Jorge Sarasola

Comisión Electoral británica vuelve a investigar a la campaña pro-Brexit por supuesto fraude

Una investigación que involucra a un multimillonario estadounidense, big data y posible fraude electoral pone en tela de juicio la validez del voto a favor del Brexit

Actualizado: 09 de diciembre de 2017 | Por: Jorge Sarasola

Mientras los titulares en la prensa británica y europea de esta semana se focalizan en la cifra de aproximadamente 40 mil millones de libras que el Reino Unido pagaría a la Unión Europea, se reabre una investigación por presunto fraude electoral durante la campaña previa al referéndum.

Por ley electoral, cada agrupación oficial – a favor (Vote Leave) y en contra del Brexit (BritainStronger in Europe) – podía gastar hasta 7 millones de libras durante la campaña, y estas donaciones y gastos debían ser declarados a las autoridades pertinentes. Se especula que Vote Leave logró recaudar más de 7 millones, y por ley, esta agrupación podía utilizar su remanente para realizar donaciones a grupos no oficiales, siempre y cuando el donante no determinara en qué se gastaría el dinero. En otras palabras, la agrupación oficial A puede realizar una donación a la agrupación no oficial B, siempre y cuando no hubiera colusión y la agrupación B pudiera utilizar ese dinero libremente.

En los días previos al referéndum, Vote Leave donó 625.000 libras a BeLeave, un pequeño grupo no oficial a favor del Brexit, dirigido por un estudiante de moda de 23 años, DarrenGrimes. Según OpenDemocracy, BeLeave solo había logrado recaudar 107 libras en las diez semanas previas a esta donación.

Algo muy similar ocurrió cuando VoteLeave donó 100.000 libras a otra agrupación no oficial, VeteransforBrexit.Las campañas no oficiales como BeLeave y VeteransforBritain podían gastar hasta 700.000 libras cada una. 

Como es de imaginarse, semejantestransaccionesacapararon la atención popular. ¿Vote Leave donó cientos de miles de libras pero realmente no tuvo ninguna injerencia en cómo ese dinero fue gastado? De hecho, la Comisión Electoral investigó estas donaciones en febrero y marzo, pero determinó que nada ilegal había ocurrido ya que no podía constatar que Vote Leave y DarrenGrimeshabían decididocómo gastar el dinero de forma conjunta. Sin embargo, nueva evidencia ha motivado a la Comisión Electoral a reabrir el caso este noviembre:“Nueva información ha salido a la luz, que, integrada a la evidencia ya obtenida, le da a la Comisión motivos razonables para sospechar que una ofensa pudo haber sido cometida.”

Pero esta es sola la primera parte de una historia supuestamente más truculenta. Una investigación llevada a cabo por CaroleCadwalladr y publicada por el Observerasevera que tanto BeLeave como VeteransforBrexit gastaron la mayoría de este dinero con una compañía llamada Aggregate IQ, que tiene alegados lazosa Cambridge Analytica.

Cadwalladr acusa a los grupos pro-Brexit de involucrar a esta compañía sin haberlo declarado y su investigación apunta a desentrañar cual fue el rol de esta empresatecnológica durante la campaña. 

Cambridge Analytica saltó a la fama por haber cumplido un rol transcendental en la elección de Donald Trump. Steve Bannon, estratega de la campaña de Trump, ocupaba un rol de gran señoría en dicha empresa, que es financiada en gran medida por el multimillonario Robert Mercer.Esta compañía amasó vastas cantidades de data – de forma totalmente legal, vale aclarar – y logró crear perfiles de entre 230 y 240 millones de votantes estadounidenses que le permitió desarrollar una campaña de publicidad personalizada, apuntando directamente al individuo en cuestión. La pregunta que realiza Cadwalladr genera escalofríos: ¿Fue la campaña del Brexit influida por una compañía de ‘data analytics’ con lazos a la extrema derecha estadounidense? Este análisis de BBC Newsnight resume las varias aristas del tema, y concluye que no parece haber suficiente evidencia como para apoyar las conclusiones de la periodista del Observer.

A partir de dicha investigación, la Comisión indagasobre esta supuesta conexión con Cambridge Analytica que no fue declarada. En conversación con la BBC, Elizabeth Denham, de la Comisión Electoral, afirmó: “Luego de haber considerado la evidencia a nuestra disposición, he decidido iniciar una investigación formal sobre el uso de ‘data analytics’ con un fin político.”

Vale aclarar que la conexión expuesta por Cadwalladres disputada por dicha empresa y es motivo de una demanda legal.Aaron Banks, uno de los principales empresarios financiando la campaña pro-Brexit, también ha amenazado a la Comisión Electoral con una demanda por sus acusaciones sin fundamentos. Muchos en el campo pro-Brexit verán a estas acusaciones como un nuevo intento del establishment de socavar la legitimidad del voto del 23 de junio. 

Un cambio irreversible en materia legal, comercial y cultural como el Brexit que definirá el futuro del Reino Unido en los años venideros tuvo lugar por una diferencia de poco más de un millón de votos. La Comisión Electoral deberá determinar si esos votantes fueron influidos de forma legal. Quedan pocas dudas que muchos en la campaña anti-Brexit verían a esta supuesta colusión como razón suficiente para revisitar la validez de la votación.



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.