El goleador postergado

Cristian Palacios llegó a su gol 27 en el Uruguayo y quedó a nueve del récord de Fernando Morena, de 36 goles en 1978. A pesar de sus goles, al actual goleador siempre le costó hacerse un lugar en Peñarol.

Actualizado: 13 de Noviembre de 2017 | Por: Redacción 180

El goleador postergado

Javier Calvelo / adhocFotos

En el Clausura, Palacios disputó 225 minutos. Hizo ocho goles y es el goleador del torneo. Tiene un promedio de un gol cada 28 minutos.

Durante el Apertura, con la camiseta de Wanderers, hizo 19 goles en 20 partidos.

Pero la capacidad goleadora de Palacios no es de ahora. Nacido en Belén, Salto, llegó a Montevideo con 17 años y debutó en setiembre del 2009 frente a Racing. El técnico aurinegro era Julio Ribas.

En enero 2011 pasó a Central. En su primer partido hizo tres goles contra Cerro en el Tróccoli. En ese torneo marcó 15 goles en 14 partidos.

Volvió a Peñarol pero jugó solo tres partidos. Fue cedido a Atlético Tucumán, El Tanque, Olmedo de Ecuador y Juventud de Las Piedras, donde anotó 13 goles en 14 partidos.

Retornó a Peñarol a mitad del 2015 y Pablo Bengoechea le dio un lugar entre Marcelo Zalayeta y Diego Forlán. Marcó cuatro goles en 201 minutos, uno cada 50 minutos. Fue el autor del gol que le valió el Apertura al Peñarol de Bengoechea frente a Juventud.

La actualidad

En este Clausura Palacios quedó en Peñarol de casualidad. El club tenía decidido cederlo y el préstamo a Catar se truncó cuando todo parecía resuelto. Entonces se quedó en el club.

El técnico, Leo Ramos, juega con dos volantes internos, dos externos, Maxi Rodríguez suelto y un centrodelantero. Y en ese puesto el titular es Lucas Viatri. Palacios solo jugó desde el inicio frente a Rampla Juniors porque el argentino estaba lesionado. Hizo tres goles.

Iba a ser titular frente a Defensor pero el paro de los jugadores le dio a Viatri la posibilidad de recuperarse y de jugar cuando el torneo se reanudó.

El delantero argentino hace un trabajo que Palacios no puede hacer. Se faja con los centrales, va al piso, salta, pivotea, asiste de cabeza. Tiene dos goles y otras características.

Ramos no va a cambiar ni el equipo ni el dibujo táctico a esta altura del torneo y menos con los extraordinarios resultados que ha tenido hasta ahora. Por tanto Palacios seguirá en el banco a la espera de un llamado que le permita hacer lo que mejor sabe.