Joel Rosenberg

Vázquez, Vilar, sus amigos y el poder del “rioba”

La elección de Fernando Vilar para leer una cadena de Presidencia pareció solo un hecho político. Pero se convirtió en una muestra completa de improvisación y falta de transparencia, un ejemplo de cómo el presidente confunde muchas veces sus amistades con actos de gobierno.

Actualizado: 02 de mayo de 2018 | Por: Joel Rosenberg

Fueron los protagonistas los que mostraron que detrás de ese desatino había mucho más que una provocación de Tabaré Vázquez. Solo hubo que escuchar y leer cómo se enredaban cada vez más para tratar de explicar una decisión mal pensada.

Juan Salgado, el amigo/asesor, fue el que dio una pista clave de la contratación del comunicador: en una entrevista dijo que Vázquez sabía que Fernando Vilar está “en la mala”. Seguramente por esa misma razón Salgado lo contrató cinco días después para conducir un evento del transporte.

Ese código de ayudar a los amigos es respetable. El problema es cuando se trasladan los criterios de amistad a los actos de gobierno. Y Vázquez ya dio varias muestras de mezclar las cosas.

Algunos ejemplos:

- Nombró oficialmente como asesor honorario a Juan Salgado que es un hombre fuerte y clave del transporte del país, un área controlada y regulada por el gobierno.

- No dudó en reclamar en público al intendente de Montevideo que le transfiera la propiedad del Teatro de Verano a los directores de Carnaval. Lo hizo delante de su amigo Enrique Espert.

- Evitó criticar a José Morgade cuando saltó como un patovica a defenderlo de las preguntas irónicas de un periodista.

- Le pidió (¿lo contrató?) a Vilar para que lea un teleprompter oficial.

Quizá Vilar no es su amigo, pero es amigo de los amigos... y estaba en la mala. Pero lo importante no es Vilar sino lo que desnuda el episodio: la muestra de falta de criterio, el desorden burocrático, la opacidad para pagar un trabajo, la idea de ayudar a los amigos en la mala desde el poder.

Además, la cadena dejó en ridículo al presidente por el tema del pago. Vilar dijo varias veces que hizo la cadena como profesional y después dijo en El País: "Yo cobré. No hago nada gratis. Fue un trabajo".  El problema fue que el presidente ya había dicho que “no hubo pago” desde la Presidencia. Hasta ese momento alguien mentía. Entonces vino el arreglo, que fue peor. Una carta de Vilar con un párrafo para encuadrar:

“Ante esto quiero precisar que por concepto de haber realizado la Cadena Nacional de Radio y Televisión no he percibido ningún dinero, bien o cualquier otro elemento propiedad del Estado uruguayo”.

Este párrafo no parece espontáneo ni escrito por un comunicador. No hay que ser muy lúcido para ver una pluma jurídica/burocrática atrás para intentar sacar del lugar de mentiroso al presidente.

La cadena es un episodio menor, el problema es cuando esas relaciones y formas alcanzan decisiones a otro nivel de gobierno y generan dudas. Eso sí inquieta.

Nadie discute que Vázquez sea amigo de sus amigos. Lo que no se entiende es cómo maneja el conflicto de interés. ¿Por qué el presidente de la Cámara de Transporte del Uruguay y de la empresa de buses más grande de la capital es su asesor? Menos aún se entiende que Vázquez desaire al intendente de Montevideo al pedirle el teatro para sus amigos del carnaval en un acto público. Y más ridículo es que elija a un comunicador para una cadena con códigos de amistad opacos donde nadie sabe quién le pagó.

Cuando Vázquez cerró su primera presidencia se habló mucho del estadista.

Se lo ganó.

Ahora, al pasar la mitad del segundo mandato, tiene algunas actitudes que lo ponen más cerca de la actuación del presidente del club de barrio Arbolito que del estadista al frente de un país.



Las opiniones vertidas en las columnas son responsabilidad de los autores y no reflejan necesariamente posiciones del Portal 180.