Facebook: el uso y tratamiento de datos de usuarios “no cambió mucho”

Con la nueva política de privacidad de Facebook, la recolección y el uso de los datos de los usuarios “es lo que ya sabíamos y lo que se venía haciendo. El documento es más fácil de leer y cambiar la configuración de también, pero los datos que se recolectan y la forma en que se usan, no cambió mucho”, dijo a No toquen nada el ingeniero e investigador Álvaro Pardo.

Actualizado: 17 de junio de 2018 | Por: Redacción 180

Facebook: el uso y tratamiento de datos de usuarios “no cambió mucho”

AFP

Facebook puede catalogarse de varias manera. Desde el lado del usuario es una red social que permite interactuar con otros, desde la perspectiva de otras empresas es una plataforma de publicidad, que nuclea personas a quienes mostrarle diferentes avisos. Desde el punto de vista de su riqueza, es una empresa de datos.

“Facebook es una empresa de publicidad que necesita conocer a sus usuarios para hacerlos quedarse más tiempo, mostrarle más publicidad y aumentar la eficacia de lo que le muestra, porque al saber sus gustos puede intuir mejor lo que el usuario quisiera ver”, indicó Pardo.

Por eso, a raíz del uso que se le dio a la información sobre los usuarios y los escándalos que denunciaron el conocimiento de más información de la permitida, la Unión Europea, Estados Unidos y usuarios de todo el mundo presionaron a Facebook, que divulgó recientemente sus nuevas políticas de privacidad.

“Si intentamos cambiar y controlar nuestra información, son tantos pasos y tan complejos que desistimos. El concepto debería ser inverso, deberían venir todas las habilitaciones desactivadas y que cada uno apruebe lo que quiere”, dijo a No toquen nada la abogada especializada en tecnologías de la información y privacidad Bárbara Muracciole.

Tampoco los socios que pueden utilizar los datos están claros. La redacción de la política deja dudas sobre quiénes tienen la confianza de Facebook para obtenerlos y eso deja abierta la interrogante sobre empresas como Cambridge Analytica, que utilizó la información de usuarios con fines político-electorales y se hizo de información de 87 millones de usuarios de manera inapropiada.

“Usan fórmulas de redacción abiertas, porque la norma nacional y la europea exigen que se informen los socios pero lo hacen a medias, con redacciones poco claras. Cuando hablamos de protección de datos, hablamos de proteger a las personas por el daño que pueden provocarles al usar sus datos, pero lo que vemos en este caso es una protección más aparente que real, ponen reglas para cubrirse pero no podemos saber si lo cumplen en realidad”, concluyó Muracciole.