Nadie quiere conocer la “cara fea” de la herencia familiar

El escritor Javier Cercas estuvo en Uruguay para presentar su último libro El monarca de las sombras, que tiene como personaje central a su tío abuelo, un joven franquista que murió peleando en la guerra civil española.

Actualizado: 15 de Octubre de 2017 | Por: Redacción 180

Nadie quiere conocer la “cara fea” de la herencia familiar

Javier Cercas (DelSol)

Cercas nació en Ibahernando, un pequeño poblado español de la provincia de Cáceres, en la comunidad autónoma de Extremadura. Luego, siendo muy pequeño se fue a vivir a Gerona, en Catalunya. Es escritor, traductor, periodista y licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Barcelona. “Nunca dejé de ser de Ibahernando, yo tengo varias patrias, Gerona también lo es. Yo detesto la palabra patria, se han cometido atrocidades en su nombre, pero hay un sentido que le da Cervantes en El Quijote: es el lugar donde tienes tus afectos, amigos. Ese sentido me gusta. Cuando llego a esos lugares sé que el paisaje es mi paisaje”, dijo en entrevista con No Toquen Nada (DelSol FM).

Una de sus obras más conocidas fue “Soldados de Salamina”, publicada en 2001 y traducida a más de 20 idiomas. Además, en 2003, fue llevada al cine por el director David Trueba. Esta semana estuvo en Uruguay presentando su último libro El monarca de las sombras, que cuenta la historia de su tío abuelo Manuel Mena, un joven héroe franquista de la familia.

En este libro, Cercas vuelve al pueblo donde nació para reconstruir la vida de este personaje al que su madre quería como un hermano. Incluso ha dicho varias veces que su madre es la “protagonista oculta” del libro. “Yo no me conozco a mi mismo si no conozco a mi padre o a mi abuelo. Tenemos que conocer la herencia de la familia. Tenemos que conocer la cara fea de nuestros antepasados, tu tienes la cara bonita, pero no tienes la fea. En este libro hay un intento de asumir esa peor herencia, primero, porque yo estoy hecho de ella y si uno la entiende y la conoce, puede manejarla. Pero si no la conoces, es esa herencia la que te maneja a ti y eso vale para todos”, contó.

Para Cercas, investigar sobre el pasado propio, el familiar, es lo más difícil. “Puedes llegar a descubrir cosas espantosas. Mi familia era franquista, yo no sabía hasta qué punto. El símbolo de la adhesión de mi familia a esa causa equivocada era este chico que murió en la guerra con 19 años. En la guerra ocurrieron cosas espantosas y mi familia estuvo involucrada en eso. Yo nunca había querido saberlo porque me daba miedo. Y esto no es excepcional, a ustedes les pasa lo mismo. Nadie quiere saber sobre el pasado de su familia, la gente que ha pasado por experiencias atroces no quiere contarlo”, afirmó.

Manuel Mena, según Cercas, es un “instrumento” para hablar de otras cosas. “Es el símbolo de otros chicos. Lo que ocurrió en ese pueblo fue lo que ocurrió en la guerra. Se nos olvidan tantas cosas porque vivimos en una época paradójica, que ha sacralizado la memoria, pero que olvida más rápido que nunca. Una cosa esencial que olvidamos es que son los niños los que hacen las guerras. Ahora y siempre, y quienes los mandan son los adultos. Los hacemos creer que las guerras son nobles. Este chico fue creyendo que iba a salvar el mundo y se encontró el espanto total. Pero también los mandamos envenenándolos con ideologías tóxicas, el fascismo fue una de ellas, pero hay muchas otras. El yihadismo es otra. Los que hicieron el atentado en Barcelona eran niños que creían que estaban salvando a la civilización, a su civilización”, sostuvo.

 

Noticias relacionadas