Uruguayos usan 1.200 millones de bolsas por año y aprueban ley para prohibirlas

El Senado aprobó por unanimidad un proyecto de ley que prohíbe la importación, distribución, venta y entrega de las bolsas plásticas que no sean biodegradables o compostables.

Actualizado: 07 de Diciembre de 2017 | Por: Redacción 180

Uruguayos usan 1.200 millones de bolsas por año y aprueban ley para prohibirlas

Bolsas plásticas (Adhoc ©Nicolas Celaya)

“Nos encontramos con que Uruguay consume por año 1.200 millones de bolsas. Cada uruguayo consume por año, promedialmente, 400 bolsas que demoran 200 años o más en degradarse”, cuantificó el senador Pedro Bordaberry que fue quien redactó la propuesta original para esta ley. Luego la Dinama le hizo modificaciones.

El gobierno agregó al proyecto la facultad del Poder Ejecutivo de establecer un cobro por las bolsas habilitadas.

“En realidad a las bolsas ya nos las están cobrando, esa es la realidad. Ninguna de las grandes superficies o los comercios que nos venden productos nos regalan la bolsa. Nos la cobran en el precio. Como no nos regalan el alquiler del local o la luz que están pagando. Nos lo ponen en el costo. Lo que sí viene es la posibilidad de discriminar en la factura que por un lado está el producto que estoy comprando y por otro lado está la bolsa”, explicó el senador colorado.

La motivación de este proyecto de ley es el cuidado del medio ambiente. En el artículo primero declara “de interés general la prevención y reducción del impacto ambiental derivado de la utilización de bolsas plásticas, mediante acciones para desestimular su uso, promover su reuso, reciclado y otras formas de valorización”.

Daniel Garín, del Frente amplio, explicó la utilización de las bolsas compostables.

“El mensaje de reducir las bolsas plásticas es apostar a la vida. Es sacar el plástico, el polietileno, por los efectos que genera y todos conocemos sobre nuestra vida cotidiana. Pero además es sustituirlo por materiales que tienen otra composición, que tienen materiales biológicos”, explicó.

La senadora Mónica Xavier destacó que el proyecto combina regulación y prohibición. “Sin duda hay una voluntad de disminuir las bolsas de cualquier naturaleza, aún de aquella según el estado del arte de hoy consideradas amigables. La voluntad es la reducción del impacto ambiental de todas las bolsas”, dijo.

El proyecto pasó ahora a Diputados para su aprobación definitiva.