Tato López

Muzungu blues. Diario de viaje por África

Viajar puede ser un acercamiento crítico a la larga jornada del ser humano; un intento por entender las relaciones de dependencia entre regiones y sus conflictos. Es una oportunidad de enriquecer lo parcial en busca de lo total. Viajar es abrir la puerta del conocimiento.

Actualizado: 09 de Agosto de 2017 | Por: Tato López

Muzungu blues es un diario de viaje. En él relato una parte de lo que me tocó vivir en un periplo de seis meses que realicé, por tierra y mochila a la espalda, desde Kenia hasta Sudáfrica, pasando por Uganda, Ruanda, Tanzania, Malaui, Zambia, Botsuana, Zimbabue, Mozambique y el reino de Suazilandia.

Muzungu, que no tiene nada de despectivo, es como en gran parte de África se llama al hombre blanco.

En algunas culturas africanas, como la del pueblo soninké, una comunidad transfronteriza entre Mauritania, Senegal y Malí, el viaje es un acto iniciático. Una persona se convierte en adulta cuando se aleja de la comodidad y los cuidados de su familia y descubre las realidades de otros mundos. Para ellos, marcharse es adquirir más experiencia, y volver es enriquecer con lo aprendido al grupo al que se pertenece.

En la breve noche humana, los caminantes iniciados en los secretos del mundo son quienes encienden los faros. Y en el andar, único e irrepetible, lo que sus ojos descubren es lo que su alma buscaba.

 

(Adelanto del nuevo libro de Tato López)



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.