Entre el dólar en Oceanía y asaltar la Reserva Federal

Los ingenieros agrónomos Eduardo Blasina y Andrés Berterreche hablaron en No toquen nada sobre el valor del dólar y su relación con el conflicto del agro.

Actualizado: 03 de febrero de 2018 | Por: Redacción 180

Entre el dólar en Oceanía y asaltar la Reserva Federal

Andrés Berterreche y Eduardo Blasina (Foto: DelSol)

Ante los reclamos hacia el gobierno por un dólar más alto, Berterreche, exministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, dijo de forma irónica en No toquen nada de DelSol 99.5 que “sería una posibilidad tomar por asalto a la Reserva Federal de Estados Unidos”.

“El Banco Central viene comprando dólares sistemáticamente para que no se caiga. Sería esquizofrénico que parte del Estado esté comprando dólares para que no se caiga y que por otro lado se esté provocando a propósito una caída del dólar”, añadió Berterreche.

El exministro dijo que “se plantea lo del dólar como una receta mágica” y “está comprobado que las intervenciones monetaristas no aseguran competitividad a largo plazo”.

Agregó que quizás es necesario discutir el proceso de desarrollo agropecuario de nuestro país, “basado en el uso intensivo de tecnología, de insumos y la mayoría de eso viene en dólares también”, por lo que una eventual suba del dólar también afectará a estos elementos y a los productores que venden solamente en el mercado interno.

También dijo que escuchó que se pidió que el dólar subiera a 36 pesos, (acotando: “más allá que Blasina le pasó lima a la aristas y dijo que no eran ellos quienes tenían que decir cuánto valía el dólar”) y que de suceder eso, “el sector vitivinícola, que está en problemas, terminaría de fenecer”.

Blasina, que fue uno de los oradores en la manifestación de productores rurales de Durazno el 23 de enerio, consideró “una chicana lo del dólar a 36 pesos” porque “si se revisan los grupos de Whatsapp siempre se van a encontrar bolazos y se usó ese bolazo para decir que esta gente quiere el dólar a 36, que sería un desastre”.

Para Blasina, si se mira el dólar a largo plazo, está más bajo que en 2004 y comparó lo que sucede en países de Oceanía. “Si uno mira el dólar en Oceanía, cuando las materias primas bajas, las monedas de allí se devalúan siempre. Eso actúa como un amortiguador para los productores de esa región, que cuando cobran menos consiguen más moneda local por cada dólar que capturan del exterior. Eso en Uruguay nunca pasó”, comentó.

Otro problema que mencionó Blasina fue el déficit fiscal, porque “el Estado uruguayo cada día pierde cinco millones de dólares, entonces compra dólares y vende letras por otro lado”.

Para Blasina el dólar debería “empezar a acompañar a la inflación”, para darle una señal al sector exportador de la distorsión que “es muy fuerte” y “de que no va a continuar permanentemente, porque si no se van a seguir cayendo empresas”.

“Si no achicamos la brecha de dos mil millones de dólares de déficit, por más que le echemos la culpa a la Reserva Federal, se nos van a seguir cayendo empresas que están exigidas al mango”, añadió.