Unir a toda la oposición “hubiese sido mentirle al socio”

Julio Trostchansky, candidato a presidente de Peñarol por la agrupación Triunfo Aurinegro, no descarta que en las elecciones “haya una sorpresa” y no ahorró críticas ni para el oficialismo ni para la oposición. “Cuando dicen que Peñarol debe barrer para adentro hay que saber que la mugre sigue dentro del club”, dijo.

Actualizado: 06 de Diciembre de 2017 | Por: Diego Muñoz

Unir a toda la oposición “hubiese sido mentirle al socio”

Triunfo Aurinegro

¿Cómo ha sido la campaña?

Esta es una elección con particularidades. Ninguno de los que nos presentamos hemos sido presidente de Peñarol. Pero al mismo tiempo algunos de los que nos presentamos sí podemos dar muestras de la capacidad de presidir organizaciones con presupuestos importantes y de la capacidad negociadora por haber enfrentado situaciones complejas ante personas que representan intereses poderosos.

En ese punto hiciste énfasis, en tu capacidad negociadora a partir de tu experiencia en el Sindicato Médico. Como que ha sido el caballito de batalla de Triunfo Aurinegro.

Es que el fútbol está cambiando y las nuevas realidades que van a requerir redefinir reglas del juego. El movimiento Más unidos que nunca es un ejemplo. La sociedad exige más transparencia y para lograr que eso suceda hay que tener capacidad para negociar. Ser fuerte, tener temple, tener claro que en la negociación las dos partes deben salir beneficiadas. Lo precisa Peñarol y nosotros lo mostramos en el Sindicato Médico y  solo uno. Precisamos una conducción descontaminada del pasado.

Sin embargo estuviste cerca de una alianza con Jorge Barrera. ¿Cómo se explica eso?

Nuestra agrupación no está contaminada y no pone arriba de la mesa los problemas interpersonales que otras agrupaciones han tenido en estos años, tampoco los silencios cómplices de quienes acompañaron al oficialismo actual en directiva.

Sabemos que tenemos un caudal electoral importante pero las alianzas, desde el punto de vista electoral, hubiesen facilitado nuestra llegada a la directiva. Cuando se planteaban también sabíamos que hay aspectos innegociables. Por lo tanto hay personas como Barrera, en quien podemos confiar en aspectos de su vida personal y honestidad, pero que estaba acompañado de otros directivos que representaban todo lo que no queremos para Peñarol. Entonces mantuvimos nuestra independencia.

En ese momento, Rodolfo Catino, el candidato a vicepresidente de Barrera dijo que no estaba de acuerdo con sumar a Triunfo Aurinegro.

Eso demuestra más una debilidad de quien lo dijo que nuestra. Tal vez asustado porque una opción con la independencia para decir las cosas se podía meter en la campaña electoral. Es evidente que dentro del oficialismo hay cosas que no quieren que salgan a la luz. Si se sigue la secuencia de hechos y nos fijamos de quién se rodea Catino, queda claro por qué no hacemos alianza con ese tipo de personas. En el lanzamiento de su lista había personas que son delincuentes, que hacen negocios con el club, dentro de la tribuna, que estaban ahí y que lo apoyan.

¿Qué Peñarol querés vos?

Queremos cambiar Peñarol. Porque cuando dicen que Peñarol tiene que barrer para adentro no hay que perder de vista que cuando se hace eso la mugre sigue estando dentro del club. Debemos terminar con los dirigentes acreedores que están de los dos lados del mostrador, con mentirle al socio. Debemos darle un Peñarol honesto, transparente, sin corrupción.

Vos hablás de que la directiva de Peñarol oculta información y criticás personas importantes del oficialismo. ¿Y por qué no una alianza con la oposición? ¿No hubiese sido mejor juntarse?

Desde una perspectiva teórica sí. Desde una perspectiva de los hechos entendemos que es difícil. Ha habido un oficialismo que no gobernó en unidad pero a su vez la oposición no se comportó como tal, más allá de expresiones de deseos que iban en conjunto con problemas interpersonales. La unidad que proponemos nosotros es la unidad de gestión. No la preelectoral sino la de gestión. Estar atrás de un mismo proyecto, con objetivos comunes. Y si no nos toca también vamos a ser una oposición leal institucionalmente pero no obsecuente. Una parte de la oposición criticaba pero cuando se le ofreció colaborar en el tema de la seguridad de Peñarol se negó. Hablo de Marcelo Areco. Y otros dicen que viajan y viajan y que generan acuerdos. Pero están especulando para ver si lo hacen solo si ganan. Y hablo de Ruglio. Es difícil ser parte de una unión que solo tiene busca sacar al oficialismo. Hubiese sido mentirle al socio.

Pero todos hablan de cambio. Incluso el oficialismo.

Si alguien dice cambio es porque las cosas se hicieron mal. Y vale tanto para el oficialismo como la oposición. Es raro que agrupaciones que trabajaron años hoy se den cuenta de las cosas que hay que cambiar.

¿Tienen chance real de ganar o te conformás con integrar la directiva?

Tenemos la ilusión desde el comienzo de cambiar a Peñarol. Eso está intacto. Más allá de las encuestas que uno las toma pero también es cierto eso de “dime quién pagó la encuesta y te digo quién gana”. Tenemos claro el trabajo que hicimos con los socios y la fidelización de votos que hemos conseguido. Y sugiero que no dejen de pensar que puede haber una sorpresa.