Bicicleta de tres ruedas en línea, la última creación de un inventor uruguayo

Fabrizio Turra es un inventor compulsivo. El último producto en el que trabaja en su taller de El Pinar es una bicicleta de ejercicio intenso que tiene tres ruedas en línea. Mientras termina de desarrollar el modelo final, se apronta para lanzar junto a su esposa una línea de bicicletas reconstruidas a partir de cuadros de modelos antiguos.

Actualizado: 04 de marzo de 2018 | Por: Redacción 180

Bicicleta de tres ruedas en línea, la última creación de un inventor uruguayo

Fabrizio Turra (Todos los derechos reservados)

Una bicicleta tiene dos ruedas, y si le agregamos una se transforma en triciclo. En esa afirmación que parecería obvia para muchos, Fabrizio Turra encontró un hueco para desarrollar una más de los cientos de ideas que tiene anotadas en cinco cuadernolas.

Bajo el nombre de Proyecto Röllerbikke-Törsion, Fabrizio y su esposa Claudia López trabajan en un prototipo que fusiona a una bicicleta y un patín, ya que tiene tres ruedas en línea. La primera de ellas es rodado 20 y las dos restantes son rodado 12. La tercera acompaña el movimiento de la primera, “como una cola de pez”, y puede ser retirada si se desea. La intención original era que funcionara como quilla para usarla parada como una estación fija de ejercicio, pero la idea continúa modificándose.

El modelo actual es de “una bici de ejercicio intenso” en la que se anda parado. “Es así porque usas la mayoría de los músculos, no es como andar sentado, esta te cansa todo el cuerpo. Doblás con varas y no con un manubrio, y estas se regulan según la altura del cuerpo, el largo de los brazos y la inclinación deseada”, explicó Turra a 180.

El diseño industrial del invento de esta pareja de El Pinar (Canelones) fue registrado en el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) en octubre de 2017. Entre las dificultades que encontraron para lanzarla al mercado estuvieron la lentitud de los procesos de registro y la falta de apoyo económico del MIEM y la ANII desde el comienzo, por lo que Turra y López resolvieron sacar a la venta otro productos para financiar este proyecto: una línea de bicicletas recicladas bajo la marca 2112, que representa la unión de sus fechas de cumpleaños.

Con esta etiqueta toman cuadros de bicicletas europeas de los años 50 a 70 y de marcas como Lygie o Peugeot, que suelen estar tiradas, las rediseñan, las ponen a punto y sacan a la venta bicicletas nuevas. “Tenemos varias rediseñadas, estamos armándolas y vamos a sacarlas a la venta. Son como las Pashley, unas inglesas que cuestan entre 1.500 y 2.000 dólares, pero las nuestras saldrán entre 400 y 600 dólares. Tendrán ruedas blancas, asientos de cuero antiguo con triple resorte, manillares invertidos. No hay quién haga ese tipo de bicis”, comentó.

La invención en la sangre

Turra es corredor inmobiliario y su esposa es encargada de una empresa importadora, pero ambos tienen muy activo el gen inventor. “En mi familia todos son de inventar cosas. Mi padre, mi abuelo y mis tíos siempre inventaron cosas. Somos una familia medio alocada”, contó Turra.

Junto a su hermano desarrollaron un mosquitero autoenrollable hace más de diez años, de los cuales vendieron cuatro ejemplares. En 2011, armó una casa rodante semirrígida con forma de ratón, que no pudo ser desarrollada por problema de costos. Hace pocos años, ideó zapatos con suelas intercambiables que se vendían de forma individual. Estos les permitían a personas operadas de la cadera o con otras patologías que compraran zapatos de distinto talle, altura y color.

Además, escribió 21 microlibros que se pueden conseguir en Amazon a un dólar. “El primero se llama ‘Si crees que puedes’, y hay otro llamado ‘Crecer de cero’, por ejemplo. La gente los compra y te devuelve comentarios, está muy bueno conocer a gente nueva así. He vendido en España y México. Al ser microlibros, cada día me llega algún aviso de que he cobrado centavos de alguna venta”, detalló.

Para más información sobre las bicicletas 2112, se puede ingresar a su perfil de Twitter.