Llamadas: la tradición se enfrenta al reglamento

Con motivo del Desfile de Llamadas, Diego Paredes y Pablo “Gancho” Leites participaron de la Ronda de No toquen nada y mencionaron sus diferencias con la forma en que está establecido el reglamento y con el trabajo que debe hacer el jurado.

Actualizado: 10 de febrero de 2018 | Por: Redacción 180

Llamadas: la tradición se enfrenta al reglamento

adhoc Fotos ©Nicolas Celaya

Diego Paredes, director y jefe de cuerda de Valores de Ansina, y vicepresidente de la Asociación Uruguaya de Candomberos (Audeca), dijo en No toquen nada que consideraba que “este año, el mejor jurado lo tiene el Cuerpo de baile, el rubro 2” y que “es el mejor que hubo en años”. Explicó que esto se debe a que está formado por bailarinas de diferentes generaciones.

En relación a ello, Pablo “Gancho” Leites, docente de percusión de la fundación Eduardo Mateo, dijo que “sea el rubro que sea, el jurado no es idóneo” ya que “nunca se colgó el tambor, nunca salió a caminar y no tiene herramientas”.

Para Leites también existen vacíos en el reglamento del Desfile y el jurado “se atiene a la letra fría y emite su juicio en base a lo que ve y lo que leyó en el reglamento”.

“No solo quienes juzgan nunca tocaron sino que hay muchas cosas que el reglamento deja libradas a sus criterios. El texto dice que la comparsa no se debe detener, y hoy la que no se detiene frente a la televisión a hacer un show parece que pierde. ¿La descalificás? Puso mucha plata esa agrupación. Hoy en día, la comparsa que en las Llamadas más plata pone, más posibilidades tiene de ganar, porque seguramente tenga el mejor vestuario, las mejores bailarinas, etc, pero se detuvo diez minutos frente a la cámara y automáticamente debería perder según el reglamento. Hay cosas que son culpa del jurado por no tener la suficiente experticia pero el reglamento no lo ayuda mucho para poder juzgar”, agregó Leites.

Paredes también dijo que “al reglamento hay que darle una vueltita” para preservar características básicas del ritmo y la tradición del candombe. “Veo comparsas que no tienen las básicas y veo cuestiones a la hora del espectáculo que están fuera de la tradición. Nunca vi en una orquesta sinfónica a los timbales adelante de todo o los contrabajos al lado del director. No saben armar una cuerda de tambores, se lo dije al presidente del jurado y te hablan del reglamento y la musicalidad”, agregó.