la red Incluye, con ellos hicimos una campaña comunicacional para derogar el artículo en el Congreso, hicimos mucha prensa, videos y hace dos meses se derogó ese artículo. Ahora las empresas tienen que contratar a personas con discapacidad y pagarles el sueldo mínimo.

Chile aprobó la ley que “Incentiva la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral” el 15 de junio y en ella están incluidos públicos y privados. “Las empresas de 100 o más trabajadores deberán contratar o mantener contratados, según corresponda, al menos el 1% de personas con discapacidad o que sean asignatarias de una pensión de invalidez de cualquier régimen previsional, en relación al total de sus trabajadores”, es lo que estableció.

Pero más allá de la ley, la barrera más importante es la social, según Alberdi.

Si tu los pones en la cocina a los protagonistas del documental, son capaces de desenvolverse muy bien. A mí me pones en una cocina con ellos y no tengo idea de las cosas que saben hacer. Lo que más les cuesta es cuando se ven enfrentados a vender. Hay una escena en la película en la que van a vender y nadie les abre la puerta. También me tocó ir a promocionar la película con ellos a los cines y cuando repartíamos folletos a mí me los recibían y a ellos no, los dejaban con el brazo estirado. Entonces, puedes tener leyes como estas, que todo evolucione, pero no sacamos nada si no se cambia la mentalidad. Ricardo ahora trabaja en un supermercado, está muy contento, pero el otro día tuvo un problema porque demoró un poco en pesar algo y un señor le dijo que era un estúpido. Vino el jefe y los empleados, lo defendieron, pero si la gente no entiende que quizás él se va a demorar un poco más en atenderte, no sacamos nada con la ley. Esta es la principal dificultad a la que están enfrentados más allá de lo que yo vi mientras rodaba el documental.

El portal que incluye

Para facilitar la aplicación de la ley chilena, se creó el portal IncluyEmpleo, que funciona como una bolsa de trabajo, que acompaña las nuevas condiciones de acceso al trabajo para personas con discapacidad intelectual.

Alberdi contó que le mostraron el documental a varios empresarios y ya hay 50 empresas inscritas en esta bolsa de trabajo.

Si el área es gastronomía se marca si sabe cocinar, qué sabe cocinar, si fue al colegio o no, qué estudio tiene. Con la película organizamos varias funciones en las que invitamos a los empresarios, les mostramos el portal y la película para que salieran movilizados. A esto lo seguimos haciendo todavía y la red es la que se preocupa por seguir contactando a las empresas.

Qué pasa en Uruguay

La situación chilena es diferente a la uruguaya, donde por ley se definió que un 4% de las vacantes del sector público deben llenarse con personas en situación de discapacidad. Además, ahora hay un proyecto de ley que fue aprobado en Diputados para dar cumplimiento a la sugerencia de la Organización Internacional del Trabajo de trasladar el régimen al sector privado.

“Las empresas privadas, en cuyas planillas de trabajo revisten 25 (veinticinco) o más trabajadores, deberán emplear a personas con discapacidad, en un porcentaje mínimo del 4% (cuatro por ciento) de la totalidad de sus trabajadores en todo nuevo ingreso que se genere a partir de la presente ley, de acuerdo con lo establecido por el artículo 49 de la Ley Nº 18.651, de 19 de febrero de 2010, referente a la certificación de la discapacidad”, dice la ley que se aprobó en Diputados.

Además, con respecto a las personas con discapacidad intelectual dice que podrán contar con “el empleo con apoyo”, que “consistirá fundamentalmente en un conjunto de servicios y acciones centradas en la persona, fundamentalmente individualizadas, para que la persona con discapacidad y con especiales dificultades pueda acceder, mantenerse y promocionarse en una empresa ordinaria en el mercado de trabajo abierto, con el apoyo de profesionales y otros tipos de apoyos, realizando las modificaciones necesarias en la tarea y evaluación del rendimiento de la persona con discapacidad mental”.

También se crea la figura del “Operador Laboral”, que se “compromete con la persona con discapacidad proporcionándole un apoyo constante hasta que pueda trabajar independientemente” y cada empresa debe generar las condiciones de accesibilidad adecuadas en el puesto de trabajo.

“Los niños”, salas y horarios

La película se puede ver hasta el domingo en la sala B del Auditorio Nelly Goitiño del Sodre, a las 17 horas.

Además, en Cinemateca hasta el miércoles 2 de agosto a las 19.30 horas y desde el viernes 4 al miércoles 9 de agosto a las 21.40 horas.