Los jugadores resuelven parar hasta que haya Asamblea en la Mutual

El movimiento #MásUnidosQueNunca resolvió no jugar hasta tanto la directiva de la Mutual no llame a asamblea y acepte lo que esta resuelva. Realizarán el pedido en la Mutual a través de una carta con las firmas requeridas y dejarán copias en los organismos que tienen competencia en el tema.

Actualizado: 16 de Octubre de 2017 | Por: Diego Muñoz

Los jugadores resuelven parar hasta que haya Asamblea en la Mutual

Javier Calvelo / adhocFotos

El colectivo de jugadores decidió este lunes por la noche parar el fútbol. La medida tiene una finalidad: lograr que la directiva de la Mutual llame a asamblea y acate lo que los socios resuelvan.

Hasta tanto eso no suceda, la actividad oficial del fútbol uruguayo no se retomará. Así lo definió el movimiento #MásUnidosQueNunca por amplia mayoría.

La carta con la intención del colectivo circuló por todos los clubes durante el fin de semana y este lunes los delegados de los planteles se reunieron. Allí tomaron la determinación.

Este martes llevarán a la Mutual un documento con las firmas requeridas para que se realice la asamblea de socios con el pedido de renuncia de la actual directiva como único tema a tratar. También entregarán una copia en los organismos que tienen competencia en el tema, tanto a nivel del fútbol como del Estado. 

Pasadas las 23 horas el jugador de Defensor, Andrés Lamas, leyó un comunicado en el que confirmó que el movimiento decidió pedir una asamblea y detener las actividades profesionales hasta que la comisión directiva no convoque a la asamblea y acate lo que en ella se resuelva. 

“Con esto la pelota pasa a manos de Saravia y su gente. De ellos depende que vuelva el fútbol. Si llaman a asamblea y acatan lo que más de 600 jugadores exigen, se levanta el paro al instante”, dijo a 180 un integrante del colectivo que agregó: "La asamblea es legal por estatuto y escudarse en que el MEC no se expidió es una farsa". Es la tercera asamblea que piden los integrantes de #MásUnidosQueNunca. La primera no se la dieron y la segunda se realizó fuera del plazo establecido en estatuto. 

Esta es una nueva medida que toman los futbolistas después de 11 meses en los que intentaron visibilizar el conflicto con cartas que dejaron en la Mutual, reuniones con el Tribunal de Honor del gremio, movilizaciones masivas, pancartas en el campo de juego, tapándose los oídos. Además, fueron a la Justicia y al MEC a denunciar a la directiva de Saravia.

El reclamo de los jugadores

La decisión se tomó luego de que el jueves la Justicia sugirió agotar los mecanismos internos para solucionar el conflicto. 

Una fuente del grupo consideró el fallo “insólito”. “Primero, dice que agotemos las vías de diálogo cuando recurrimos a la Justicia justamente porque las vías de diálogo estaban agotadas, y lo fundamentamos. Después, sugiere una asamblea cuando no nos han dado la asamblea que solicitamos. Y por último, dice que sancionemos o desafiliemos por medio de esa asamblea a los dos integrantes de la directiva que ni siquiera son socios ¿Cómo vamos a desafiliar a alguien que no es socio?”, dijo a 180.

Los futbolistas dicen que la directiva “no protege” los “derechos e intereses” de los asociados y que “actúa motivada por intereses personales o de terceros”.

“Entablamos la siguiente denuncia porque no pudimos lograr el diálogo para exponer las diferencias y arribar a acuerdos en el seno de nuestra institución. Tampoco a través del estatuto”, expresan en la denuncia ante el MEC, que sigue sin expedirse.

“Estamos en una situación crítica porque la mayoría de los asociados no nos sentimos representados y no podemos resolverlo en el fuero interno. Esto es de carácter irreversible y por eso nos presentamos ante usted”, aseguran los futbolistas en la denuncia a la que accedió 180.

Los jugadores piden que se desplace a la directiva actual con el objeto de:

A-Actualizar y verificar el padrón social.

B-Analizar en profundidad los libros de actas de asambleas y de comisión directiva a fin de constatar si se cometieron irregularidades y de cotejar el contenido con la gestión realizada y lo relativo a la actuación en sede penal.

C-Anular la asamblea extraordinaria fijada por la comisión directiva para el 10 de febrero.

D-La realización de un acto eleccionario para elegir por la masa social que resulte habilitada conforme al padrón y al estatuto, a los integrantes de la comisión directiva y fiscal.  

El juicio de la Mutual contra Full Play

En el texto entregado en el MEC los jugadores señalan los motivos que llevaron a que no se sintieran representados. Repasan todos los hechos en los que la Mutual actuó a espaldas de sus asociados y cuestiona la denuncia que el gremio hizo contra la empresa Full Play mandatada por la empresa Tenfield.

Los jugadores dicen que supieron “de forma privada” y no porque la Mutual informara a sus asociados de la denuncia que presentó el gremio ante el juzgado de Crimen Organizado contra la Conmebol y la ampliación posterior “por posible lavado de activos contra la empresa Full Play”.

Repasa el contrato celebrado entre la AUF y Full Play y los pasos que dio la Mutual luego de que en mayo de 2015 Full Play fuese mencionada en el auto de indagatoria por el FIFAGate.

“La Mutual presenta el documento de indagatoria en la denuncia y sostiene que Full Play habría utilizado fondos provenientes de un delito de lavado de activos a efectos de abonar los derechos adquiridos por la AUF. A través de la denuncia y ampliación de denuncia promovida por la Mutual, y a solicitud de esta, se procedió a inmovilizar las cuentas bancarias de titularidad de Full Play y lo que es más, a inmovilizar los pagos que realizaron las empresas que realizaron Full Play Perú y Pitch, las cuales son terceras empresas interesadas en el pago, las que no están siendo investigadas por ningún concepto, deudoras de Full Play, las cuales pretendían pagar directamente a la AUF lo que correspondía a efectos de que Full Play, en debida forma, cumpla con el contrato suscrito con la AUF”.

El escrito cuenta que en la actualidad la AUF y Full Play mantienen un juicio y que Full Play sostiene que en el único país que tiene una denuncia penal es en Uruguay, debido a la ampliación de la denuncia por parte de la Mutual. Esto “encubre los verdaderos intereses económicos que están detrás”, dice el documento y recuerda que en el juicio Full Play argumenta que “estos hechos no hacen más que demostrar que detrás de la denuncia de la Mutual están los verdaderos intereses de Tenfield por haber interrumpido su monopolio en el fútbol uruguayo”.

Dice la denuncia ante el MEC que el presidente, el vicepresidente y el tesorero de la Mutual deben testificar en el juicio entre Full Play y la AUF.

“La realidad es que la directiva nunca puso este asunto en conocimiento de los asociados. Nos enteramos de esto de forma privada. No logramos entender como la Mutual que representa a los jugadores se encuentra involucrada en estos asuntos sin ponernos en conocimiento de los verdaderos motivos que llevan a su intervención ni de las consecuencias que puedan acarrear, y lo que es mucho más grave sin la anuencia de la asamblea de socios”, dice el escrito.

“Todo esto solo nos genera dudas y pone de manifiesto que la directiva pasa por encima del estatuto y la voluntad social y actúa de forma unilateral persiguiendo intereses que nos son completamente ajenos. Sus decisiones son unilaterales y ocultas y parecen actuar en defensa de intereses de terceros ajenos a nuestra institución”, comenta y agrega: “Sentimos la imperiosa necesidad de recibir explicaciones acerca de la intervención de la Mutual y en qué beneficia a nuestra institución dicha intervención”.

Los motivos

Recuerdan los jugadores que el 28 octubre 2016 la Mutual reconoció públicamente “irregularidades en el manejo de los derechos de imagen de los jugadores de la selección” y denuncia que esa cesión “no fue documentada”.

“Eso tomó estado público y los futbolistas del medio local tomamos conocimiento de la forma irregular que fueron negociados los derechos. A bajo costo, sin brindarnos asesoramiento e instándonos únicamente a firmar una planilla”, asegura el documento y agrega: “Debieron asesoraron ya que es de significativa importancia para nuestra carrera.

Según los futbolistas “a partir de este suceso se suscitan diversos y desagradables hechos que atentan contra los derechos de los asociados”. Cuentan que el 1 de diciembre fueron invitados a la Mutual para reunirse con el vicepresidente de Tenfield, Nélson Gutiérrez, y que en ese encuentro Gutiérrez manifestó la voluntad de rescindir el contrato. “Dijimos que lo pondríamos a consideración”, aseguran.

Cinco días más tarde hubo una asamblea ordinaria “plagada de irregularidades” en la que se votó por unanimidad no continuar cediendo los derechos de imagen a Tenfield. “Consultada la directiva sobre la vigencia del contrato con Tenfield desde el 2014, la misma manifestó que no existían novedades y el mismo seguía en plena vigencia”, dice la denuncia ante el MEC.

“El 7 a través de la página Tenield la directiva hace público un comunicado plagado de falsedades, con una alabanza notoria a la empresa y atacando la figura de varios jugadores uruguayos. Se informa que el 2 de diciembre tenfield y la mutual firmaron la rescisión del vínculo, todo esto a espaldas de los asociados quienes habíamos solicitado información el día anterior y se nos había dicho que el contrato seguía vigente”, cuenta el texto.

En la denuncia dejan constancia que en la reunión con Gutiérrez “no se votó la rescisión y se niega rotundamente  la información de que se creó una comisión de capitanes de los equipos para negociar los derechos de imagen como dice la comisión directiva”.

El documento expresa que luego de eso los jugadores pidieron explicaciones para conocer “las razones de las falacias”. “La respuesta fue fijar una reunión, hecho que nos llevó a organizarnos e instrumentar la presencia de jugadores de planteles del interior. La reunión fue intempestivamente cancelada a horas de realizarse dejándonos nuevamente sin respuesta”, dice.

El pedido de renuncia de la directiva

Los futbolistas también se detienen en la carta firmada por 590 asociados a la Mutual en la que pidieron la renuncia de Saravia y sus compañeros.

“La directiva hizo caso omiso. Por el contrario, lejos de velar por el diálogo y el entendimiento optó por expresarse de manera pública, ofendiendo, amenazando y denigrando a muchos de sus asociados en entrevistas en radio Sport. Con esa actitud pública la directiva no hizo otra cosa que dejarnos en claro que el diálogo y la legalidad no forma parte de su actuar. Bajo ningún concepto podemos ni queremos permitir que quienes nos representa asuma actitudes violentas ni publicas ni privadas contra sus asociados”, explican.

La asamblea extraordinaria

En el documento se detallan las “irregularidades” que sucedieron luego del pedido de asamblea extraordinaria que solicitaron 52 asociados “amparados en el estatuto” para considerar “como único punto del día la renuncia de la directiva”.

“El artículo 23 del estatuto dispone que habrá asamblea ordinarias y extraordinarias. Las asambleas extraordinarias podrán ser convocadas en cualquier momento a solicitud de 50 socios activos y/u honorarios o con el voto conforme de 5 miembros de la directiva. La convocatoria deberá expresar el contenido del orden del día no pudiéndose tratar otro tema que los incluidos en la misma”, aclara el escrito.

Los jugadores explican que, por estatuto, una vez recibida la solicitud la directiva deberá convocar a la asamblea que se celebrará en los 30 días a contar desde la presentación de la misma.

A entender de los jugadores, el proceder de la directiva tuvo “graves errores y violaciones al mencionado estatuto vulnerando de forma flagrante el derecho de los asociados”. Explican que el último día posible para llevar a cabo la asamblea fue el 9 de febrero y que hacerla el 10, como decidió la directiva “no puede escapar a la comisión directiva las gravísimas consecuencias jurídicas que la celebración de una asamblea fuera de plazo acarrea: como la posibilidad de su impugnación y que se deje sin efecto la decisión adoptada. No dejándonos más opción que interpretar dicho actuar como malicioso e intencional”.

“Mantener la fecha del 10 para la asamblea, fundamentado en el código general del proceso, es ridículo y manifiestamente ilegal. El plazo está estrictamente regulado en el estatuto de la asociación”, dicen los jugadores.

“La declaración pública de que desconocerían la resolución de la eventual asamblea y se mantendrían en sus cargos. Estamos ante un órgano representativo que actúa de forma ilegal y autoritaria”, añaden.