Ganado en pie: el debate que levantó la temperatura de la Expo Prado

La exportación de ganado en pie desde Uruguay fue uno de los debates que ganó la agenda pública de la Expo Prado 2017.

Actualizado: 15 de Setiembre de 2017 | Por: Redacción 180

Ganado en pie: el debate que levantó la temperatura de la Expo Prado

adhoc©Nicolas Rodriguez

El debate se instaló y generó intercambio de argumentos técnicos que sirven para visualizar beneficios, perjuicios y riesgos de una herramienta histórica y polémica de la cadena cárnica uruguaya. Turquía -como principal comprador del ganado uruguayo en los últimos años- aparece en el centro del análisis que advierte sobre los riesgos de aprovechar, sin precauciones, la actual coyuntura de buenos precios para embarcar terneros.

Un informe elaborado por CPA Ferrere, a solicitud de la la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) y Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (ADIFU) generó reacciones en los productores ganadores. 

Las diferencias radican en que la industria cárnica ve la exportación en pie como un factor que perjudica su situación porque eleva el precio del ganado y evita que animales criados en Uruguay pasen por la fase final de engorde y la industrial de agregado de valor. Desde el sector ganadero se ve esta posibilidad como una herramienta contra el poder de mercado de los frigoríficos para manejar los precios que se pagan por el ganado.

En Uruguay la industria frigorífica tiene niveles de concentración considerables con 24 frigoríficos que controlan el 90% del negocio y si se considera a los dos grupos bresileños que controlan varios de los principales establecimientos de faena su cuota de mercado ronda el 40%.

El tema llegó al punto de que Pablo Zerbino, presidente de la Asociación Rural, calificara el informe como un “manotazo de ahogado” de la industria frigorífica que, según él, “están experimentando un problema de costos” y busca “conseguir oxígeno de alguna forma”.

Dentro de la reacción, también se generó un informe técnico -aún en elaboración, pero con datos que fueron difundidos públicamente- por parte de la consultora APEA. Ese informe puso en debate una de las conclusiones del informe de CPA, básicamente que en el acumulado de los últimos nueve años la cadena cárnica se perdió de generar 480 millones de dólares a causa de la exportación de un millón y medio de cabezas de ganado en pie. La razón, según el informe de CPA, es que  estos animales no pasaron por el engorde final en nuestros campos ni por los frigoríficos uruguayos.

Según APEA, en informe a pedido de la Asociación Rural, la exportación de ganado en pie en los últimos años fortaleció la eficiencia de la producción ganadera y de los criadores de ganado en particular. Esta herramienta permitió vender terneros a mejores precios, liberó hectáreas y con eso generó una aceleración en el aumento de las vacas de cría. Incluso el aumento de la cantidad de vacas de cría fue, según APEA, superior al necesario para compensar las pérdidas de valor agregado por salida de ganado sin faenar del país.

Desde CPA, el economista Gabriel Oddone reconoció la validez de los apuntes hechos desde APEA y desde ambas consultoras se celebró que se dé el debate con buena información e intercambio de argumentos con solidez técnica.

Entrevistados en No toquen nada los economistas Oddone y Alfonso Capurro, de CPA, señalaron que la exportación de ganado en pie es una herramienta útil para la cadena cárnica uruguaya pero presenta algunos riesgos a futuro en el actual contexto, con algunos desafíos y riesgos que quizá no están siendo tomados en cuenta por algunos actores. 

"La exportación de ganado en pie opera como un precio testigo para la fase más débil de la cadena. Lo que pone es un precio que mitiga los efectos o los riesgos que hay asociados a una fase industrial final que pueda estar concentrada. El tema es que en los últimos años hemos asistido a una política de Turquía, que es el principal destino de la exportación de ganado en pie uruguayo, que uno podría tomarla como extraña, o por lo menos no necesariamente sostenible a lo largo del tiempo", explicó Oddone.

Según el informe de CPA Turquía es un caso particular en el contexto mundial del negocio del ganado en pie y la participación del ganado uruguayo en este caso es alta.

"Turquía es un caso extraño al cual Uruguay le destina la mitad de las exportaciones y a su vez Uruguay en las importaciones turcas también juega un papel relevante, el año pasado fue el 30% y el anterior fue el 42%. Lo mires por el lado de importador turco o uruguayo presenta una concentración a un mercado que está practicando una política distinta al del resto de los importadores de ganado en pie. Además es un país que la OMC tiene abiertas demandas precisamente por este tipo de políticas en los rubros alimentarios donde presumiblemente lo que Turquía está haciendo es tratar de crear un rodeo, tratar de fortalecer su fase primaria, porque protege la industria y porque además seguramente tiene razones de naturaleza geopolítica y razones vinculadas a seguridad alimentaria", explicó.

Oddone explicó que es lógico que la demanda de Turquía haya hecho muy atractiva en los últimos años la exportación de ganado en pie, pero que no se debería perder de vista los riesgos que implica esta situación para la cadena cárnica uruguaya.

"Una reacción de mercado a una búsqueda de economía de escala y por lo tanto una mayor concentración de la industria, o que la industria, como lo ha estado haciendo, buscar incursionar en la fase ganadera previa, de manera tal de abastecerse y evitar estos riesgos. Lo que podías tener al final del día sería una industria más concentrada en un contexto en el cual el ganado está aumentando, por lo cual podíamos enfrentarnos eventualmente en cinco años a que tenga una industria más concentrada contra un stock ganadero elevado producto de las señales de precios que vienen dadas con un origen espurio. Resultado: lo que hoy es beneficioso y que es naturalmente muy atractio podría constituirse en unproblema, y eso es lo que el informe", dijo Oddone.