Tarifas de energía no bajan por una “decisión macroeconómica”

Uruguay ahorra unos 500 millones de dólares anuales gracias a la transformación de la matriz energética y en un escenario de sequía como el actual el ahorro ronda los 1000 millones de dólares.

Actualizado: 11 de abril de 2018 | Por: Redacción 180

Tarifas de energía no bajan por una “decisión macroeconómica”

Ramón Méndez (DelSol)

Así lo señalaron en No toquen nada los participantes en una ronda sobre transformación de la matriz energética uruguaya.

Oscar Fereño, ex gerente de generación de UTE, actual director de la empresa uruguaya Ventus y asesor de la senadora nacionalista Verónica Alonso, dijo que para que esos menores costos de generación lleguen a los precios se necesita mayor competencia entre privados en el mercado de la energía eléctrica.

“Hay que poner muchos más actores en el tablero. Eso es lo que prevé el marco regulatorio y las reglamentaciones. Para eso se creó la ADME que es la Administradora del Mercado Eléctrico y la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y de Agua. La única forma de que los costos se trasladen a los precios es que haya esa diversificación porque si hay un solo suministrador de energía que compra la energía que se produce y la sale a vender, no necesariamente el costo se va a trasladar al precio”, dijo.

Ramón Méndez, exdirector nacional de Energía, discrepó con Ferreño y señaló que en Uruguay la competencia ya está abierta pero no aparecen actores.

“Por alguna razón no ha aparecido ningún gran consumidor de energía industrial que le compre a un proveedor privado pagando peaje por las redes de UTE. No es porque los peajes sean caros. Aunque parezca paradójico, UTE está vendiendo energía en el mercado interno a un valor bastante competitivo. La razón es muy sencilla: UTE ofrece un paquete global de energía que garantiza que en todo momento combinando las diferentes fuentes que tiene puede garantizar el abastecimiento, afirmó.

Fernando Schaich fundador y director de SEG Ingeniería, una de las empresas clave en la transformación de la matriz energética uruguaya, señaló que en el país, más allá de que la competencia esté abierta, existen trabas para que actores privados comiencen a transar energía a través de la red de UTE.

“Argentina imitó varias cosas de las licitaciones uruguayas pero tiene un mercado privado bastante interesante en el que no se le exige que tenga un respaldo firme. Básicamente hay un porcentaje de energía renovable que tienen que cumplir los consumidores de más de 300 kilo vatios, que en Argentina son chicos, acá serían medianos. Hay un contrato con un privado, hay un nodo de inyección, para un peaje razonable y es entre privados y punto. No se le exige que haya un respaldo firme”, señaló.

Méndez agregó que la reducción en los costos de generación de energía no se trasladan a la tarifa por una decisión de política económica. “Es una transferencia muy importante del sector energético a rentas generales, como cualquier dueño de una empresa como somos todos los uruguayos dueños de las empresas públicas. Al país globalmente le sirve. No impacta directamente sobre las tarifas pero sí sobre todas las cosas que hace el Estado y le devuelve a la gente”, afirmó.

Consultado sobre si eso no era un impuesto indirecto, Méndez dijo que “no es una decisión de la política energética sino de la política macroeconómica”.