Macri dice que lo peor ya pasó y pide debatir sobre el aborto

El presidente argentino, Mauricio Macri, aseguró que para su país, en medio de la lucha contra la alta inflación y el déficit fiscal, "lo peor ya pasó" y prometió crecimiento económico en los próximos años, al instalar este jueves las sesiones ordinarias del Congreso. Además, pidió debatir sobre la despenalización del aborto aunque se declaró "a favor de la vida".

Actualizado: 02 de marzo de 2018 | Por: Redacción 180

Macri dice que lo peor ya pasó y pide debatir sobre el aborto

Mauricio Macri (JUAN MABROMATA / AFP)

"Gracias por entender que las cosas llevan tiempo y que no hay atajos ni soluciones mágicas", dijo Macri al iniciar su discurso.

"Pero lo peor ya pasó, ahora vienen los años en que vamos a crecer. Las transformaciones que hicimos empiezan a dar frutos", sostuvo.

El mandatario impulsa políticas aperturistas, a contramano de las desarrolladas por sus antecesores Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015). 

En un primer impacto, la inflación llegó a 41% en 2016 y en 2017 registró 24,8%. La meta para este año es de 15%. La pobreza alcanza al 28,6% de la población y el déficit fiscal primario fue en 2017 del 3,9% del Producto Interno Bruto.

La economía cayó 2,3% en 2016 y se recuperó 2,8% el año pasado. Para 2018 el gobierno proyecta crecer 3%.

"Algunos nos critican por ir demasiado lento y otros por ir demasiado rápido. Los primeros piden un shock de ajuste, y a ellos les digo que acá vinimos a reducir la pobreza y a asegurarnos de que ningún argentino pase hambre", dijo Macri.

"Los otros nos piden que nada cambie, y yo les digo: si nada hubiese cambiado estaríamos como otro país hermano que está en una desintegración social", añadió en alusión a Venezuela.

Cambio con gradualismo

Aunque Cambiemos, la alianza de Macri, no tiene mayoría en el Congreso, en las elecciones de medio término de octubre pasado aumentó su bancada parlamentaria y ha logrado acuerdos para llevar adelante sus proyectos ante una oposición dividida.

"Elegimos el camino del cambio con gradualismo, un camino en el que todos los argentinos estemos unidos por el esfuerzo", dijo.

"Tenemos metas para bajar la inflación, para reducir el déficit fiscal. Y como las vamos a cumplir, vamos a dejar de endeudarnos y se van a multiplicar las inversiones en un país confiable", aseveró.

A Macri le urge mostrar resultados que le permitan optar a un segundo periodo de gobierno en 2019.

"Estamos en la dirección correcta, dejando atrás años de estancamiento y retroceso. Si pudimos evitar una crisis que se nos venía encima, si pudimos pasar del aislamiento a la integración con el mundo, imaginemos lo que podemos hacer", afirmó.

"Cada transformación está hecha sobre bases firmes y va a durar para toda la vida", dijo entusiasmado.

Del acto inaugural estuvo ausente la expresidenta y actual senadora Cristina Kirchner, una de sus principales opositoras y quien se encuentra en su casa de Río Gallegos (Patagonia) en ocasión del aniversario de nacimiento del fallecido Néstor Kirchner.

Aborto

Macri pidió debatir en el Congreso una ley sobre el aborto, penalizado en Argentina salvo en muy contados casos.

"Hace 35 años que venimos postergando un debate muy sensible que como sociedad nos debemos. Estoy a favor de la vida, pero también a favor de los debates maduros y responsables", dijo Macri al referirse a un proyecto de ley para la despenalización del aborto que debe ser presentado la semana próxima.

"Vemos con agrado que el Congreso lo incluya en su agenda de este año. Espero que se escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas", declaró el mandatario.

Parlamentarios de distintos bloques políticos impulsan un proyecto de ley para permitir la interrupción del embarazo en las primeras 14 semanas.

Desde antes de su llegada al recinto, grupos contrarios al aborto se manifestaron en los alrededores del Congreso, custodiado por un importante dispositivo policial.

Actualmente, el aborto en Argentina solamente está permitido si hay peligro para la vida de la mujer o si el embarazo es resultado de una violación.

Organizaciones estiman que en Argentina ocurren unos 500.000 abortos clandestinos al año.

La legislación sobre el aborto en Argentina está entre las más restrictivas de la región, junto a las de Ecuador, Paraguay, Perú, Venezuela y los países centroamericanos. En Uruguay se permite la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas y Chile legalizó el año pasado el aborto cuando hay riesgo de vida para la madre, inviabilidad del feto y violación.

Argentina fue pionera en América Latina en la aprobación del matrimonio igualitario, en 2010; pero a la vez fue uno de los últimos países en autorizar el divorcio, en 1987. 

Hace diez días, miles de personas se manifestaron en Buenos Aires a favor del aborto legal. Para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se preparan nuevas movilizaciones.  

AFP