Trump y Moon dan señales de apertura para conversar con Corea del Norte

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está abierto a que se realicen conversaciones directas entre su país y Corea del Norte, informó el miércoles la Casa Blanca, mientras el mandatario surcoreano Moon Jae-In dijo estar dispuesto a mantener una cumbre con su vecino.

Actualizado: 11 de enero de 2018 —  Por: Redacción 180

Trump y Moon dan señales de apertura para conversar con Corea del Norte

AFP

Durante una llamada telefónica con Moon, Trump se mostró abierto a conversar con Pyongyang "en el momento apropiado y bajo las circunstancias apropiadas", según la Casa Blanca.

Tras dos años de crecientes tensiones en la península coreana debido a la intensificación de los programas nuclear y balístico de Pyongyang, la situación se apaciguó repentinamente a comienzos de 2018. 

Delegados norcoreanos y surcoreanos se entrevistaron el martes por primera vez desde diciembre de 2015 durante una reunión en la que Corea del Norte aceptó enviar una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno que serán celebrados en febrero en la ciudad de Pyeongchang, Corea del Sur.

La reunión tuvo lugar en Panmunjom, ciudad fronteriza en la que se firmó el alto el fuego de la guerra de Corea (1950-1953), en la zona desmilitarizada (DMZ) que divide la península.

Moon, que fue elegido en mayo con un mensaje a favor del diálogo con el Norte, dijo estar dispuesto a celebrar una cumbre con Pyongyang "en cualquier momento", pero "bajo las condiciones apropiadas", para resolver uno de los asuntos más espinosos del mundo.

Trump, de su lado ha venido cambiando el tono en los últimos días frente a Corea del Norte, con la que ha mantenido duras confrontaciones por los programas nuclear y balístico norcoreanos, y dijo que no descarta la posibilidad de mantener una conversación telefónica con el líder Kim Jong-Un.

Según el informe de la conversación con Moon publicada por la presidencia surcoreana, Trump también dijo que "no habrá acción militar (por parte de Estados Unidos) durante el diálogo entre las dos Coreas".

Norcoreanos al sur

Los Juegos de Pyeongchang, que se celebrarán entre el 9 y el 25 de febrero, parecen haber permitido rebajar las tensiones en la península coreana. 

En comunicado conjunto, las dos Coreas anunciaron tras las conversaciones del martes que "la parte norcoreana enviará una delegación del Comité Olímpico Nacional, atletas, animadoras, un grupo de artistas, observadores, un equipo de demostración de taekwondo y un servicio de prensa", a Pyeongchang.

El miércoles, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que Corea del Norte y Corea del Sur participarán en una reunión cuadripartita en Lausana el 20 de enero con el COI y los organizadores de los Juegos de Invierno de 2018, para decidir las modalidades de participación norcoreana en Pyeongchang.

El primer ministro surcoreano Lee Nak-Yon dijo esperar que el Norte envíe "una delegación de 400 a 500 personas" durante los Juegos Olímpicos.

"Esperamos sinceramente que los Juegos olímpicos de invierno de Pyeongchang mejorarán el estado actual de las cosas en la península coreana (...) y contribuyan a la paz mundial reduciendo los riesgos", afirmó.

El presidente del COI, Thomas Bach, dijo que la decisión de enviar una delegación norcoreana a los Juegos de Invierno constituye "un gran paso adelante en el espíritu olímpico".

"Sólo el comienzo"

Las discusiones del martes entre las dos Coreas fueron solo "el comienzo", según prometió el presidente surcoreano durante una conferencia de prensa el miércoles. "La segunda etapa consistirá en llevar a Corea del Norte a discutir sobre la desnuclearización".

El sábado, Trump había saludado las señales recientes de apaciguamiento de las tensiones en la península coreana, y dijo que espera que el diálogo previsto entre los dos países vaya "más allá" de los Juegos Olímpicos" de invierno en Corea del Sur.

El Consejo de Seguridad, que se reunió para abordar los últimos desarrollos, saludó el acercamiento.

"Los miembros del Consejo notan que un diálogo inicial entre las dos Corea abre la posibilidad de generar confianza en la península coreana para reducir la tensión y llegar a la desnuclearización", dijo el presidente de ese cuerpo de la ONU, el kazajo Kairat Umarov.

El Norte y el Sur siguen técnicamente en guerra, ya que el conflicto fratricida de 1950-1953 no terminó con un acuerdo de paz, sino con un armisticio. Desde entonces sólo hubo dos cumbres entre jefes de Estado coreanos, en 2000 y en 2007. 

Como condición para participar en las conversaciones de paz entre las dos Coreas, Estados Unidos pide que Pyongyang ponga fin a sus ensayos nucleares. Corea del Norte realizó tres en dos años.

"No tenemos diferencia alguna de opinión con Estados Unidos", aseguró Moon, tras recordar que las sanciones tienen como objetivo presionar a los norcoreanos a negociar. Y precisó que Seúl no pretendía tomar medidas unilaterales contra el Norte.

El presidente surcoreano volvió a defender que la desnuclearización de la península es "el camino hacia la paz" y su "objetivo", en momentos en que Pyongyang afirma que tiene la capacidad para amenazar a todo el territorio continental estadounidense con sus armas nucleares.

Las dos Coreas decidieron asimismo restablecer una línea telefónica militar cortada en febrero de 2016 para mejorar la comunicación entre ellas.

AFP