El Parlamento y “la frontera entre los que denominamos locos y los que presumen estar cuerdos”