Peñarol se luce ante un Fénix deplorable

Peñarol le ganó a Fénix 3-0 en un partido que dominó de principio a fin. Los goles fueron de Lucas Viatri, Fabricio Formiliano y Diego Rossi.

Actualizado: 07 de Octubre de 2017 | Por: Redacción 180

Peñarol se luce ante un Fénix deplorable

adhoc©Javier Calvelo

Peñarol está liberado, decidido, pleno. El equipo se siente mejor que nunca después de la victoria clásica. Luce confiado de sus virtudes, sin temores ante sus defectos. 

Y si encima tiene un rival inclasificable como lo fue Fénix todo se hace más fácil.

No hubo otro equipo en el Campeón del Siglo que Peñarol. Con Gaston Rodríguez y Guzmán Pereira de titulares y una marcada vocación ofensiva desde el instante inicial, los de Ramos arrollaron a la visita. 

No había pasado un minuto que ya tuvo un penal por mano de Raúl Ferro. Pero Viatri remató demasiado al medio y el arquero lo atajó. Parecía que el argentino no podía romper la mala racha hasta que marcó el primero de cabeza y, como el equipo, también se liberó. 

El gol llegó como consecuencia de la abrumadora superioridad. Fénix no pasaba la mitad de la cancha, ni hablar rematar al arco. La pelota la controlaba el siempre fino Walter Gargano, pasaba por los pies de sus compañeros y llegaba al arco rival. Por arriba y por abajo, el Carbonero atacó hasta que encontró. 

Lejos de conformarse con el 1 a 0 y amparado en las flaquezas defensivas de Fénix apretó el acelerador y fue por más. A los de Ferrín los desbordaban por los costados y le entraban por el medio, por lo que la única oposición era la del correcto Denis.

El segundo gol lo anotó Formiliano. Tras un desborde por derecha y otro cabezazo, la pelota le quedó servida al ex Danubio. 

En ese momento se pudo terminar el partido. Nadie iba a reclamar nada. Peñarol tenía lo suyo y Fénix al menos evitaba el resto del tormento. 

En el comienzo del segundo tiempo llegó el tercero de Rossi. 

Como quien toma de un tenedor libre todo lo que quiere y después se reclina, el Carbonero se sintió conforme. 

Entonces ahí sí se terminó el partido. Tan decpecionante como toda la noche, Fénix lo agradeció.