“No hay prácticamente concursos de ascenso en la Administración Central”

Ana Ferraris y Conrado Ramos participaron en No toquen nada de una ronda sobre la reforma del Estado y se refirieron a la falta de oportunidades de ascenso de los funcionarios de la Administración Pública.

Actualizado: 11 de febrero de 2018 | Por: Redacción 180

“No hay prácticamente concursos de ascenso en la Administración Central”

Foto: Twitter - @NoToquenNada

“No hay prácticamente concursos de ascenso en la Administración Central uruguaya y en las empresas públicas, muy poco. Eso COFE lo denuncia. Entre un 50 y 80% de todos los cargos de jefatura en la Administración Pública son por encargaturas. No estoy hablando de cargos de confianza sino de los pertenecientes a la carrera administrativa”, dijo en No toquen nada Conrado Ramos, investigador y profesor en el área de Reforma de Estado y Políticas Públicas del Instituto de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales.

Por encargatura se entiende a cuando se le da una jefatura a quien ya es funcionario público sin concurso de por medio.

Para Ramos, la situación “es una pena” porque aunque no significa que la persona designada sea mala para el puesto, “no es transparente, es meritocrática”.

También dijo que en Uruguay no se piensa en la trayectoria de carrera de los funcionarios públicos. “¿Qué es una carrera de funcionario público en Uruguay? Entrar a un ministerio, pertenecer a un escalafón y seguir en ese ministerio hasta morir. Estás en un organismo y estás topeado, los de arriba no se van, no se abren vacantes y no hay concursos de ascenso, ¿cuál es tu perspectiva de carrera?”, agregó.

Respecto al intento de transformación estructural profunda del Estado buscado desde la presidencia de José Mujica, Ana Ferraris, abogada y exdirectora de la asesoría letrada de la OPP, dijo que ha sido una tentativa compleja y discutida.

Dijo que si bien entiende que no se logró la gran transformación prevista, se hicieron algunas cosas importantes, entre las que nombró a las reestructuras de algunos ministerios, la ventanilla única para ingreso a la Administración Pública, la elaboración de un nuevo estatuto de funcionario y los aportes realizados en materia de profesionalización, sobre todo, en capacitación.

Ferraris añadió que cuando se piensa los procesos de mejora y cambios en políticas públicas enfocadas a la Administración Pública, es necesario “tener por lo menos un ojo puesto en la Constitución” porque “la función pública está fuertemente constitucionalizada” y no se puede perder de vista esa dimensión.