MSP advierte sobre vacunación tras caso de sarampión en Argentina

El Ministerio de Salud de Argentina emitió una alerta epidemiológica por la detección del primer caso confirmado de sarampión autóctono en un bebé de ocho meses residente en Buenos Aires. En Uruguay, el Ministerio reforzó campaña en favor de la vacunación.

Actualizado: 02 de abril de 2018 | Por: Redacción 180

MSP advierte sobre vacunación tras caso de sarampión en Argentina

Vacunación contra el sarampión (MARIO VAZQUEZ / AFP)

Hacía 18 años que Argentina no registraba un caso autóctono de la enfermedad y el Ministerio comenzó una investigación para identificar el foco de contagio.

En Uruguay no hay casos de sarampión desde 1999. Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud ha notificado recientemente la ocurrencia de casos en nueve países de la región: Antigua y Barbuda, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, México, Perú y Venezuela. Ahora se sumó este caso en Argentina.

A raíz de esta caso en Argentina, el Ministerio de Salud Pública de Uruguay emitió un comunicado en el que destaca que el país ha logrado mantenerse libre de circulación de sarampión gracias a la inclusión de la vacuna SRP (sarampión, rubeola y paperas) en su Certificado Esquema de Vacunación, de carácter gratuito y obligatorio. Todos los niños del país reciben dos dosis de vacuna SRP. Una a los 12 meses de vida y otra a los cinco años.

También se recomendó que las personas que no tengan registrado en su carné haber recibido dos dosis de vacuna deben vacunarse, excepto aquellos nacidos antes de 1967, ya que la enfermedad previo a ese año era extremadamente común por lo que cuentan con inmunidad por haberse expuesto naturalmente al sarampión.

El sarampión es una enfermedad de muy fácil contagio, causada por un virus que produce un cuadro potencialmente grave. Se caracteriza por la fiebre y la erupción cutánea, acompañadas de síntomas respiratorios. Es frecuente que se presente con la conjuntivitis (ojos rojos) y el corrimiento por la nariz.

En los últimos años, Europa registró un número creciente de casos y brotes por sarampión alimentados por descensos de las coberturas vacunales por debajo de valores que no permiten interrumpir la transmisión de esta enfermedad.

Para que se garantice la inmunización de la población es necesario lograr un 95% de cobertura de la población objetivo.

Hoy, Uruguay incluso tiene problemas y hay zonas del país en las que la cobertura llega al 90%.