Autoconvocados: “No hubo decisión de suspender las medidas”

Respresentantes del movimiento “Un solo Uruguay” dijeron este lunes en No toquen nada que no hubo una decisión de suspender la batería de medidas. Los reclamos siguen arriba de la mesa y las eventuales protestas también.

Actualizado: 05 de febrero de 2018 | Por: Redacción 180

Autoconvocados: “No hubo decisión de suspender las medidas”

Una de las vigilias de los autoconvocados en el interior del país (MIGUEL ROJO / AFP)

Alvaro Rivas, uno de los voceros del movimiento, dijo que se malinterpretó la conferencia de prensa que dieron el sábado, tras la reunión de 147 delegados de todo el país.

“Se puso arriba de la mesa una batería de medidas a llevar a cabo. La implementación de esas medidas en el tiempo va a estar siendo regulada según cómo se vayan sucediendo los acontecimientos”, dijo.

El Poder Ejecutivo aún no ha concretado la invitación para que este movimiento se integre a la mesa de diálogo abierta por el gobierno tras las movilizaciones del campo.

“La agenda del movimiento es independiente de la reunión de trabajo, de si llega o no la invitación formal. Iremos evaluando. Quizás cuando nosotros habíamos planteado que por ahora no había medidas con fechas concretas es porque tenemos que preservar a la gente del desgaste de la movilización”, agregó.

Rivas recordó que los productores debieron movilizarse por 15 o 20 días en las rutas antes de la masiva concentración el 23 de enero en Durazno y las posteriores vigilias en unos 300 puntos del país.

“Las medidas están ahí, no hubo una decisión de suspenderlas medidas”, rectificó.

Mesa de trabajo

Respecto a cómo piensan en el diálogo con el gobierno, dijo que pretenden una mesa de trabajo y no una de diálogo. Exigen tratar los temas de la proclama, “punto por punto” y con un plazo determinado para alcanzar medidas concretas.

Los productores hablaron en No toquen nada sobre los cuestionamientos que recibe el agro por no haber invertido en las épocas de bonanza. Rivas dijo que las mejoras tras la crisis de 2002 primero se dedicaron a solucionar “el endeudamiento enorme” que tenía el sector.

“A partir de ahí se da una explosión de los sistemas productivos. La lechería que hoy se está desgarrando y estamos cerrando tambos todos los días, salió del estancamiento que tuvo durante muchos años, invirtió en infraestructura, en la maquinaria... El rubro agrícola hizo una apuesta fortísima a la producción, el parque de maquinaria que hoy se tiene en Uruguay es de los mejores de América. Se invirtió en plantas de silos, en galpones, en camiones, hubo una gran inversión porque las señales que se recibían de arriba era que esto había llegado para quedarse”, consideró.

Como contrapartida a ese crecimiento productivo, afirmó, el Estado siguió creciendo en su tamaño, en su recaudación, en sus exigencias y en sus regulaciones.

“Cuando se termina esa bonanza empieza una estructura de precios que no es la anterior. Quedamos con mayores exigencias de productividad, costos altísimos y gente que invirtió muchos capitales”, dijo.

Guillermo Franchi, otro de los voceros, señaló que los precios internacionales que reciben los productos uruguayos hoy no son malos históricamente. Pero hay un problema de costos.

“El problema que tenemos es que tuvimos una estructura de costos mientras los precios internacionales eran excelentes, cuando los precios internacionales volvieron a lo normal, los costos nunca dejaron de crecer. Tenemos un problema de costos”, afirmó

En ese sentido dijo que hay 36.000 empleos menos en la cadena agroindustrial respecto a cuatro años atrás y esa gente es la que se está yendo a engrosar los cinturones urbanos.

“Hoy el sector agropecuario debe el 100% de PBI, está totalmente hipotecado”, agregó.

En tal sentido Rivas afirmó que el sector agropecuario está perdiendo tres productores por día. “Son familias que pierden hasta su forma de vida”, lamentó.

Noticias relacionadas